Propuesta gastronómica

Ricardo Sanz trae "un trozo de Madrid con un toque japonés" a Casa de Tapas Cañota

El chef triestrellado del restaurante Kabuki de Madrid es elegido cocinero invitado en la carta del local de la calle Lleida de Barcelona durante dos meses

3 min
El chef triestrellado Ricardo Sanz (izquierda) junto a uno de los propietarios del Grupo Iglesias, Juan Carlos Iglesias (derecha)
Cristina Farrés
Martes, 14.07.2015 18:16

Si hay alguien quiere probar la restauración de Ricardo Sanz, el chef con tres estrellas Michelin (una en cada restaurante) y tres soles Repsol, sin pagar el tiquet medio del Kabuki ni desplazarse a Madrid, ahora tiene la oportunidad de ir a Casa de Tapas Cañota, el local de los hermanos Iglesias en Barcelona. Sanz ha sido elegido cocinero invitado en la carta del restaurante.

Su propuesta gastronómica es “un trozo de Madrid con un toque japonés”, en sus propias palabras. Unos huevos rotos con atún picante (sólo con especias niponas) que en breve se podrá degustar. “Es una propuesta sencilla a un precio módico”, ha añadido el dueño del restaurante, Juan Carlos Iglesias.

Relevo de Arguiñano

La puesta de largo del plato ha tenido lugar este martes. El chef del Kabuki ha llevado al Cañota una tapa consistente pero que no es pesada en la que el atún es el protagonista indiscutible.

El chef triestrellado Ricardo Sanz con la tapa que propone para el Cañota

Sanz toma el relevo de Carlos Arguiñano, el último chef invitado a la carta de la casa de tapas. Se une a una lista que incluye nombres como el de Dani García, Quique Dacosta, los hermanos Córdoba, Paco Romero y Arzak.

Fines solidarios

Todos ellos han cedido parte de su talento a los fogones de los Iglesias, socios de los hermanos Adrià (Ferran y Albert) en el grupo BCN 5.0, la sociedad que controla los restaurantes Tickets, Pakta, Bodega 1900, Hoja Santa y Niño Viejo. El Cañota es un proyecto particular del Grupo Iglesias, la mercantil que también incluye los locales Rías de Galicia y Espai Kru. Eso sí, lo han hecho por una causa solidaria.

Parte de toda su recaudación (un euro por cada tapa que se venda) se dedica a la fundación privada Iván Mañero, una entidad sin ánimo de lucro que trabaja en Guinea Bissau. Los clientes del Cañota eligen a través de la página de Facebook del restaurante a qué proyecto en concreto se van ha destinar los fondos de cada edición del cocinero invitado.

En el caso de Arguiñano, los comensales de la casa de tapas decidieron adquirir un equipo quirúrgico de campaña para el hospital de Mañero. “Estamos a punto de cubrir el gasto”, manifestó Iglesias.

Cuatro meses de media en la carta

Los huevos estrellados con atún picante estarán dos meses en la carta de Casa de Tapas Cañota, según la propaganda del local. “¡¡Sólo dos meses improrrogable!!”, aseguran sus responsables. Con todo, al final no son tan restrictivos como asegura su márketing.

El tiempo medio real en que se han podido degustar las propuestas gastronómicas de los cocineros invitados alcanza los cuatro meses. En alguna ocasión incluso han ido más allá.

La Casa de Tapas Cañota se encuentra en el número siete de la calle Lleida de Barcelona.