Ex alcalde de Lloret de Mar

Crespo (CDC) niega haber cobrado de Petrov

Asegura que viajó a Rusia sólo para "conocer la empresa" adjudicataria del proyecto de la antigua plaza de toros de la localidad.

2 min
El ex alcalde de Lloret de Mar y ex diputado autonómico de CiU Xavier Crespo y el portavoz del grupo de CiU en el Parlamento autonómico, Jordi Turull.
Redacción
Martes, 30.06.2015 15:40

Xavier Crespo lo niega todo. El ex alcalde convergente de Lloret de Mar (Gerona) y ex diputado autonómico, principal imputado en el caso Clotilde, de presunta corrupción en torno al ayuntamiento de la localidad, ha negado este martes, en la primera jornada de interrogatorios de la vista oral del caso, haber recibido cantidad alguna del empresario ruso Andrei Petrov -también imputado-, en contra de lo que cree la fiscalía.

"Sobres con billetes... ¿qué billetes? Ni un sobre ni un billete para este alcalde, ni por esta empresa ni por ninguna". Así se ha expresado durante el juicio Crespo, negando haber recibido ningún pago de Petrov. La fiscalía, en cambio, cree que Crespo adjudicó y facilitó irregularmente a Petrov la concesión para construir un centro comercial en la antigua plaza de toros de la localidad "a cambio de determinados favores".

Según la acusación, estos "favores" habrían consistido en el patrocinio de Petrov a los clubes locales de fútbol y hockey, en los cuales Crespo "tenía familiares", por un valor total de 270.000 euros entre los años 2007 y 2010. Además, el ex alcalde recibió supuestamente de Petrov un reloj Zenith, valorado en 2.200 euros, y fue invitado, junto a su familia y a otro imputado, a un viaje a Rusia por un valor de unos 2.000 euros. Y también sobre el viaje ha hablado Crespo.

Viaje de negocios, según Crespo

El ex alcalde ha negado que se tratara de un viaje de placer, y ha sostenido que el objetivo del mismo era "conocer la empresa" que se iba a encargar del proyecto de centro comercial en la antigua plaza de toros. Crespo ha justificado que viajara con su esposa aduciendo que la arquitecta Pilar Gimeno -también acusada- viajaba iguamente, acompañada de su marido. Ha dicho igualmente que la presencia en el viaje de su hijo de once años respondía a que no quería dejarlo solo en Lloret.

Crespo ha asegurado también que el viaje a Rusia fue "casi como un compromiso", que tuvo ausencia de lujos -"no fuimos ni a un restaurante", ha expresado- y que no puede considerarse "un regalito".

La Fiscalía Anticorrupción pide dos años y medio de prisión y 17 de inhabilitación para Crespo por los delitos de cohecho y prevaricación. Junto a Crespo están acusados el ex concejal de urbanismo de la localidad Josep Valls, el empresario ruso Andrei Pretov, la arquitecta Pilar Gimeno y el presidente del equipo de hockey local, Joan Perarnau. Como responsable civil subsidiaria deberá responder la empresa de Petrov Development Diagnostic Company.