Revista de prensa

La hacienda propia de ñigui ñogui y el precio de silbar un himno

Las consultoras le diseñan a Mas un agencia tributaria a su medida y los empresarios por la independencia flojean. Espot deberá pagar cien mil euros. ¿Últimas tardes con Alicia?

15 min
Pablo Planas
Martes, 28.07.2015 10:12

Día importante, día comansi. Hoy los periódicos reflejan a la perfección la razón de tot plegat. ¿Quién está detrás de Mas? ¿A qué se dedican las consultoras y los empresarios? ¿Cuántas organizaciones "cívicas" y separatas hay en Cataluña? ¿Dónde está el PP?. Todas estas preguntas tienen respuesta en los diarios y explican a la perfección las razones por las que Cataluña, próspera y ardiente nacionalidad, se han plantado en un plis plas en el borde del abismo. Pasen y lean.

El presidente de la Generalidad, Artur Mas, es un tremendo prestidigitador, un escapista de primer nivel, el gran Houdini metido a político, un fenómeno de feria con hacienda propia. El futuro Estado catalán ya tiene su agencia tributaria de la señorita Pepis, un cuerpo de élite, los megafuncionatas de negro. La idea no se aguanta los gases, es de una estupidez entre espantosa y colosal, pero ahí está ese grupo de fiscalistas palmoteando el lomo de Joan Iglesias, el ex inspector de Hacienda que ha diseñado un bodrio con la ayuda de una serie de consultoras, agencias y universidades que no han trabado gratis et amore precisamente. Es lo que tiene construir un Estado, que cuesta una pasta.

En La Vanguardia, Jaume V. Aroca, redacta así la cuestión: "Un ejercicio técnico y esencialmente teórico se ha convertido desde ayer en las bases de la futura administración fiscal catalana. "Lo único que nos falta saber ­puntualizó el presidente de la Generalitat sin citar en ningún momento las próximas elecciones­ es si se darán las condiciones políticas para tener una hacienda propia".

Lo único que nos falta, dice Mas. O sea que tenemos un juguete sin pilas, menudo drama. Continúa la crónica: "Artur Mas presentó, en un acto solemne celebrado en el Palau, ante un público integrado básicamente por fiscalistas, las conclusiones de un estudio encargado hace dos años a un ex inspector de hacienda, Joan Iglesias, cuya misión era definir cómo debería ser la administración de hacienda en una Catalunya independiente o cuanto menos, con pleno control sobre sus impuestos y su censo de contribuyentes. El resultado son diez informes encargados a las principales consultorías del país en el que se esboza genéricamente el perfil de una agencia tributaria amable, que evita el carácter conflictivo y coactivo porque trata al contribuyente como a un cliente; en el que se sugiere la plena transparencia fiscal ­propone la divulgación del rating de cada individuo de modo que si uno es un moroso todo el mundo lo pueda saber­ y en el que se utiliza con profusión la palabra smart (inteligente en inglés)".

Y aquí el listado, según Aroca, de los colaboradores: "Para la elaboración de la propuesta han sido contratados equipos de algunas de las principales consultorías, Price Watherhouse Coopers, KPMG, Deloitte, Everis o las escuelas de negocios como Esade y las universidades catalanas. Algunas de las consultoras retiraron del documento público presentado ayer su logotipo algo que, afirmaron, es "habitual" en documentos del sector público". El modelo de Hacienda, por cierto, está inspirado en el sueco y en el australiano. La monda.

Price Watherhouse Coopers, KPMG, Deloitte, Everis...¿Y cuánto les han pagado? ¿Están estas sociedades en el Pacto Nacional por el Derecho a Decidir? ¿Tienen contratos con el Gobierno de España?

Ante el cariz que están tomando los acontecimientos en Cataluña, a los empresarios les empiezan a flojear las rodillas. Miedo a lo desconocido. Haber elegido susto. En el Abc intentan reconducir a la grey del dinero por el buen camino. Dice el diario monárquico en portada que "El empresariado catalán reacciona por fin a la quimera de Mas". Àlex Gubern elabora la crónica: "Alérgicos a pronunciarse y confiando en que al final las cosas se reconducirían, el empresariado catalán se ha puesto de perfil en la mayoría de casos frente al proceso soberanista. Salvo algunas excepciones, los pronunciamientos públicos alertando de las consecuencias de los planes rupturistas de Artur Mas han sido escasos, una preocupación que sí se expresa de puertas adentro, siempre a micrófono cerrado y con la demanda de anonimato".

Continúa: "Aunque sin superar ese miedo a expresarse de manera abierta, lo cierto es que desde que CDC, ERC y las entidades soberanistas presentaron la lista única e hicieron explícita la voluntad de «desconectar» de España en el plazo de unos pocos meses, las alarmas, lógicamente, se han disparado. Incluso algunas asociaciones empresariales que hasta ahora se mantenían neutrales o incluso habían apoyado el proceso, como la Cámara de Comercio o la patronal Cecot, ahora no dudan en expresar sus dudas y temores.

