"Otra súbita líder de los derrotados, la presidenta del Parlamento, Núria de Gispert (antes, Jispert), consideró "normal" que si Duran Lleida perdía, debía retirarse. Se admiten apuestas a que no se autoaplica el mismo cuento"

Xavier Vidal-Folch, periodista, en un artículo publicado este martes en El País:

"Los de Duran Lleida han prestado también un servicio a los partidarios del nacionalismo moderado y la pervivencia de CiU. ¿Por qué? Porque el triple designio de Mas, en el que se venía afanando con notable éxito, es destruir su propio partido, Convergència; diluir Unió; y convertir a los militantes de la federación CiU en meros colocadores de carteles"

"La fase clave de esta estrategia será la “llista del president”, esbozo de la aglomeración presidencialista de la que se sirvió el general De Gaulle, perdón por la referencia al carismático gigante"

"Uno de sus cracks, un tal Antoni Castellà (solo conocido porque ocupa poltrona como empleado del Gobierno de Mas), va más lejos: dice que la victoria rival es “pírrica”. ¿Seguro? ¡Es una victoria contra el Gran Timonel; contra el aparato oficial de propaganda que zahiere a Duran día y noche; contra la presión ambiental; contra la simplificación del sí o el no!"