Revista de prensa

Rajoy no ve la tele y Rahola incinera a Duran

Espada pide la creación de un Ministerio de la Verdad y Colau crea la concejalía del Ciclo de la Vida, entre otras ramas.

7 min
Pablo Planas
Jueves, 18.06.2015 09:53

CiU ha muerto. A la espera de la autopsia, el objeto presenta una absoluta rigidez y ausencia de respuesta a cualquier estímulo. Es porcelana rota. La metáfora de un divorcio es la más extendida. Cada separación tiene sus ritmos y esta no es fruto de un estallido emocional repentino, sino un proceso que empezó el día de la boda o incluso antes. 37 años subrayan los periódicos que tenía el apaño, como si cuatro décadas fueran lo mismo que los dos siglos que han pasado desde que Napoleón perdió la batalla de Waterloo por culpa del mariscal Grouchy. Vale, ya no habrá más CiU. ¡Ay qué pena más grande!

Como es notorio, la escena no concluye con Joana Ortega dejándolo todo, hasta la política. Volará la vajilla, circularán los reproches, el resentimiento y la bilis. Casi siempre es igual. La sensación de pena se mezcla con la de liberación. El mundo arranca de nuevo cada mañana. En Madrid y Barcelona se suceden los acontecimientos extraordinarios. La revolución de las capitales, el vendaval que recorre los palacios conquistados, el surgimiento de nuevas criaturas políticas de gótico pasado y espeluznante futuro.

A grandes trazos, dos catástrofes asuelan el solar patrio: el proceso catalán y las alcaldesas de la ira.

Sin más preámbulos. Arcadi Espada envuelve ambos asuntos en El Mundo y tira del hilo mediático: "Él (Rajoy) hizo circular desde los primeros tiempos que se distinguía por el manejo infalible de los tiempos y un cambio de gobierno a cuatro meses de las elecciones no es algo que afiance la leyenda. Pero por si esta columna prospera antes de que haya resuelto, mi intención es urgirle a la creación del Ministerio de la Verdad. La verdad, que es el principal problema de las democracias contemporáneas, ha sido también el principal fracaso de Rajoy. Su gobierno ha asistido impasible a la construcción y desarrollo de la gigantesca mentira secesionista en Cataluña y a la conquista del prime time político por parte del infecto populismo".

Más luz: "Como toda respuesta a dos construcciones que han sido sobre todo mediáticas, el Gobierno ha mantenido sumida en la postración, por ejemplo, a la televisión pública del Estado. Incapaz de proveerla de recursos e incapaz de hacer de ella el principal aparato de contraprogramación política. Nunca como en nuestra época se había producido una circulación tan caudalosa de mentiras, a partir de la conversión mediática de la política en una variante de la pornografía y de la degeneración sistemática de los hechos y opiniones en las redes sociales. Esta situación inédita debe suponer un añadido crucial a las competencias del gobierno democrático: el derecho a la verdad debe convertirse en uno de los derechos fundamentales de los ciudadanos".

Como es obvio y recoge en su artículo, Espada alude a Orwell. El apunte confidencial de El Mundo parece atenerse más a un expediente X. También se refiere a Rajoy: "Hace unos días preguntó a sus colaboradores qué era eso de 'El intermedio' -el programa de Wyoming en La Sexta que le zarandea todas las noches-, quizá en respuesta a algún comentario de los presentes sobre el daño que se inflige a la marca PP desde determinados espacios de la tele. La pregunta del presidente retrata su carácter, y vuelve difícil de creer el rumor según el cual habría dado el visto bueno a una entente mediática que contrarreste el sesgo anti-PP que Moncloa advierte en las parrillas de Atresmedia y Mediaset".

Para lo que queda de legislatura más vale dejarlo correr y que salga el sol por donde quiera. ¿O no, presidente? No es el único que no ve la tele (salvo los deportes). McLuhan tampoco lo hacía. Lo que hay que ver son las caras que ponía ayer el de Pontevedra cuando se le requería sobre los cambios en el Gobierno y en el PP. Hoy se saldrá de cuentas y de dudas. Entre un chaparrón y cuatro gotas, apuesten a que al final ni llueve.

Pilar Rahola, que no es la portavoz oficial de Mas pero le interpreta como si tuvieran una conexión telepática, expone en su columna de La Vanguardia la doctrina a seguir: "Todo se acaba, incluso los malos matrimonios que acostumbran a ser los que duran más. ¿Será que con tanta pelea no se aburren? Sea como sea, lo cierto es que hay matrimonios que aguantan porque no se aman mucho, porque donde no hay amor hay necesidad. Y esa necesidad ha sido la cuerda que ha mantenido al matrimonio CDC-UDC durante años, a pesar de la evidente desconfianza each other. Pero el gran terremoto del proceso catalán, capaz de engullir partidos y siglas con gran voracidad, ha devorado también al viejo matrimonio y lo ha hecho porque las necesidades ya no son compartidas".

Sigue Rahola: "Este era un matrimonio perfecto para los tiempos del pujolismo, cuando la puta y la Ramoneta convivían alegremente. Pero ahora que todo el mundo se tiene que situar en el mapa, y que las indefiniciones son justamente una forma muy definitoria de definirse, era imposible que el tándem aguantara más. (...). Y ahora que llega el divorcio, nada parece grave ni trascendente. Ha pasado aquello que debía pasar, porque dos pueden dormir en una misma cama pero no aguantan mucho si se hacen la cama uno al otro".

La columnista de referencia de Godó echa las últimas paletadas de tierra y vuelve a lo sustantivo, la liberación nacional: "Quedan muchas incógnitas en el aire, con Duran en el centro de todas las especulaciones. ¿Qué hará? ¿A qué dedicará el tiempo libre? Pero incluso eso, siendo importante, es menor, porque el proceso es tan grandioso que no se detiene en el futuro de uno u otro político. Es mucho más importante que el legado democristiano se sume al proceso, cosa que ahora está garantizada. Todo va haciendo camino, pues, y, de momento, lo hace en el buen camino".

Sí, camino Soria. Volando voy y volando vengo. Es el sendero Hakuna Matata, o algo así. Ojo a la concejalía que se ha sacado de la chistera el nuevo equipo de gobierno municipal. Lo escribe en el Abc Àlex Gubern: "La acción de gobierno es tanto una cuestión de toma de decisiones como de gestos, más aún en los tiempos que corren, aunque hasta ahora el gobierno municipal de Ada Colau en el Ayuntamiento de Barcelona ha hecho más de lo segundo que de lo primero. El mismo sábado, tras tomar posesión, la nueva alcaldesa firmaba sus primeros decretos, con los que fijaba la estructura política y ejecutiva de su gobierno. Con apenas once concejales para cubrir todas las áreas, además de los diez distritos de la ciudad, los ediles tienen que multiplicarse. Su tarea no es menor, tanto como aprenderse el nombre de las nuevas concejalías. Una de las que han llamado más la atención, y que ayer generó un gran revuelo en las redes sociales, es la nueva concejalía de Ciclo de la Vida, Feminismo y LGTBI (lesbianas, gais, bisexuales, transexuales e intersexuales). Tamaña responsabilidad recae sobre la concejal Laura Pérez, integrada en la plataforma Barcelona en Comú procedente de Podemos".

El ciclo de la vida... ¿Cómo no se nos había ocurrido antes? Brutus, querida mascota, qué viejos nos hemos hecho.

18 de junio, Santos Gregorio Barbarigo, Marcelino, Marcos, Amando, Ciríaco, Leoncio de Trípoli, Isabel y Paula.

Efemérides: Lo de CiU y eso de Waterloo.