Cotización Ibex 35
ex ceo de Young & Rubicam en España

El marido de Chacón abre el mercado cubano de la publicidad para WPP

Barroso cierra un acuerdo en la isla que permite el desembarco del gigante de la publicidad en el país tras sus problemas en España

2 min
El CEO de WPP, Martin Sorrell (imagen izquierda), junto a la ex ministra de Defensa, la socialista Carmen Chacon, y Miguel Barroso
Redacción
Miércoles, 8.07.2015 17:22

El gigante mundial de la publicidad WPP, que dirige Martin Sorrell, ha decidido entrar en el mercado cubano tras la apertura del país a la economía internacional y el restablecimiento de relaciones con Estados Unidos. La persona encargada de llevar a cabo el desembarco de la compañía en Cuba es Miguel Barroso, marido de la dirigente socialista Carme Chacón, que participa junto a un equipo de profesionales de diversas nacionales en el desembarco en ese mercado.

La cúpula del grupo internacional habría realizado este encargo a Barroso amparándose en el conocimiento que su hombre en España posee de la isla caribeña y los contactos que acumula. En paralelo, Barroso, que ejercía de consejero delegado de Young & Rubicam en España desde hace más de cinco años, no atravesaba los mejores momentos al frente de la gestión de la filial española, lo que provocó su destitución del cargo.

La multinacional no reconocía excesivos méritos en cómo Barroso pilotaba el grupo, aunque sí le considere un activo para su expansión latinoamericana. En la actualidad, y además del encargo latinoamericano, Barroso dirige otra empresa de WPP.

Trayectoria profesional

Barroso ejerció el periodismo en diversos medios y llevó a cabo proyectos en empresas vinculadas con la publicidad hasta que en 2004 el entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, le nombró secretario de Estado de Comunicación. Durante su mandato se extendió la TDT en España y se produjo el apagón analógico de la televisión.

Amigo personal del ex presidente, Barroso pasó de la política a Grupo WPP. Aunque su esposa y ex ministra de Defensa trasladó su domicilio a Miami, el ejecutivo de Young & Rubicam siguió en España.