Revista de prensa

Requiem por CiU: el duelo final entre Mas y Duran

La jueza Carmena y las mamás. En El País invisten a Alonso como nuevo hombre fuerte del Gobierno y en La Razón se aventuran cambios en el PP catalán.

11 min
Pablo Planas
Miércoles, 17.06.2015 10:55

En Madrid no se creen que CiU esté al borde de la disolución. Es el cuento de que viene el lobo. ¿Cuántas veces ha estado la 'federación' a punto de la ruptura? Pero esta vez va en serio, confiemos. Convergència ya no existe, las siglas de Pujol son un lastre, el acrónimo de la impostura, de la verguenza, del fraude fiscal y moral continuado, de un régimen marchito. El ínclito Mas las ha finiquitado y sin CDC no hay CiU. Pasa que el tupé más famoso del nacionalismo pretende desmontar Unió en los afanes de la mudanza y le ha endilgado a Duran unos troyanos encabezados por la señora que preside el Parlamento autonómico y asusta a los niños.

Llegados a este punto de la partida de póquer en su variedad más canalla, sólo resta que Duran arroje las cartas a la cara del "molt honorable" y se levante de la mesa de las trampas. Pobre tahur. En Barcelona ya se preparan los funerales y La Vanguardia apunta que es cuestión de horas, que a lo largo de la jornada Duran hará trizas el ultimátum y aquí paz y después gloria. Una pena. Snif. Nos hacemos viejos y unas elecciones sin CiU nos echan cuarenta años encima sin fuerzas ni recursos para almacenar champán en la nevera.

Josep Gisbert escribe la crónica en el diario de Godó: "Los acontecimientos se han precipitado y es cuestión de horas que una historia de casi treinta y siete años toque a su fin. La historia de CiU, fundada el 19 de septiembre de 1978, que después de una existencia tan fructífera como agitada, en la que el término crisis ha presidido muy a menudo la cohabitación entre los socios, está viviendo sus últimos compases. La dirección de UDC se reúne hoy para contestar al ultimátum de la cúpula de CDC de que si aspira a mantener la alianza para las elecciones del 27-S ha de aceptar presentarse con un programa "claro y explícito" en favor de la independencia de Catalunya y, salvo un giro imprevisto, la respuesta será negativa".

¿Un giro imprevisto? Hace mucho ya que la C y la U duermen en habitaciones separadas. Ya no se quieren si es que alguna vez lo hicieron. Cuando Pujol se inventó Convergència buscó un partido con historia, pero sin peso, cual Unió, para proyectarse en el pasado y establecer un hilo y un hito. A Mas le sobra todo y le basta, o eso cree, con el tirón de su nombre.

En fin, que continúe Gisbert: "Una negativa que provocará la ruptura de CiU y tendrá un efecto inmediato dentro del Govern: la salida de los tres consellers de UDC ­la vicepresidenta y responsable de Governació, Joana Ortega, y los titulares de Interior y Agricultura, Ramon Espadaler y Josep Maria Pelegrí­, que puede consumarse el viernes una vez finalizadas las votaciones en el pleno del Parlament. De manera que, como es el deseo de la dirección de CDC, Artur Mas abriría el sábado, en un acto en Molins de Rei, la nueva campaña del partido para el 27-S "Benvinguts al futur"­ con las principales incógnitas despejadas: sabiendo que no podrá contar con UDC para las próximas elecciones y quizás incluso con los nombres de los nuevos consellers ya escogidos. Todo ello sin contar la repercusión que este desenlace tendrá en el seno de la formación democristiana, dividida y enfrentada a raíz de la consulta interna precisamente sobre la hoja de ruta del proceso soberanista, que habrá sido, a fin de cuentas, el desencadenante de la crisis definitiva con CDC". El Requiem de Mozart es la banda sonora adecuada para este final.

