No están enfermos

Ocho niños de Olot, infectados de difteria

Deben permanecer en sus casas los próximos días, y recibirán tratamiento con antibióticos, para proteger a los menores no vacunados.

3 min
Corynebacterium diphtheriae
Redacción
Lunes, 8.06.2015 16:28

Ocho niños del entorno más próximo al menor de seis años de Olot (Gerona) ingresado en el Hospital Vall d'Hebron de Barcelona tras haber desarrollado la difteria han sido infectados con Corynebacterium diphtheriae, la bacteria que causa la difteria, según ha informado este lunes la consejería de Salud. A pesar de ser portadores de la bacteria, los ocho niños no han desarrollado la enfermedad porque, a diferencia del menor ingresado en Barcelona, sí fueron vacunados en su día.

"Hemos hecho frotis en 57 niños cercanos al contagiado, y la bacteria está en ocho", ha explicado este lunes el consejero de Salud de la Generalidad, Boi Ruiz, en rueda de prensa. Ruiz también ha explicado que, a pesar de que los ocho menores no desarrollarán la enfermedad, van a ser recluidos en sus casas durante un periodo de 8 a 10 días, para evitar riesgos de contagio al 3% de niños de la comarca de la Garrotxa que no han sido vacunados contra la difteria. Por este mismo motivo, se administrará igualmente antibióticos a estos ocho menores, para eliminar completamente la bacteria de su organismo.

El caso del menor enfermo de difteria, que continua en estado muy grave, ha reabierto una polémica recurrente en torno al movimiento antivacunas, que defiende no administrar vacunas a los niños con diferentes argumentos considerados -en general- como acientíficos, y argumentando una supuesta peligrosidad de algunas de estas vacunas.

El estudio erróneo de 1998

En concreto, el principal argumento de estos colectivos es un estudio que relacionaba la vacuna triple vírica -sarampión, paperas y rubeola- con casos de autismo. El estudio fue publicado en la prestigiosa revista médica The Lancet en 1998, pero retirado de sus archivos solo dos años depués, al comprobarse que sus conclusiones y metodología -solo 12 casos analizados- eran erróneos.

Por parte de las administraciones, de la comunidad cientéifica y de la mayor parte de la opinión pública, por otra parte, se recalca que no vacunar a los niños puede hacer reaparecer enfermedades prácticamente erradicadas desde hace decenios. Como la difteria: el único caso detectado en España en los últimos 30 años ha sido el del menor de Olot.

También se señala que, si los menores no vacunados tampoco suelen contagiarse de las enfermedades infecciosas por las que no han sido vacunados es justamente porque el resto de los niños de su entorno sí han recibido la vacuna. En este sentido, la Agencia de Salud Pública de Cataluña ha recordado este lunes la "importància" de cumplir con el calendario de vacunaciones en los niños, para "evitar que reaparezcan enfermedades graves que prácticamente havien desaparecido en nuestro entorno".

Comentar