Uno de las voces que con más claridad se ha expresado siempre es la de Josep Bou, al frente de Empresarios de Cataluña, una asociación que nació precisamente ante lo que consideran tibieza de las patronales tradicionales ante el proceso".
Sigue: "En declaraciones a ABC, Bou señala que hasta hace unas pocas semanas, « el empresariado aún confiaba en una salida pactada», una solución de compromiso que los planes de Artur Mas y Oriol Junqueras han dinamitado. «Mas ha hecho como Hernán Cortés, ha quemado las naves para evitar una marcha atrás», explica Bou. Ante una situación «irreconducible», Bou expresó su «confianza profunda en el sentido común de los catalanes» para que el 27-S no den una mayoría a la lista secesionista".

Más: "El presidente de Empresarios de Cataluña no justifica a sus colegas que prefieren no pronunciarse, pero sí reconoce que tradicionalmente «al gran empresario, normalmente afín a CiU, le cuesta mucho enfrentarse al poder. Hay contratos con la administración, subvenciones... no es fácil». Pese a ello, Bou se muestra convencido de que ante unas semanas decisivas, «empezarán a oírse voces» en contra del proceso. De hecho, ya está empezando a suceder. Miquel Valls, presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona –entidad adherida al llamado Pacto Nacional por el derecho a decidir– expresó hace pocos días «la procupación del empresariado» ante las elecciones del 27-S, más en un momento en el que la recuperación económica se consolida. Desde la patronal Cecot, Antoni Abad, uno de las voces empresariales tradicionalmente afines a CDC, reconoce el temor que existe a que el proceso entre en una fase de radicalización. «Si esto se hace dialogando es una cosa, y si se hace desde la radicalidad máxima, las cosas se hacen más complicadas para todo el mundo», reconocía este domingo en una entrevista a Ep. Abad admite el desconcierto del empresariado ante la conformación de la lista única soberanista: «Hacer política sin políticos no lo entendíamos, pero a partir de aquí, el momento es tan excepcional que ya no entramos en la fórmula»".

Sí, mejor no entrar en la fórmula y no meterse en política, como decía aquel. Los empresarios, como las consultoras, a lo suyo, que es hacerle las palmas y los coros al desatino, desafuero y descojono del proceso. De proclama en proclama hasta el castañazo final. La opción B es pasar del Círculo de Economía al círculo de Podemos.

Queda nada para saber quién se presentará por el PP en las elecciones catalanas. La Razón apuesta por Xavier García Albiol, al que le hacen una entrevista de verano, género ligero en el que se busca que el protagonista diga cosas fuera del guión. García Albiol cumple. Que le metería un triple a sus rivales políticos. Es que jugó al baloncesto. La política está llena de deportistas, Romeva, Rivera y García Albiol son unos mazas de gimnasio. El que no corre vuela o nada, como Rajoy en el río. Los enclenques nunca están de moda.

Carmen Morodo, sin salir de La Razón, pone la entradilla: "En las próximas horas quedará ya resuelto el relevo en el PP catalán. Para ello hay convocada una reunión en Barcelona a la que asistirán representantes de la dirección nacional del partido. Sobre la mesa está la sustitución de Alicia Sánchez-Camacho como líder regional y como candidata a la presidencia de la Generalitat. «Hay un 80 por ciento de posibilidades de que ella no repita», sentenciaban ayer desde el partido en Madrid".

Sigue: "Génova ha abierto la puerta a dos alternativas, al ex alcalde de Badalona Xavier García Albiol, el mejor situado, y al portavoz del PP catalán, Enric Millo. Y aunque, en principio, la balanza se inclinaba más a favor de Albiol, al final pesarán también los movimientos dentro de la organización territorial".

En El Mundo, Victoria Prego disecciona el caso: "No es verdad que estén guardando precavidamente el nombre de quien va a encabezar su lista: es que todavía lo están buscando. Pero tiene muy poco banquillo el partido en esa comunidad por la dirección nacional popular, empezando por su presidente, han exhibido una dejadez inexplicable a lo largo de toda la legislatura y no se ha preparado para una batalla que estaban convencidos de que no habría de llegar. Y, naturalmente, ha llegado. Esto es como si los bomberos o los servicios contra incendios no hicieran simulacros ni se ejercitaran porque estuvieran seguros de que no se iba a incendiar ningún bosque ni fuera a explotar en ninguna casa una bombona de gas".

Y remata Prego: "Pues esto es lo que ha hecho el Partido Popular en los últimos cuatro años: no se ha entrenado para lo que había de venir. Y ahora se encuentran con la necesidad de sustituir de urgencia a Alicia Sánchez-Camacho porque con ella en cabeza ya saben que se hunden. Es lamentablemente tarde para darse cuenta de lo que tienen delante desde hace tanto tiempo. Y con un nombre de postín tampoco llegan a tiempo de arreglarlo. Lo malo de esto es que ellos pierden pero lo acusa España".

