En Hospitalet dan por hecho que Núria Marín 'hará los madriles'

En los ambientes políticos de Hospitalet de Llobregat se asegura que la alcaldesa, una de las personas de confianza de Pedro Sánchez, aspira a dar el salto a la política nacional. Por eso habría dado 'barra libre' a su número dos en el Ayuntamiento, Francesc Belver, para que prepare la sucesión si el PSOE forma gobierno tras la generales.

3 min
La alcaldesa de Hospitalet, Núria Marín
Sergio Fidalgo
Domingo, 5.07.2015 04:25

La alcaldesa de Hospitalet de Llobregat (Barcelona), Núria Marín, tiene una magnífica sintonía con el actual líder del PSOE, Pedro Sánchez. La edil forma parte de su grupo de confianza, hasta el punto de que en las primarias en las que fue elegido aspirante a la Presidencia del Gobierno ella fue una de las dos representantes de su candidatura ante el comité organizador de los comicios.

Maríín tiene pocas posibilidades de ‘ascenso’ en el PSC, tanto por las magras expectativas electorales del partido en las próximas autonómicas, como porque sus relaciones con el primer secretario, Miquel Iceta, y con una de las estrellas ascendentes de la formación, Núria Parlón, no son precisamente magníficas. La alcaldesa de la segunda ciudad de Cataluña podría estar buscando un destino en Madrid, si Pedro Sánchez consigue formar gobierno tras la elecciones generales.

En los mentideros políticos de Hospitalet dan por hecho el deseo de Marín, dado que argumentan que en la configuración de la última lista electoral municipal el número dos del Ayuntamiento y primer teniente de alcalde, Francesc Belver, ha tenido ‘barra libre’ para configurar un equipo de gestión a su gusto. Este mayor protagonismo de Belver se ha consolidado con la elaboración del cartapacio municipal.

La marcha de Marín abriría la puerta a un pacto con C's

Belver, que a lo largo de los últimos años ha sido uno de los grandes apoyos de Marín para pacificar y controlar la tradicionalmente complicada Federación Socialista de Hospitalet, mantiene una buena relación personal con el líder del principal partido de la oposición, Miguel García, que como cabeza de lista de Ciudadanos consiguió cuatro regidores.

Los socialistas, que gestionan el Ayuntamiento desde 1979, tenían un acuerdo de gobierno en el mandato 2011-2015 con su tradicional aliado en la ciudad, ICV-EUiA, que se rompió a pocos meses de los comicios, y que de momento no se ha reeditado ante la resistencia de esta formación. El apoyo de los ecosocialistas, que fueron en coalición junto al Partido Pirata, era clave para garantizar la mayoría absoluta. El PSC lleva treinta y seis años seguidos con los concejales necesarios para gobernar sin sobresaltos, bien solos, con Iniciativa o con sus antecesores del PSUC.

Miguel García, que se ha mostrado en los últimos años muy crítico con la gestión de Núria Marín, podría ser uno de los apoyos decisivos para un PSC a tres concejales de las mayoría absoluta, si Belver accediera en unos meses a la alcaldía y este se comprometiera a adoptar las medidas de transparencia que la formación naranja exige para llegar a acuerdos. Aunque no se contempla a medio plazo la entrada de C’s en el gobierno municipal, siguiendo su doctrina de no gestionar si no se es la primera fuerza.