Rifirrafe en el ayuntamiento de Barcelona

El PP cuelga una foto del Rey donde estaba el busto de Juan Carlos I y Pisarello la retira

El nuevo equipo de gobierno municipal liderado por Ada Colau impide que una imagen del jefe del Estado presida el salón de plenos municipales, como ordena la ley. CiU, C's, PSC y PP critican la retirada unilateral del busto del Rey Juan Carlos I

4 min
Redacción
Viernes, 24.07.2015 13:06

El presidente del grupo municipal del PP de Barcelona, Alberto Fernández, y la concejal Ángeles Esteller han colgado este viernes una foto del Rey Felipe VI en el salón de plenos del ayuntamiento, y el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello (BComú), lo ha retirado posteriormente, al igual que hizo ayer con el busto del Rey Juan Carlos I.

Esta retirada forma parte de "un proceso de revisión de la simbología e iconografía monárquica" en el ayuntamiento y en la ciudad -que también afectará al nomenclátor- según ha anunciado el equipo de gobierno municipal. Entre otras cosas, está previsto "incorporar elementos de memoria que recojan la tradición republicana" de Barcelona y corregir la situación actual en la que consideran que la simbología monárquica está "sobrerrepresentada".

Trias desaprueba la decisión de Colau

Los partidos en la oposición, CiU, C's, PSC y PP, han criticado la decisión unilateral de Colau. El ex alcalde y líder municipal de CiU, Xavier Trias, ha calificado la retirada de pantomima y ha lamentado que se hiciera sin consenso, por lo que le ha espetado a la alcaldesa: "Está debajo de un retrato de Alfonso XIII y de la Reina Regente, que lo sepa. Igual lo tiene que quitar para quedarse descansada".

Carina Mejías (C's) ha recordado que la ley dicta que los plenos estén presididos por una efigie del jefe de Estado y ha exigido que el Ayuntamiento la cumpla, y ha avisado a Colau: "Esta es la casa de todos los barceloneses, no la suya, y si quieren cambiar la simbología que no les gusta, háganlo en la sede de BComú".

El PSC crítica la "política espectáculo" de Colau

El líder socialista en el consistorio, Jaume Collboni, ha criticado que la decisión de retirarlo se haya tomado de "forma unilateral y practicando la política espectáculo", lo que considera que representa una falta de respeto, ya que se trata de un espacio común en el que las decisiones se tienen que consensuarse independientemente de las convicciones de cada uno.

El presidente del grupo popular, Alberto Fernández, ha defendido que la retirada fue una "escenificación de una decisión unilateral ante los medios", y ha exigido que el ayuntamiento cumpla la ley y coloque una efigie del Rey Felipe VI.

La CUP tilda al Rey Juan Carlos I de "viejo jefe de los torturadores"

En cambio, el líder municipal de ERC, Alfred Bosch, ha felicitado al Gobierno municipal por "la limpieza a fondo de esta sala" y ha pedido extenderla al resto de la ciudad, y ha defendido que lo que debería presidir el Saló de la Reina Regent es una efigie que represente al pueblo catalán, el único soberano que deben tener, según él.

Josep Garganté (CUP) -que fue condenado por romper una cámara de TV3- ha celebrado la retirada del busto del "viejo jefe de los torturadores", y ha pedido seguir haciendo limpieza, en sus palabras, de todos los símbolos monárquicos y también de la bandera española, tras lo que ha apostado por la desobediencia a las leyes que considera injustas.

Rifirrafe por los turnos

El debate se ha producido después de un intenso rifirrafe por un asunto de procedimiento del orden de las intervenciones: después de la exposición de Colau, ha dado la palabra al primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, algo que Trias ha criticado porque consideraba que ella ya había abierto turno, algo en lo que ha coincidido Mejías.

Colau ha recordado que es "nueva en estas funciones" y ha defendido que se ha informado del procedimiento, tras lo que la concejal del PSC Carmen Andrés ha pedido una junta de portavoces extraordinaria inmediata para tratar la cuestión, que se ha rechazado y no se ha celebrado.

Comentar