Mas y el "Ignatius Day": ¿Quién es el necio y quiénes los conjurados?

El 'president' sopesa cancelar las plebiscitarias si la ANC, la AMI y Òmnium insisten en que no quieren políticos. Rull dice que Mas no es un político en activo. ¿Animal de compañía tal vez?

10 min
Pablo Planas
Jueves, 9.07.2015 11:32

Estaba Mas en sus cogitaciones cuando apareció Josep Rull para resolver todas sus dudas. El "president" no es un político en activo porque ha anunciado que si se presenta, sería la última vez, declaró el oráculo Rull. La duda es dicha y el dichoso Mas se ha puesto estupendo y hamletiano, de modo que la lista sin políticos no termina de convencerle. Está inquieto y punto mosqueado. Las chinches del plátano le comen los tobillos. ¿Es o no es un político en activo?

Los "argumentos" de Rull no se sostienen, pero hace tiempo ya que la lógica no es determinante en el solar catalán. El comité de asesores, formado por Rull, Turull y Corominas, negocia a brazo partido. La ANC, Òmnium y el comité por la independencia de Camprodón se la han jugado con la inestimable ayuda de ERC y las CUP. ¿Lista única? Vale, pero sin políticos.

Con esos bueyes hay que arar le han dicho a Mas, pero algo inquieta al líder del partido de Pujol. No le cuadra que lo consideren prescindible. Con todo lo que ha hecho él por separar y dividir a la sociedad catalana no acaba de atisbar qué ventaja obtiene de no presentarse y dejarlo todo en manos de Rigol, Viver Pi-Sunyer, Casals o incluso Lluís Llach, tan a gusto con sus corceles de ébano en el Senegal.

El mosqueo de Mas es una de las notas dominantes de la prensa. En El País, firma la crónica Miquel Noguer: "El presidente de la Generalitat, Artur Mas, amagó ayer con no convocar las elecciones catalanas del 27 de septiembre si las fuerzas soberanistas no alcanzan un acuerdo sobre la hoja de ruta a seguir. En pleno debate sobre si la lista soberanista debe excluir a los políticos en activo y nutrirse sólo de activistas, Mas admitió que sopesa dar un paso al lado si esto ayuda a la unidad. Sin embargo, su partido Convergència Democràtica, insistió en destacar que el presidente es un “activo” para evitar su retirada. “Soy el único que puede convocar estas elecciones, y cualquier cosa no la haré”, dijo anoche antes de añadir que no propiciará un “un escenario que no vea que es suficientemente sereno como para que podamos hacer las cosas que tenemos que hacer”".

Sigue Noguer: "Así, el presidente catalán aseguró que no piensa llegar a las elecciones de septiembre si el soberanismo no es capaz de convertir las elecciones autonómicas en un plebiscito sobre la independencia. Al mismo tiempo, Mas mostró sus dudas sobre el acierto de que la lista soberanista excluya a todos los políticos, comenzando por él, y se nutra solo de activistas. El límite para convocar las elecciones catalanas con fecha del 27 de septiembre es el 3 de agosto. Sin embargo, Mas dijo que espera que haya un acuerdo de todo el arco soberanista en unos días o semanas. Su partido, Convergència, espera cerrar las listas el 25 de julio".

Santiago y cierra España. 25 de julio, primer aniversario de la confesión de Pujol, su padre político, su mentor, su ejemplo. La sensación generalizada en el soberanismo de a pie es el hartazgo, el ridículo y la vergüenza ajena. Incapaces, abstrusos y complacidos en la estulticia, Mas, Junqueras y Fernàndez se llaman a voces en un laberinto de cristal.

En La Vanguardia, Lluís Foix le pone letra al ulular de los políticos. Escribe Foix: "Si llega a presentarse una lista única, soberanista, sin políticos profesionales, se pondrá de manifiesto que los políticos son prescindibles o son incapaces de resolver los problemas que afectan y preocupan a los ciudadanos. Cuesta seguir el hilo conductor de la política catalana a sólo 80 días de las elecciones que serán autonómicas pero que el soberanismo ha decidido que sean plebiscitarias".

Más: "Las elecciones sirven, entre otras cosas, para echar gobiernos o para confirmarlos. También para promover las nuevas alianzas que la aritmética parlamentaria permita. Hay que partir de la base de que el Govern de Artur Mas es el que conduce el tren que ha pasado por las estaciones del derecho a decidir, por la consulta participativa del 9-N y ahora se dirige hacia las plebiscitarias del 27 de septiembre. No es un partido o un movimiento el que lidera el proceso, sino que es el presidente de la Generalitat el que busca complicidades entre los políticos, las instituciones civiles y la ciudadanía.

Sorprende que a estas alturas Artur Mas no responda si se presentará o encabezará una lista en las elecciones. La lista del president no es posible. Tampoco la lista con el president merecería apoyos suficientes. Si Artur Mas quiere encabezar una lista, también lo pretenden Oriol Junqueras y otras formaciones. Se consulta a la ANC y a Òmnium y las respuestas no son categóricas a favor de Mas".

