La justicia investiga pagos presuntamente ilegales a la esposa de David Madí

Los investigadores alegan que existen "claros indicios de una presunta falsificación documental que ampara relaciones comerciales inexistentes" en estos trabajos, añaden que tienen similitud con la forma de actuar de Vidal en el 'caso ITV' y señalan que podría amparar "el cobro de comisiones ilegales mediante la interposición de sociedades".

2 min
Redacción
Viernes, 5.06.2015 11:15

El juzgado de Instrucción número 9 de Barcelona ha abierto un procedimiento judicial para investigar los pagos efectuados por empresas del productor Oriol Carbó, exgerente de Catalunya Radio y TV3 a Anna Vidal, esposa del ex diputado de CiU, Oriol Pujol, y a Sandra Buenvarón, cónyuge de David Madí, ex secretario de Comunicación y Estrategia de CDC.

La Fiscalía Anticorrupción instó al juzgado a abrir una pieza separada para investigar si en esta facturación se había cometido los presuntos delitos de falsedad documental, malversación y prevaricación. Es por ello que se pidió documentación al productor, a Vidal y a Buenvarón sobre los trabajos realizados así como a la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals para que explique los contratos con Triacom, la empresa de Carbó.

Para realizar estas peticiones, el fiscal Fernando Maldonado ha tenido en cuenta el informe de Vigilancia Aduanera y la Agencia Tributaria que durante la investigación del patrimonio de Pujol y Vidal, en el marco del 'caso ITV', hallaron que Vidal, a través de una empresa, facturó 105.560 euros en 2008 y 2009 de dos sociedades del productor televisivo Oriol Carbó.

Los agentes investigaron entonces estas sociedades del productor y pidieron que se justificase los trabajos realizados por Vidal. Asimismo, tomaron declaración a la "única trabajadora común a estas dos sociedades durante los años de referencia", Sandra Buenvarón, que respondió "con respuestas poco concretas e incongruentes", según describe el informe, que también detalla que esta trabajadora percibió 91.910 euros en honorarios entre 2008 y 2009.

Tras analizar la documentación los investigadores alegan que existen "claros indicios de una presunta falsificación documental que ampara relaciones comerciales inexistentes" en estos trabajos, añaden que tienen similitud con la forma de actuar de Vidal en el caso ITV y señalan que podría amparar "el cobro de comisiones ilegales mediante la interposición de sociedades".