Duran marcha en plena conferencia de Espadaler

El líder de Unió no espera a que su delfín acabe de hablar. Ortega no marcha, pero presta gran atención a su móvil.

2 min
Joana Ortega atiende al móvil durante la conferencia del secretario general de UDC, Ramon Espadaler. Delante de ella y a su derecha, la silla vacía de Duran Lleida.
C.B.
Jueves, 23.07.2015 02:00

La conferencia de este miércoles del secretario general de Unió en la Cambra de Barcelona ha sido seguida con gran atención por parte de los representantes del mundo empresarial. Pero con bastante menos por algunos de sus correligionarios. Sea porque ya conocen de sobra los postulados propios, sea por otras razones, el líder del partido, Josep Antoni Duran Lleida, y la hasta hace poco vicepresidenta de la Generalitat, Joana Ortega, se perdieron buena parte de la intervención de Espadaler.

Duran mantuvo un perfil bajo durante todo el acto, dejando todo el protagonismo a su delfín. El líder de UDC se limitó a posar para la foto de familia inicial y a sentarse en la mesa de honor durante el almuerzo, pero no pronunció palabra alguna en público. Un perfil bajo que se acentuó en la recta final de la conferencia de Espadaler, cuando aun faltaba el turno de preguntas de los asistentes: Duran abandonó discretamente la sala, para no volver.

Motivos personales

Preguntados por la marcha de Duran, desde Unió explicaron que no se debía a ningún otro acto programado por el partido, y que probablemente obedecía a motivos personales.

Ortega sí permaneció en su puesto hasta el final. Pero no con la máxima atención puesta en su compañero de partido. La dirigente democristiana prácticamente no se despegó de su teléfono móvil durante la conferencia. Especialmente, en la segunda mitad de la intervención de Espadaler.

Valls da las gracias a Duran y Sánchez Llibre

Ni se ausentó ni consultó su móvil el presidente de la Cambra de Barcelona, Miquel Valls. Entre otros motivos, porque compartía estrado con Espadaler. Valls destacó por otra razón. Por expresar un "agradecimiento especial" a dos asistentes que no intervinieron en el acto: el propio Duran y su mano derecha en el Congreso, Josep Sánchez Llibre, a quienes agradeció su "ayuda a las empresas catalanas" en Madrid.

Tras el acto -y ya con Duran ausente- los representantes del mundo empresarial refrendaron con gestos las palabras de Valls. Y es que Sánchez Llibre fue de los más solicitados en los corrillos posteriores. Tanto o más que el propio Espadaler.