como secretario general de UGT de Cataluña

Josep Maria Àlvarez no optará a la reelección como secretario general de UGT de Cataluña

"Mi tiempo como secretario general acaba en el congreso que celebraremos en abril", afirma, tras 25 años y siete mandatos consecutivos.

2 min
El secretario general de UGT de Cataluña, Josep Maria Àlvarez
Redacción
Jueves, 25.06.2015 19:38

26 años son suficientes. Así lo cree el secretario general de UGT de Cataluña, Josep Maria Àlvarez, que este jueves ha anunciado que no optará a la reelección en el próximo congreso del sindicato, que se celebrará en abril del año que viene. Àlvarez lidera UGT de Cataluña desde que fue elegido secretario general en 1990, y este será su séptimo y último mandato.

"Mi tiempo como secretario general acaba en el congreso que celebraremos en abril", ha afirmado Àlvarez este jueves, en declaraciones a la prensa tras una reunión extraordinaria del Comité Nacional de UGT de Cataluña, que ha resuelto convocar el XV congreso del sindicato para abril de 2016.

Àlvarez ha añadido que el sindicato reúne unas "condiciones extraordinarias para generar un nuevo equipo de dirección", y que no le corresponde a él "pivotar" la renovación del mismo.

Reorganización interna

El aun líder de UGT de Cataluña también ha explicado que el sindicato afronta otros cambios internos, que consisten en "reducir de seis a tres" las federaciones sectoriales que lo forman, además de llevar a cabo un "proceso de sectorialización" que debe "acercarnos más a los centros de trabajo".

En los últimos años, Àlvarez se ha situado cerca del entorno independentista, llegando a participar en un acto convocado por la Mesa por el Derecho a Decidir del Baix Llobregat, en el que también participó el secretario general de Comisiones Obreras de Cataluña, Joan Carles Gallego, la presidenta de la Asamblea Nacional Catalana, Carme Forcadell, el presidente de ERC, Oriol Junqueras, y el presidente de la Diputación de Barcelona, Salvador Esteve (CiU). Las protestas internas en UGT de Cataluña motivaron el año pasado una cierta moderación de la opción soberanista de Àlvarez.

Comentar