Polémica medida en sanidad

Mas crea el consorcio del Hospital Clínic bajo acusaciones de privatización encubierta

El nuevo organismo está adscrito al Servei Català de la Salut como "parte del sector público de la Generalitat". Pero "no excluye" desarrollar ""actividades de financiación no pública" y "no cubierta por el sistema público de salud".

3 min
Concentración este martes a las puertas del Hospital Clínic de Barcelona
Carles Bellsolà
Martes, 14.07.2015 20:25

La Generalitat de Catalunya ha aprobado este martes la creación del Consorci Hospital Clínic, así como los estatutos del nuevo organismo. Este es un viejo proyecto de la Conselleria de Salut, que dirige Boi Ruiz. Y se ha aprobado entre las protestas de sindicatos y usuarios, que creen que se abre la puerta a una futura privatización del servicio en el hospital. De hecho, hoy mismo se ha convocado una manifestación a las puertas del centro, que a las siete y media de la tarde había congregado a cerca de un centenar de personas.

El nuevo consorcio se subroga "todos los bienes, derechos y deberes" del Clínic, que fue traspasado por el Gobierno a la Generalitat en 2007. Los estatutos, que recibieron más de 4.000 alegaciones tras ponerse en exposición pública, se publicarán próximamente en el Diari Oficial de la Generalitat (DOGC). El texto en exposición pública deja claro el carácter de organismo público del nuevo consorcio. Este se gobernará por un consejo formado por nueve miembros en representación del Servei Català de la Salut (SCC), cuatro de la universidad de Barcelona, y tres del personal médico y de enfermería. Y nace como una "entidad pública dependiente de la Generalitat", en virtud de "su adscripción al SCC", según rezan los estatutos. Además, estos proclaman que el Clínic "forma parte del sector público de la Generalitat", y que "su actuación queda sometida a las normas que regulan el sector público de la salud".

Los puntos polémicos de los estatutos

Las críticas de sindicatos y usuarios vienen por otra parte de los estatutos. Estos señalan que el Clínic "puede formalizar convenios de colaboración con otras entidades especializadas". Y que, aunque su servició se prestará "prioritariamente y mayoritariamente en régimen de cobertura pública y financiación pública", no se "excluye" el "posible desarrollo" de "actividades de financiación no pública" y "no cubierta por el sistema público de salud". También permiten al Clínic "crear o participar en entidades instrumentales o servirse de aquellas en las que ya sea titular o tenga participación".

Los críticos ven ahí una puerta abierta a una futura privatización parcial del centro. Y señalan que consagra la actividad de la polémica Barnaclínic. Este centro, que forma parte del Clínic, actúa como clínica privada de lujo en las instalaciones del hospital. La iniciativa se ha defendido repetidamente desde la conselleria, que alega que aporta ingresos a la sanidad pública. Pero ha recibido numerosas críticas que ven en ella una privatización encubierta y un trasvase de recursos públicos -humanos y materiales- para el servicio privado. En mayo, la Generalitat paralizó una orden que permitía la actividad privada en todos los centros sanitarios públicos

UGT: "Se abre una puerta a una utilización privada"

La secretaria de Salud de UGT Catalunya, Maria José Molina, reconoce que el Clínic seguirá siendo "100% público". Pero matiza que "se abre una puerta a una utilización privada del servicio". La dirigente sindical considera "perverso" este sistema. E ironiza que "la privatización de los medios" del hospital no se llevará a cabo, porque "es mejor que se pague entre todos".

Sobre el argumento de la Generalitat de que la actividad privada permite aportar recursos extra, la dirigente de UGT también es critica. "Es el chocolate del loro al lado de la financiación pública, afirma". "Si fuera significativo se haría en todos los hospitales", indica.

Comentar