¿Pero de verdad está dispuesto Mas a echar a Ortega que tan bien y con tanto esmero organizó el 9N? ¡Ingrato! ¿A qué se metería nuestra vicepresidenta preferida (en Cataluña no hay otra) en semejante fregado? Ella, que nunca fue independentista. Eso sí, momentos hubo en que parecía la leona alfa del proceso, con sus cajitas de cartón manufacturadas por los presos de la cárcel de Ponent, que depende de Germà Gordó, el consejero de Justicia y de rositas. Antes habrían imputado un delito a los pobres presidiarios que meterle un paquete al marido de una miembro del CGPJ a propuesta del PSOE, ¿no?

Disgresiones al margen, atentos al transcurrir del día. La bruja Adelina susurra que si Duran se presentase a lo del 27 ese aún le hacía un roto a Mas. Dice Adelina que en los posos del café ve a un montón de viejecitas votando al calvo de la lotería. Tan imprecisa como siempre esta mujer. El Arriola de Duran, en cambio, sostiene que en Cataluña, el inquilino del Palace tiene muy mala prensa.

Pilar Rahola es partidaria de santificar a sor Lucía Caram y excomulgar a Teresa Forcades. Seguramente a tal efecto es que Homs anunció que la Generalidad va a montar un chiringo ante el Vaticano. Es conocido el caso, pero no por eso deja de resultar asombroso. En cualquier caso, que Rahola amonesta a la benedictina y le lee la cartilla. Es Torquemada en acción: "Conocía la figura laboral del fijo discontinuo, pero nunca imaginé que fuera aplicable a la cuestión divina. Esto de dedicar la vida a Dios un rato y otro rato a la púrpura del poder debe de tener su gracia. Al fin y al cabo, si en lo religioso hay iluminación, en lo político hay mucho iluminado. Y, sin duda, iluminada está la monja exmonja Teresa Forcades, hiperactiva mujer a la que tanto le da por hacer campañas contra las vacunas como por iniciar autos de fe contra Artur Mas. Es tal su misión terrenal que ha decidido salvar al pueblo de sí mismo, y cual Mesías bíblico, ha señalado qué camino seguir por el Sinaí catalán. De momento el susodicho pueblo la sigue poco, pero los que están tocados de la verdad suprema no necesitan que la realidad les dé la razón. Tienen suficiente con la fe. (...) Es el mismo desprecio que sienten hacia los miles de ciudadanos que votan CDC, y a los cuales deciden expulsar del paraíso. Y por supuesto, expulsar a Mas, convertido en fuente de todos los males. En fin, nada nuevo bajo el sol porque siempre fue propio de los iluminados practicar el sectarismo".

Lo de Madrid sigue fatal. Dice la alcaldesa Carmena que las madres se ocupen de limpiar las escuelas de sus niños, que quién mejor que una madre para fregar con amor los piojitos de los nenes. Y se ha liado, claro. Dos días, tres polémicas porque sigue el culebrón de Rita Maestre y su asalto en top-less a la capilla de la Complutense del campus de Somosaguas, para más concretar. El Abc reivindica la exclusiva y La Razón aporta novedades de la mano de Francisco Velasco, que comenta la polémica de que la defensa dice que iba vestida y la fiscalía, que se le veían las carretas. Mucho va a tener que trabajar Colau para superar el nivel de Carmena.

Esperanza Aguirre se despide y monta un cirio, again. Quería un congreso extraordinario para oficializar su relevo y le han trasladado que dice el jefe que no, que te esperes y que ya mando de facto Cifuentes. En El País avizoran grandes poderes para Alfonso Alonso, el ministro de Sanidad. Escribe Javier Casqueiro: "El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, comunicará esta mañana a Felipe VI la composición de su nuevo Gabinete y luego justificará los cambios, que se prevé sean más leves en el Ejecutivo que en el PP, con la idea de que ahora ya puede hacer más políticas sociales que conecten con las demandas de los ciudadanos sin variar la línea económica. Para esta etapa final de la legislatura emerge como una de las figuras más relevantes el ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, al que Rajoy busca dar más proyección en el Gobierno o en la dirección del partido. El presidente persigue con ese ajuste de caras y otras formas preparar al Ejecutivo y al PP para una larga y decisiva precampaña electoral, donde lo que se intentará es movilizar y recuperar a sus votantes desencantados. Los populares estiman que 1.400.000 de sus simpatizantes se quedaron en casa en las elecciones del 24 de mayo pasado y 650.000 emigraron a Ciudadanos".

