Tecnología

HP quiere desterrar las bermudas y las gorras de sus oficinas de Silicon Valley

Los desarrolladores de innovación, en pie de guerra tras una notificación mandada por la cúpula del grupo en la que piden que se imponga un ‘dress code’ formal en la compañía

2 min
La máxima responsable de HP, Meg Whitman (derecha), y la entrada de las oficinas del grupo en Palo Alto (California)
Redacción
Domingo, 26.07.2015 09:17

HP quiere terminar con la tradicional (y real) imagen de los cerebros tecnológicos de Silicon Valley (EEUU) vestidos con camiseta de manga corta, bermudas y deportivas en las oficinas. La misma imagen del fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, o la aparente relajación en el vestuario de la cúpula de Apple.

La dirección del grupo, encabezada por Meg Whitman, ha mandado un correo electrónico a los más de 100.000 empleados de la futura división de servicios para empresas en el que se ruega a la plantilla ir vestidos “formal”.

Qué es ir vestido formal para HP

Incluso se les manda un pequeño recordatorio de qué se considera formal o no en HP. Para los chicos: nada de bermudas, camisetas abiertas, pantalones descoloridos o rotos, chándal, gorras o cualquier otro sombrero deportivo (como los de pescador) ni sandalias u otros zapatos abiertos.

Las trabajadoras de HP deberán dejar en su casa las minifaldas y vestidos cortos, los pantalones descoloridos o rotos (esto es común con sus compañeros), sandalias, “tacones locos” y demasiadas joyas, según el correo filtrado al estadounidense The Registrer.

¿Pérdida de talento?

Las quejas de los empleados no han tardado. La plantilla de HP se muestra comprensiva en imponer un dress code entre los responsables de venta o contacto con los clientes, pero señala que forzar a los desarrolladores a ir bien vestidos sólo propiciará una pérdida de talento en el grupo. Aseguran que eso invitará a algunos trabajadores, llamados geeks por su fascinación por lo tecnológico, a abandonar el grupo y ahuyentará a otros de intentar entrar en HP.

Whitman no tiene previsto dar un paso atrás con esta política. La ejecutiva está en pleno modelo de reconversión del grupo que, tras años de pérdidas, ha decidido reorganizar internamente la compañía para maximizar la productividad y rentabilidad.