Cotización Ibex 35
demanda de compromiso municipal

Desplante de Colau al presidente de Seat y a los empresarios de Barcelona Global

La alcaldesa ‘pasa’ de escuchar las demandas de Stackmann y de los ejecutivos en la reunión que celebró el ‘think tank’ en Esade

3 min
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau (izquierda), y el presidente de Seat, Jürgen Stackmann (derecha)
Cristina Farrés
Viernes, 10.07.2015 14:04

Los empresarios que conforman Barcelona Global tienen muy claro qué necesita la ciudad para atraer más inversión y en su última asamblea general, celebrada este jueves en Esade, contaron con la presencia del presidente de la segunda empresa de Cataluña por volumen de facturación, Jürgen Stackmann de Seat, para que compartiera su análisis de las carencias del municipio para ganar atractivo. Hicieron extensible la invitación a la alcaldesa, Ada Colau, para que tomara nota sobre las propuestas que se ponían sobre la mesa, pero la líder de BComú hizo un desplante a todos los presentes.

La primera edil sólo acudió a la escuela de negocios para soltar su speech. Además, el discurso decepcionó a la sala. Los directivos esperaban algún gesto a favor de sus intereses por parte de la alcaldesa, especialmente tras el varapalo a los inversores con la moratoria de las licencias turísticas, y ella se limitó a recordar que su programa de Gobierno está centrado en “lo social”, sin profundizar más allá.

Falta de cintura ante Seat

Del apartado económico, se limitó a señalar que el desarrollo económico de Barcelona está amenazado por las desigualdades y que los empresarios también deben intervenir para poner fin a la fractura social. Unas palabras que dejaron al auditorio frío. ¿Dónde estaba el compromiso del ayuntamiento de apoyar las iniciativas planteadas para hacer de Barcelona una de las mejores ciudades para las negocios del mundo?, preguntaron los presentes.

Los miembros del think tank e incluso el presidente, Marian Puig (Isdin), criticaron a Colau por no estar presente en el auditorio cuando Stackmann tomó la palabra. Esto tampoco ha sentado demasiado bien ni en la sede de la compañía, situada en Martorell (Barcelona), ni en Volkswagen, la casa madre de Seat, según fuentes del entorno del ejecutivo alemán.

Discurso ‘duro’ de Stackmann

El equipo de la alcaldesa era consciente de que Stackmann iba a hablar sin tapujos. Reclamó a los políticos españoles que “maduraran e impulsaran una hoja de ruta económica mejor” para que las ciudades del país avanzaran en lo industrial y financiero. Si Barcelona quiere llegar al nivel de Bonn, Amsterdam, Bruselas o Londres, debe ponerse las pilas; y el presidente de la automovilística incidió en su keynote sobre la importancia de tomar sin demora decisiones en este sentido.

Muy comentada fue la falta de cintura de la alcaldesa al pasar de una empresa que da empleo a 14.000 personas sólo en los centros de trabajo catalanes (Barcelona, El Prat del Llobregat y Martorell) e invirtió 4.800 millones de euros en toda España, cifra que recordó el presidente de Seat en su intervención.

Gestión de la ‘marca Barcelona’

Además de ratificar las palabras del máximo ejecutivo de la automovilística, el think tank reclamó al nuevo equipo de Gobierno municipal la creación de una agencia en la que participaran miembros de Barcelona Global y del ayuntamiento para gestionar la marca Barcelona. Puig remarcó en su discurso que los avances conseguidos para dotar a la ciudad de una imagen internacional que atrae tanto capital como talento se pueden perder si no se trabaja activamente en este sentido.

La petición está hecha, falta conocer la decisión final del Gobierno de BComú. Por el momento, no ha dado una buena impresión en la primera experiencia con una institución que nació en 2003 y cuenta con 500 miembros de todos los perfiles.
Comentar