Falafel con humus al estilo gallego

En un rincón de Selva de Mar hay un tesoro gastronómico para los que gusten tapear, Can Perleta (Baix, 16), una taberna gallega en la que todo está bueno.

2 min
Seguro que el falafel lo inventó un gallego que emigró.
Sergio Fidalgo
Jueves, 16.07.2015 11:03

Si queréis disfrutar de sus especialidades mejor llamar o ir con tiempo, porque las colas a las puertas de esta coqueta tasca están a la orden del día.

Conviene dejar el coche, porque lo de ir en autobús roza la utopía, en el aparcamiento gratuito (de momento) situado a la entrada del pueblo. Tras un agradable paseo por una villa llena de tipismo llegamos a nuestro objetivo.

Las mesas no son muy amplias, ni los asientos pasarán a la historia de la comodidad humana. El local es pequeño y con encanto, lo que no garantiza, como es el caso, un umbral de confortabilidad adecuado.

Pero eso es lo de menos. Aquí hemos venido a comer. El servicio es diligente y atento. Y la relación calidad-precio, sobre todo si consideramos que estamos en la parte ‘pija’ de la Costa Brava, muy razonable. La Selva no deja de ser el arrabal del interior de Port de la Selva.

¿’Falafel con hummus’ en un gallego? Pues sí, y bien rico que está. Con su toque de pimentón y aceite, como si fuera estilo ‘a feira’. La ‘bomba’ responde a las expectativas, y su notable tamaño saciara las ansías de patata y relleno cárnico de cualquiera.

El chorizo gallego al vino, consistente y ahumado, te llenará el aliento de todo tipo de matices de aquellos que te impiden besar a nadie en un buen rato. Pero bien sabroso que está.

Y el jamón asado, bien cortadito, muy pero que muy rico. ¿Problemas? Para mí, que la cerveza solo la tengan en lata me parece poco acertado. Supongo que será por tema de logística, dado que el local es realmente pequeño.

Por unos veinte euros por barba saldréis más que satisfechos. Lo que no es poco para una comarca turística en la que unas bravas con salsa de bote te pueden salir a precio de langostinos.