"No nos gusta Catar como esponsor, porque financia el yihadismo"

Jordi Majó fue el tercer candidato más votado en las elecciones del 2003, las que auparon a Joan Laporta a la presidencia del Barça. Ahora vuelve a presentar su candidatura y asegura que “va a ganar” y que lo puede conseguir “porque somos la opción independiente, no somos de ninguna de las dos familias que desde el 2003 no han parado de pelearse”. Propone un sistema de voto electrónico para incentivar la participación. Y sobre la situación política cree que el club ha de “aceptar” la “decisión de los catalanes. Lo que no puede hacer el Barça es anticiparse a lo que dirá el pueblo”.

10 min
Sergio Fidalgo
Lunes, 30.11.-0001 11:12

Una de sus propuestas estrella es la instauración del voto electrónico para facilitar la participación de los socios del Barça. ¿Cómo se les ocurrió?

El eje principal de nuestra campaña está focalizada en el socio, para que se sienta participe del club, que puede tomar decisiones, que se cuenta con él. En todas las campañas los candidatos hablan que hay que contar más con los socios, y al final no se hace nada para conseguirlo.

De ahí su propuesta.

La instauración del voto electrónico es la prueba que vamos en serio, que queremos contar de verdad con el socio. Porque soluciona problemas de representatividad, de transparencia, de participación…

Cree que la participación aumentaría…

Ahora mismo estamos recogiendo firmas para presentar nuestra candidatura. Si esto se hiciera a través de la firma electrónica no habría duplicidades y sabríamos al momento cuantas tendríamos asignadas. El día de las elecciones es el 18 de julio, que es un sábado, muchos que tengan comercio o trabajen ese día, sobre todo los de Tarragona, Lleida o Girona, no podrán venir a votar. Y hay más.

Diga…

El socio que se va de vacaciones tampoco podrá acudir a las urnas. Pep Guardiola dijo hace unos días que ese día está en China de gira con el Bayern de Munich, y con nuestro sistema podría votar. O un socio japonés, que tiene los mismos derechos que cualquier otro socio, también podría hacerlo. La participación sería más alta. Solventa muchos problemas que en el siglo XXI tienen solución.

¿’La Masia’ se puede permitir el descenso del Barça B?

‘La Masia’ no se lo puede permitir, pero lo que le ha pasado al Barça B no es el problema. Es la consecuencia, lo que demuestra que algo no funciona bien.

El problema entonces es más profundo.

El que el problema principal es que hay una hornada de futbolistas del primer equipo que vienen de nuestro fútbol base que se está terminando, que no se ve reemplazo. Y esta situación no se soluciona de un día para otro, requiere tiempo, buenos entrenadores en la cantera, criterio objetivo a la hora de escoger a los niños, mucho trabajo, calidad en nuestro sistema de ojeadores…

¿Entonces?

Se está acabando el flujo de jugadores hacia el primer equipo. El Barça B es solo un reflejo de este problema.

Ha habido quejas de otros precandidatos hacia la Junta Gestora del club por algunas decisiones, como el traspaso de Deulofeu al Everton o la destitución de Vinyals como técnico del Barça B. ¿Forman parte de las funciones que han de tener una Gestora?

Aquí no se ha explicado bien, hay que comunicar bien que la Junta Gestora sí puede emprender acciones que le ha ordenado la anterior Junta Directiva en un plazo de tiempo determinado.

Explíquese, por favor.

Si la anterior Directiva, que tiene potestad para hacerlo, decidió que en fecha tal había que negociar tal cosa y no lo podían hacer ellos porque tenían que dimitir, no es incorrecto que la Junta Gestora coja el relevo de una acción que ya estaba prevista. Lo que no sería correcto sería…

¿Qué intente fichar a Pogba?

Por ejemplo. No puede tomar la decisión de pagar una cantidad determinada de una forma unilateral. El problema viene porque se han puesto las elecciones en julio, si se hubieran convocado antes del 15 de junio, como está previsto en los estatutos del club como recomendación, estas disfunciones no existirían. El 15 de junio hubiéramos tenido nuevo presidente y podría haber afrontado los fichajes sin problemas.

¿Es Bartomeu la cara amable del ‘rosellismo’, o ha desarrollado perfil propio?

No voy a decir cosas que no puedo demostrar, hay que ser respetuosos. Si no se tiene pruebas, es arriesgado hacer afirmaciones de este tenor. Yo no lo voy a hacer, porque no lo conozco, si otros lo hacen, allá ellos.

La sección de baloncesto ha tenido una mala temporada. ¿Qué soluciones aportan?

En breve presentaremos nuestras propuestas para el baloncesto, y será Francesc Perearnau, nuestra propuesta para gerente de la sección, quien lo haga. Seremos muy claros, porque a nosotros nos gusta decir las cosas como son, sin esconderlas. Y propondremos cambios.

¿Qué papel jugaría Cruyff, una persona cuyas opiniones crean controversia, si Jordi Majó fuera presidente del Barça?

Es una figura respetable y un activo del club, sin ninguna duda. Sus opiniones van a ser escuchadas como merecen, lo cual no quiere decir que hagamos lo que él diga. De lo que nos sugiera si consideramos que algo es bueno para el club y los socios lo aplicaremos. Y si pensamos que no es así, pues no lo haremos. El club está por encima de cualquier persona, y no se puede entregar a nadie en concreto. Pero con un absoluto respeto a las ideas de Johan Cruyff.

