El PSC ensaya un pacto con Ciudadanos para retener la alcaldía de Lérida

Ros se garantiza el apoyo de C's a cambio de desmarcar el ayuntamiento del proyecto secesionista. También se compromete a recuperar el bilingüismo en la gestión diaria del municipio y a retirar las esteladas del espacio público. Se trata de un acuerdo sin precedentes hasta el momento.

3 min
El alcalde de Lérida y presidente del PSC, Àngel Ros, y la líder de C's en el ayuntamiento, Ángeles Ribes
Alejandro Tercero
Jueves, 9.07.2015 19:38

El alcalde de Lérida y presidente del PSC, Àngel Ros, y la líder de Ciudadanos en el Ayuntamiento, Ángeles Ribes, han firmado este jueves un acuerdo político en el que se comprometen a trabajar por la transparencia y la regeneración democrática, a fortalecer las políticas sociales, a promover la recuperación económica, y a desmarcarse del proyecto secesionista.

Se trata del primer pacto de estas características sellado entre ambas formaciones en una localidad de primer nivel -puesto que se firmó otro similar hace un mes en Calafell (Tarragona)- y supone un precedente de cara a futuras alianzas, a pesar de que desde la dirección de los socialistas catalanes han rechazado en diversas ocasiones las ofertas lanzadas por Albert Rivera para construir un frente anti independentista en el Parlament tras el 27S.

Rechazo a integrarse en la AMI

Aunque el acuerdo no es estrictamente de gobernabilidad, sí le facilita mucho las cosas a Ros -que ahora solo cuenta con 8 de los 27 concejales del Consistorio- como se ha visualizado con la aprobación del cartapacio municipal este jueves. Además, el alcalde se cubre frente a posibles iniciativas de CiU para buscar una mayoría alternativa.

En cuanto a los compromisos adquiridos por el PSC, destacan los recogidos en el apartado titulado “la lealtad institucional”. El texto indica que “el equipo de gobierno municipal se compromete a no impulsar, apoyar o suscribir ninguna iniciativa política en el pleno municipal que tenga como objeto subvertir el orden constitucional ni dividir a los ciudadanos de Lérida”, lo que incluye de forma específica el rechazo a “la incorporación” del Ayuntamiento a la Associació de Municipis per la Independència (AMI) o establecer cualquier colaboración económica con ella.

Reintroducción del bilingüismo en el ayuntamiento

Por otra parte, al acuerdo prevé la “actualización del reglamento de usos lingüísticos actualmente vigente de acuerdo a los principios de cooficialidad conforme a las leyes vigentes y las diferentes resoluciones judiciales”.

Cabe recordar que tanto el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) como el Tribunal Supremo recientemente han enmendado los reglamentos lingüísticos de varios ayuntamientos y diputaciones catalanes en los que se establecía la preferencia del catalán sobre el castellano.

Retirar las esteladas del espacio público municipal

Finalmente, el acuerdo señala que “el equipo de gobierno municipal se compromete a garantizar la neutralidad ideológica del espacio público en el municipio de Lérida; por eso se impedirá la utilización del mismo para la instalación o colocación de símbolos ideológicos de cualquier tipo”.

Este apartado pretende evitar la presencia de esteladas en los edificios y espacios públicos bajo potestad del Ayuntamiento.

Un acuerdo de largo recorrido

Ros ha señalado que el acuerdo es “una apuesta por la gobernabilidad” del Ayuntamiento y que “los principios” que se recogen en él se reflejarán en “aspectos presupuestarios, fiscales y de la práctica política de relaciones institucionales”.

Ribes, por su parte, ha destacado que, gracias a este acuerdo, el Ayuntamiento de Lérida “no entrará en la política de creación de nuevas estructuras de Estado” que promueve la Generalitat y los partidos independentistas.

Comentar