Tsipras ha pedido al fin el tercer rescate. Dice que bajará las pensiones, pero no recortará los gastos militares, que están a cargo del ministro de ultraderecha Pannos Kammenos. Los tanques no se tocan mientras haya abuelos a los que racionar la paga. El peligro ahora viene de China, cuya bolsa se ha estampado con estruendo en el suelo. El "gigante asiático" tiene los pies de barro y millones de pequeños inversores han salido pitando a la que han visto que las leyes del mercado son como las reglas del mus o el manual de instrucciones de un televisor, plagadas de imponderables, sujetas a los alisios, a merced de las corrientes de los golfos. Si China cae, la crisis financiera de 2008 se convertirá en una anécdota menor.

Literatura. Inés Martín Rodrigo firma en Abc la conmemoración del "Ignatius Day": "John Kennedy Toole (1937-1969) escogió como epígrafe de «La conjura de los necios» una frase de Jonathan Swift con toda la intención: «Cuando en el mundo aparece un verdadero genio, puede identificársele por este signo: todos los necios se conjuran contra él». El resto es historia de la Literatura; el autor estadounidense, desesperado (dicen) ante el rechazo editorial, se suicidó en 1969 sin poder ver publicada la novela, que apareció en 1980 gracias a los esfuerzos de su progenitora (Thelma, una madre coraje un tanto particular) y logró el Pulitzer. Muchos han sido, desde entonces, los intentos de aproximarse a la figura de un escritor al que siempre se ha considerado maldito (por suicida). El último, Cory MacLauchlin, escritor y profesor de Literatura que, en «Una mariposa en la máquina de escribir» (Anagrama), firma una biografía honesta y nada estereotipada".

Continúa Martín Rodrigo: "'La conjura de los necios' fue la victoria final de una vida que acabó de forma muy trágica, asegura el autor a su paso por Madrid, donde hoy participará en el «Ignatius Day» en Casa del Lector. La primera vez que MacLauchlin leyó la obra que hizo a Toole póstumamente famoso estaba en un café, rodeado de fanáticos que leían la Biblia, e irrumpió en una risa escandalosa. 'Ahora sé que a él le hubiera parecido una referencia adecuada', confiesa, riendo igualmente. El libro le cautivó, porque contiene las 'preguntas básicas de la vida' de su autor".

Obituarios. Ayer falleció en accidente de tráfico el empresario Leopoldo Rodés. Los periódicos exhiben grandes informaciones sobre su vida y sus mecenazgos. En el Abc, Salvador Sostres enjareta estas líneas: "Leopoldo Rodés fue la mejor demostración de que un empresario sabe mucho mejor qué hacer con su dinero que el Estado con el IVA que nos arrebata; y que la eficaz distribución de la riqueza vale más fiarla a la generosidad de los burgueses que a la terrible maquinaria de la burocracia. Rodés dedicó una parte importante de su vida a tratar de explicarle al Gobierno –fuera del color que fuera– que no es que los americanos sean más solidarios, o estén genéticamente más predispuestos al mecenazgo, sino que tienen más dinero para invertir porque no se lo ha saqueado el Estado".

Sigue: "Fue un empresario brillante, innovador en su sector, y superó las pequeñas agencias de publicidad con su central de compras a la que llamó Media Planning, y cuya estrategia consistía en crear la suficiente masa crítica para hacerse con espacios de publicidad en los medios de comunicación a precios más interesantes. Fue un hombre avanzado a su tiempo y dominó claramente este negocio en España, en la edad dorada de la publicidad, durante los años 70 y 80. Media Planning experimentó un crecimiento espectacular, hasta acabar aliándose con Havas Media, francesa, la primera central de compras publicitaria del mundo. Se le conoció, respetó y celebró por su papel decisivo en la candidatura de Barcelona para organizar los Juegos Olímpicos de 1992. Si a Juan Antonio Samaranch, en su condición de presidente del Comité Olímpico Internacional, le correspondió la gestión política y estratégica de la candidatura, Rodés se dedicó con cuerpo y alma a tejer complicidades y a buscar patrocinio. Convenció al entonces presidente Pujol de que se embarcara en un proyecto que no era el suyo e hizo de coordinador entre las empresas y la Administración para que primero a la candidatura y luego al comité organizador, no le faltaran los recursos. Rodés, junto al alcalde Maragall y a Samaranch, fue el artífice del gran proyecto de los Juegos Olímpicos, que hoy la izquierda salvaje desprecia con su retórica tribal, pero que puso a Barcelona en el mapa y gracias a ello es hoy una de las ciudades más deseadas, sólo superada en turistas por París y Londres".

Flor de una década, inercia de los Juegos, pero el turismo, como el rascar, se va a acabar. La primera edil de Barcelona se ha bajado el sueldo, pero se lo ha dejado en ochenta mil euros al año, muy por encima de los 2.200 al mes que pretendía cobrar. Dice que el resto se lo dará a los pobres. ¡Qué grande es la alcaldesa!

9 de julio, santos Verónica Giuliani, Anatolia y Audaz de Velino, Everilda de Sajonia, José Yuan Zaide y Joaquín He Kaizhi.