Consecuencias del fraude fiscal en Cataluña

El marido de Liliana Godia pagará 200.000 euros para evitar dos años de cárcel

Manel Torreblanca y Javier Amat permutan las penas de prisión por multas adicionales a las ya abonadas a Hacienda por su delito fiscal.

2 min
Manuel Torreblanca y Liliana Godia 'Lily', en el 50 aniversario de la firma de moda Pronovias
Xavier Salvador
Domingo, 19.07.2015 01:57

Manel Torreblanca es el esposo de Liliana Godia y quien ha asumido la parte principal de la condena que la familia ha pactado con la Fiscalía, Hacienda y la Agencia Tributaria Catalana por el delito fiscal que han reconocido en una sentencia de conformidad que se ha pactado durante meses en los juzgados de Barcelona. 

Al aceptar la comisión de esos delitos tributarios (inicialmente de 5,7 millones de euros), Torreblanca admite una pena de prisión de dos años y 15 días. Javier Amat, primo de Liliana y el hombre que gestiona el patrimonio familiar, también acepta una condena, pero sólo de un año. Ninguno de los dos, no obstante, pisará la prisión. En el acuerdo suscrito, y en virtud del artículo 84 del Código Penal, sus penas se permutan por multas económicas: 200.000 euros en el caso de Torreblanca y 75.000 en el de Amat, según ha podido saber este medio.

Desimputar a la millonaria

Que la rica heredera quedara libre de cualquier compromiso con la justicia no ha resultado barato para la familia. La desimputación de Liliana tuvo lugar después de que los abogados del matrimonio consignaran 5,2 millones de euros en Hacienda, asumieran las condenas y hicieran efectivas otras sanciones económicas adicionales. Por ejemplo, una multa de 1,4 millones de euros más otra de 2,25 millones. Ambas por los siete delitos fiscales reconocidos por Torreblanca y Amat.

La fiscal Raquel Amado dejó claro en su escrito que Amat actuó siempre con independencia, hecho que ha supuesto la absoluta desvinculación de la rica heredera de Francisco Godia de la causa judicial abierta. En las acusaciones iniciales a las que hacía frente el matrimonio habían delitos tributarios por no presentar las declaraciones de IRPF durante varios ejercicios y por falsear las de IVA e impuesto de sociedades imputando a empresas patrimoniales gastos de carácter personal.

Fraude ante Hacienda y ante la Generalitat

Tampoco declaró Godia el impuesto de Patrimonio en Cataluña, pese a poseer una amplísima colección de arte y cuentas en Suiza que totalizaban unos 12 millones de euros.

El cierre y desmontaje de la Fundación Godia (una parte de cuya colección será explotada por la Fundación Mapfre en Cataluña) se relacionó con el malestar de la acaudalada familia barcelonesa ante la Generalitat por su participación en el proceso judicial en tanto que afectados por la no declaración de las obligaciones patrimoniales.