¿Le gusta Catar como patrocinador del club?

No nos gusta porque representa un país que financia el yihadismo. Propondremos tres patrocinadores para que los socios, mediante voto electrónico, puedan escoger la crean que más conviene al club. Explicaremos el dinero que ofrece cada uno y las contrapartidas y, sobre todo queremos que quede claro que no hemos de obcecarnos en que el nuevo sponsor pague lo mismo que Catar.

Entonces el club perderá ingresos…

Lo importante es que el nuevo patrocinador pague una cantidad competitiva, dentro del mercado de los clubes de primer nivel, pero el Barça lo que ha de hacer es potenciar sus recursos económicos a través de nuevos ingresos. Si el nuevo sponsor, su nombre se corresponde con los valores del club y paga, por ejemplo, diez millones menos, este dinero lo hemos de buscar con otras vías de negocio. Lo que es muy posible, porque el Barça tiene una marca incomparable.

¿Qué mejoras propone para que el Camp Nou sea más cómodo y más rentable?

Lo tengo claro. Lo primero cuando lleguemos al club será mirar los números. Ver los recursos propios y ajenos para poder invertir, ver el plan de viabilidad de ingresos, no de ahora, sino de cuando acaben las obras. Tener en cuenta las contingencias que nos podemos encontrar en ‘x’ años, porque puede haber otra crisis o una situación económica mejor y se ha de intentar prever. Y enfocar la obra, porque sin duda queremos un nuevo Camp Nou, siempre pensando en la comodidad del socio. No pensando en la grandilocuencia. Se ha de pensar en la estética, pero no ha de ser la prioridad, no buscamos conseguir un premio por la obra, sino un estadio confortable.

Joan Laporta, durante su pasada gestión, vinculó al club al soberanismo. Si gana ha dicho que lo volverá a hacer. ¿Esta forma de actuar es bueno para el Barça?

Lo que creo es el Barça aceptará como institución, siendo yo presidente, y no añado ni quito nada a lo que voy a decir, la decisión democrática de los catalanes en las urnas. Y siempre apoyando al presidente de la Generalitat que tengamos, sea del color que sea. Dicho esto, no hace falta decir nada más.

En este campo, en el Josep Lluís Núñez se situó en un extremo a la hora de impedir injerencias políticas en el club, y Laporta en el otro extremo, al vincular el club a opciones políticas, ¿usted dónde se situaría?

Me sitúo en que el Barça es un club catalán y catalanista, y como he dicho antes, como institución, porque mis opiniones particulares en este caso no cuentan, si yo soy presidente, aceptará la decisión de los catalanes. Lo que no puede hacer el Barça es anticiparse a lo que dirá el pueblo. Ha de seguir, de forma democrática, la estela del pueblo. Y política siempre la hay, en todas partes.

Usted ha puntuado en otras entrevistas a diversos presidentes de la historia reciente del club. ¿Pero cuál sería su presidente modelo?

El fundador del club, Joan Gamper, sin ninguna duda. Todos los demás han tenido cosas buenas, y otras no tan buenas. Eso sí, algunos han tenido más aciertos que otros. Pero no hay el retrato robot de un presidente ideal…

Pero me da que no le veríamos bailar con champán francés en Luz de Gas…

Aparte que fui operado de fémur no hace demasiados meses, mi talente personal actualmente no me lo permite. No seguiría esta línea.

Con usted de presidente del Barça, ¿se hubiera vivido una crisis como la del espionaje?

No. Un presidente del Barça ha de ser muy escrupuloso con la legalidad vigente y actuar de manera justa. El Barça no es el cortijo de nadie, es de los socios y se ha de ser muy respetuoso porque se representa a muchos socios y a muchos aficionados que son culés y hay que actuar con mucha delicadeza.

¿Y qué piensa cuando ve que hay gente que ofrece veinte o treinta euros por cada firma de socio de cara a las elecciones?

Mal. Es rechazable porque esto no es un mercado, las elecciones están basadas en una decisión voluntaria, y de corazón, de los socios. Quien la quiera vender, es asunto suyo, pero no comparto esta actitud.

¿Es Laudrup, su apuesta para la dirección deportiva, la mejor opción para el Barça?

No. Seguro que hay otros tan buenos como él. Pero nosotros pensamos que en este caso, y en este momento, es el que creemos que es el mejor, y el que mejor se adapta a nuestra forma de ser. Sabemos que es una decisión polémica, pero sacamos pecho por este motivo: sabiendo que creará controversia, nos hemos atrevido a hacerlo. Hubiera sido más fácil y más populista buscar otra persona que levantara menos polvareda. Pero si pensamos que es el más adecuado, tenemos que apostar por él.

Si no ganara las elecciones, ¿se plantea formar parte del equipo de otro candidato?

Si uno se plantea esta situación está diciendo que es un perdedor. Yo me presento para vencer, no para hacer el paripé, salir en la televisión o que me entrevisten. Y creo que tengo un discurso que es ganador, que puede calar entre los socios. Las cosas pueden cambiar muchísimo.

Pero parece que hay dos favoritos muy claros…

También en el 2003 había un favorito muy claro y luego cambió la cosa. Lo que busco es pasar el corte de las firmas, entrar en el debate y explicar mis ideas. Creemos que somos la opción independiente, no somos de ninguna de las dos familias que desde el 2003 no han parado de pelearse y de poner al club en la picota y en los juzgados. Y por eso nosotros salimos a ganar.