En La Razón, en cambio, sostienen que Soraya Sáenz de Santamaría no perderá competencias. En páginas interiores, Carmen Morodo desliza: "Bajo el ruido de las últimas especulaciones, y de los últimos movimientos internos para hacerse notar o promocionarse, una reunión en Génova ha servido para alimentar la hipótesis de la posible salida de Alicia Sánchez-Camacho de la presidencia del PP de Cataluña. El lunes por la mañana viajó a Madrid porque había sido citada por la secretaria general, María Dolores de Cospedal. El PP catalán se enfrenta a un difícil reto en las próximas elecciones catalanas bajo la presión del ascenso de Ciudadanos. De hecho, no descartan que el partido de Albert Rivera les adelante, con las consecuencias en clave de política nacional y de partido que se derivarían de esta circunstancia. En las filas populares manejan alternativas como el referente del PP en Tarragona, Alejandro Fernández; Dolors Montserrat, portavoz del PP catalán, o el director del Gabinete de Rajoy, Jorge Moragas. Incluso miran al ministro del Interior, Jorge Fernández, dirigente de la máxima confianza del presidente del Gobierno".

En El Mundo, Federico Jiménez Losantos aborda la figura de Rajoy en este patatal: "Su único problema al final de esta legislatura es el mismo del principio: sobrevivir a un partido cuya ruina ha provocado y sin dimitir, como se hace en las democracias, sino con la crueldad del maltratador que venga en casa los desprecios de la oficina o la calle. Pero igual que la maltratada no tiene más camino que romper con el maltratador, sólo hay una forma de que la derrota de Rajoy no acarree la destrucción del PP: empezar ya a preparar el post rajoyismo, que es lo que hizo ayer Aguirre convocando un congreso regional -en el que ella, bien hecho, no será candidata- para que el PP se renueve por completo, desde la base y democráticamente. Eso, o morir con Rajoy".

Actualidad penitenciaria. En El Mundo subrayan las condiciones escandinavas de la reclusión de Isabel Pantoja. Un escándalo que tiene soliviantadas al resto de las internas. Firma Quico Alsedo: "El 1 de junio pasado, el mismo día en que accedió a su primer permiso penitenciario, Isabel Pantoja aún desayunó en la prisión de Alcalá de Guadaíra. Pero no lo hizo como las otras internas, sino dentro del economato, en un lugar vedado a las presas. Tampoco lo hizo sola, sino acompañada nada menos que de la directora y el subdirector del centro, de quienes se despidió con dos besos, según testigos presenciales. Lo cuentan funcionarios de la cárcel, que se sienten cohibidos y presionados por la Dirección cada vez que intentan obligar a la tonadillera a cumplir las normas que rigen para el resto de reclusas. Y aportan partes, a los que ha tenido acceso este diario, que evidencian cómo Pantoja se enfrenta a ellos y cómo la Dirección pide a los trabajadores, que se sienten totalmente desautorizados, que justifiquen cada una de sus decisiones al respecto de la condenada, que cumple 24 meses de cárcel por blanqueo de capitales.

"Es escandaloso, se ponen de parte de ella, la Dirección nos prejuzga constantemente", dice un funcionario. "No tenemos autoridad ninguna y el resto de presas lo ve".

Pantoja es la reina de la copla y la emperatriz de las rejas. Genio y figura.

17 de junio, Santos Teresa de Portugal, Alberto Chmielowski, Gondulfo, Pedro Da y Raniero de Pisa.

Fe de errores: Ayer no se recogió el Bloomsday. Craso patinazo.