En una tribuna de El País Albert Branchadell apunta varias hipótesis: "En el campo soberanista la noche del 27-S puede ser una noche de sonadas dimisiones en cadena, de profunda frustración y de súbita precipitación al vacío. Pero también puede ser todo lo contrario, si la candidatura de Junts pel sí alcanza o supera el listón de los 68 escaños y todavía más si el conjunto del soberanismo logra lo que no fueron capaces de lograr los escoceses en 2014 ni los quebequeses en 1980 ni en 1995 pero sí los montenegrinos en 2006 (más del 50% de los votos). En este escenario, que demoscópicamente no es imposible, el foco girará inmediatamente al Gobierno español, al PP y a los demás partidos políticos españoles. ¿Cómo van a gestionar la constatación, con votos contantes y sonantes, de que la mayoría de catalanes ya no desean formar parte de España? Si el 4 de mayo le hubieran preguntado a Soraya Sáenz de Santamaría “¿Y si hay mayoría de escaños?”, acaso habría respondido lo mismo que Forcadell: “No lo contemplamos”. Pero por el tono de ciertos líderes estos últimos días parece que sí han empezado a contemplarlo. Y la verdad es que lo que oímos no resulta nada alentador. ¿Suspender la autonomía? ¿Y luego qué? ¿Encarcelar a Mas? ¿Y luego qué? ¿Derogar el Estatut? ¿Y luego qué? La independencia de Kosovo empezó cuando Miloševic decidió suspender la autonomía de esa antigua provincia serbia. Cataluña no es Kosovo (ni ganas), pero en finura política Rajoy se acerca cada vez más al incomprendido estadista serbio. Solo cabe pedir al apóstol Santiago que a Rajoy y compañía no les dé por invocar el artículo 8 de la Constitución, porque entonces sí que la liaremos parda".

Y ya. Lo que estaban esperando, las megamultas por pitar el himno. Por no salir de El País, la versión del periodista Gorka Pérez: "Tras revisar los informes facilitados por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y atender las alegaciones remitidas por los clubes, la Federación deberá hacer frente a una sanción de 123.000 euros, mientras que la multa al Barcelona asciende a los 66.000 euros, y la del Athletic a 18.000. El grueso de la multa a la RFEF, de 90.000 euros, se refiere al incumplimiento de esta en cuanto a “las obligaciones exigibles al diseño y ejecución del dispositivo de seguridad y los controles de acceso, determinante de la mezcla de aficionados de las aficiones rivales y de la introducción y encendido de objetos prohibidos (varias bengalas) en el interior del recinto deportivo”. La cantidad restante se divide en 18.000 euros por su “inacción y falta de colaboración mostrada respecto de las convocatorias efectuadas por diferentes entidades”, y 15.000 “por no designar un delegado-informador que advirtiera sobre la comisión de actos violentos, racistas, xenófobos e intolerantes”".

Aún hay más y más divertido: "Lo llamativo de la resolución, por la cuantía y por la novedad del castigado, hace referencia a las sanciones decretadas para las entidades y personas físicas personadas durante la final y que participaron de forma activa en la promoción de la pitada al himno nacional y al rey Felipe VI. En su resolución, Antiviolencia multa con 100.000 euros a la entidad Catalunya Acció, “en calidad de instigadora de la convocatoria e inductora de su seguimiento, por la difusión realizada de aquella y por el reparto de silbatos efectuado para maximizarla”. También resulta señalado con 90.000 euros de multa su presidente, Santiago Espot i Piqueras, “por su implicación y participación personal, realizada paralela y separadamente de la entidad que preside, en la comisión de dichas conductas”". Toma viaje, pobre Espot. El patriotismo, por una vez, no le ha salido por la cara.

Atentos al listado de organizaciones que particparon en la performance: "Catalunya Acció promovió un manifiesto días antes de la celebración del encuentro titulado “Por la pitada al himno español y al rey Felipe de Borbón”, y repartió cerca de 10.000 silbatos a las puertas del Camp Nou. A este manifiesto se adhirieron otras entidades como Sobiranía i Progrés, Centre Autonomista de Dependents del Comerç i de la Industria, Plataforma pel Dret a Decidir, Internacional Commission of European Citizens, Fundació President Maciá, Ara o Mai!, Catalunya Diu Prou, Casal per la Llibertat i la Independencia de Catalunya, Societat catalana de Lliure Opinió, Moviment de Cultura Popular El Strac y Units per Declarar la Independencia de Catalunya. Todas ellas han sido multadas con 70.000 euros cada una".

Ya pueder ir Mas sacando la pasta del FLA para pagar las copas y la juerga. ¿De dónde saldrá tanta gaita "cívica"? "Centre Autonomista de Dependents del Comerç i de la Industria"... Ojo.

28 de julio, santoral: Víctor I, Acacio de Mileto, Melchor García Sampedro, Eustacio de Ancira, Cameliano de Troyes y Botvido de Suecia.