el 8,5% de la plantilla

Indra anuncia un 'megaajuste': el despido de 1.800 trabajadores en España

La compañía de sistemas de defensa anuncia que reducirá su división más importante, Sistemas, y que el grueso de los despidos se concentrarán en el área corporativa.

2 min
El presidente de Indra, Fernando Abril-Martorell (izquierda), en una imagen de archivo
Redacción
Martes, 7.07.2015 17:12

Indra ha anunciado la gran reestructuración laboral del año en España. La multinacional de sistemas de defensa pretende prescindir de 1.850 trabajadores en el país, el 8,5% del total de la plantilla (39.155 empleados, 21.746 en España).

La hoja de ruta inicial de la corporación es concentrar los despidos en su principal división nacional, Sistemas. El grueso de la reestructuración se concentrará en Madrid y afectará al área corporativa, añade la firma en un comunicado. Incluye, entre otros, informática interna y servicios generales.

Inicio del periodo de consultas

Fuentes sindicales afirman que la dirección del grupo, encabezada por Fernando Abril-Martorell, les ha comunicado que el 80% del ajuste repercutirá en el sector de consultoría y, en menor medida, en el área de Defensa.

Los responsables laborales de Indra inician ahora la negociación con los representantes de los trabajadores. Ya se ha celebrado el primer encuentro de la mesa, que cuenta con 30 días para llegar a un acuerdo.

Difícil situación económica  

El grupo asegura que se ve obligado a soltar lastre por la delicada situación económica que vive. Indra perdió 20 millones de euros en el primer trimestre de 2015, una cifra que contrasta con los 31 millones perdidos en el mismo periodo del año anterior. Sufre por la “estacionalidad de procesos electorales y los resultados negativos en Brasil”.

Este agujero se suma a los 92 millones perdidos en el cierre de 2014 (ganó 116 millones en 2013) por la mala marcha de sus negocios en la segunda mitad del ejercicio.

Sector público, el principal cliente de Indra

Se debe tener en cuenta que el mayor cliente de la compañía es el sector público, cuya inversión está comprometida desde el inicio de la crisis. Además, el gasto en el principal sector en el que opera (defensa) no está muy reconocido por la mayoría de la ciudadanía.

La compañía asegura a su plantilla que en la medida que sea posible intentará “revertir una circunstancia que no es buena ni para la empresa ni para sus profesionales”. Además de reducir costes y simplificar estructuras, el grupo reconoce que para el garantizar su futuro necesita “mejorar procedimientos y formas de hacer, al mismo tiempo que seguir invirtiendo para mejorar y ampliar su oferta, de acuerdo a las exigencias del mercado".