No quiere ser "obstáculo"

Griñán renuncia a su escaño de senador

Ciudadanos había exigido en un principio su dimisión y la de Manuel Chaves para apoyar la investidura de Susana Díaz como presidenta autonómica andaluza. Posteriormente, el partido 'naranja' aceptó que renunciaran solo si el Supremo los inculpaba definitivamente en el 'caso de los ERE'.

2 min
Los ex presidentes autonómicos de Andalucía Manuel Chaves y José Antonio Griñán, flanqueando a la actual presidenta, Susana Díaz, en un acto institucional.
Redacción
Lunes, 15.06.2015 16:38

El ex presidente de la Junta de Andalucía y ex presidente del PSOE José Antonio Griñán ha renunciado este lunes a su escaño de senador por designación autonómica. La renuncia, junto a la del diputado y también ex presidente autonómico andaluz Manuel Chaves, también imputado, como Griñán, por el caso de los ERE, era una de las exigencias planteadas inicialmente por C's para posibilitar la investidura de la socialista Susana Díaz. Y llega solo cuatro días después de que Díaz fuera finalmente investida como presidenta autonómica, con el apoyo del partido naranja.

Griñán ha registrado su renuncia al escaño en la Cámara autonómica andaluza, que le designó como senador en la anterior legislatura, y la documentación pertinente se ha remitido al Senado. Griñán, de hecho, se ha adelantado a los acontecimientos unas semanas, puesto que el Parlamento autonómico andaluz debía nombrar a sus nuevos senadores de designación autonómica en breve.

Cuatro días después de la investidura de Díaz

El ex presidente de la Junta de Andalucía ya había declarado recientemente que no tenía intención de ser un "obstáculo" para la investidura de Díaz. Esta investidura llegó finalmente el pasado jueves, 81 días después de la celebración de las elecciones autonómicas del 22 de marzo, y después de que la líder de los socialistas andaluces perdiera previamente tres votaciones.

Para investir a Díaz fue necesario el apoyo de C's, que, en sus primeras negociaciones con los socialistas, había puesto como una de sus principales condiciones -igual que hizo Podemos- las renuncias a sus escaños de Griñán y Chaves. Finalmente, el partido naranja aceptó renunciar a este punto, a cambio de otras medidas económicas y de regeneración política, y con el compromiso de que ambos ex presidentes autonómicos dimitirían si el Tribunal Supremo los inculpaba definitivamente.

Comentar