Colau reconoce que la consulta para adherir Barcelona a la AMI es "un referéndum encubierto sobre la independencia"

La líder de Barcelona en Comú y futura alcaldesa le pone las cosas fáciles a la Abogacía del Estado de cara a una posible impugnación de la consulta sobre la adhesión del Ayuntamiento a la plataforma secesionista. En todo caso, Colau avanza que desacataría una prohibición judicial que vetara el referéndum secesionista encubierto: "Si hay que desobedecer leyes injustas, se desobedecen".

3 min
La líder de Barcelona en Comú, Ada Colau
Redacción
Lunes, 1.06.2015 09:36

Los intentos de la ganadora de las elecciones municipales en Barcelona, Ada Colau, por contentar al independentismo más radical le está suponiendo algún que otro resbalón.

En una entrevista publicada este lunes en El País, la líder de Barcelona en Comú (BeC) y futura alcaldesa ha reiterado su compromiso para celebrar una consulta en la ciudad para decidir si el Ayuntamiento debe adherirse o no a la Associació de Municipis per la Independència (AMI), y ha reconocido que esta consulta sería en realidad "un referéndum encubierto sobre la independencia".

Todo apunta a que ese sería exactamente el argumento que utilizaría la Abogacía del Estado para impugnar la convocatoria de dicha consulta. Y el reconocimiento abierto por parte de Colau de que se trataría de "un referéndum encubierto sobre la independencia", sin duda, va a facilitarle mucho las cosas a los servicios jurídicos del Estado.

Una concesión a ERC para logar un "pacto estable" en el Gobierno municipal

En concreto, Colau ha hecho estas declaraciones con el objetivo de conseguir un "pacto estable" con ERC en el Gobierno municipal de la primera ciudad de Cataluña.

"En la medida que ello [la consulta ciudadana para adherirse a la AMI] supone sumarse una entidad que apuesta por la independencia, no deja de ser una consulta, un referéndum encubierto sobre la independencia", ha señalado.

Pretende celebrar el referéndum independentista encubierto este mismo año

La futura alcaldesa ha insistido en que su formación está dispuesta a convocar esa consulta "porque tenemos un compromiso serio con el derecho a decidir, a diferencia de CiU; ahora bien, si la propuesta que debe vehicular la relación con ERC puede ser una consulta u otra cosa todavía lo estamos hablando".

Colau también ha precisado que su intención es celebrar ese referéndum encubierto sobre la independencia este mismo año. "Pero habría que ver qué pasa con las elecciones del 27 de septiembre", ha precisado.

Desacataría una supuesta prohibición judicial de la consulta

Además, ante una probable impugnación de la consulta, Colau ha abierto la puerta a desacatar una prohibición judicial de la misma:

"Defenderemos que se puede hacer. Si hay que desobedecer leyes injustas, se desobedecen. Pero lo irrenunciable ahora, cuando la ciudadanía pide un cambio es que la última palabra la tengan los ciudadanos. Si queremos relegitimar nuestras instituciones y yo lo quiero firmemente y la mayoría de la gente lo que quiere tener más y mejor democracia es inapelable que la gente pueda tener la última palabra en grandes cuestiones".

Mantiene sus contradicciones: no es independentista pero votó por la secesión

Finalmente, Colau ha vuelto a reconocer sus contradicciones internas, en el sentido de que dice no ser independentista pero votó a favor de la secesión el 9N:

"Hay gente como yo que, sin ser independentista ni nacionalista, votamos el doble sí el pasado 9 de noviembre porque entendíamos que hay una situación de bloqueo con el Estado. Entendemos que el modelo actual está agotado y que es necesario un proceso constituyente. Un proceso de este tipo puede ser una forma de conseguir más y mejor democracia sin que esto signifique romper con el Estado".

En todo caso, cabe recordar que la líder de BeC dejó muy claro el viernes pasdo que su formación es "un aliado real del proceso" independentista que promueven CiU y ERC.

Comentar