Pulso entre el Gobierno de Atenas y Europa

Tsipras dice 'sí' al Eurogrupo pero pide a los griegos que digan 'no'

El primer ministro griego mantiene la 'amenaza' del referéndum mientras espera una respuesta de los países de la eurozona a su última propuesta, que consiste en aceptar la oferta del viernes pasado, aunque con matices.

3 min
Una ciudadana griega contempla a Tsipras este mediodía en la televisión
Redacción
Miércoles, 1.07.2015 18:50

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, mantiene el pulso con el Eurogrupo mientras espera una respuesta a su última propuesta, que consiste en aceptar la fórmula elaborada por los ministros de Economía de la zona euro el pasado viernes para acceder a un tercer programa de rescate.

Tsipras, que el viernes no aceptó la oferta europea, pretende que no se diluya el posible efecto disuasorio de la consulta popular. Y por eso reclama a la población un ‘no’ a la propuesta que él mismo ha aceptado, aunque con algunos matices.

Todo ello complica aún más la situación.

Suavización de la propuesta inicial

Bruselas propuso el viernes dejar el IVA que afecta al turismo, la principal actividad económica griega, en el 13%, y no del 23% como se dijo inicialmente. Un paquete de ayudas para el tercer programa de relanzamiento de la economía por valor de 35.000 millones euros, más un compromiso etéreo de hacer una quita de la deuda –180% del PIB— en el futuro; también incluía leves mejoras en la reducción del gasto en pensiones, las condiciones de acceso a las jubilaciones y el presupuesto militar.

Entonces, Tsipras se levantó de la mesa y anunció la convocatoria de un referéndum. El martes, después de que Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, mejorara ligeramente las condiciones de la propuesta de los países acreedores –o socios, como se les llamaba tradicionalmente-, Atenas presentó una contrapropuesta que el Eurogrupo se negó a debatir a fondo.

Hoy, el Gobierno griego ha manifestado su disposición a aceptar las condiciones del viernes con unas pequeñas variaciones. El Eurogrupo discute sobre qué camino tomar en estos momentos, aunque la posición alemana, la de más peso, consiste en no dar una respuesta hasta que se celebre el referéndum, una forma de decir que no se deja presionar por la medida.

Una quita de la "impagable" deuda

Yanis Varoufakis, ministro de Economía, colgó ayer en su blog unas reflexiones sobre el momento que vive su país en las subrayaba que el fondo de la cuestión está en la reestructurqación -reducción- de la "impagable" deuda de Grecia. Los ministros europeos han aceptado tocar la eventualidad de la quita, pero sin concreciones, que es lo que ahora quiere Syriza.

El referéndum servirá para negociar a fondo el nuevo programa de rescate -el Eurogrupo lo acepta así- en caso de que triunfe el 'sí'. En el supuesto de una victoria del 'no', Tsipras no tendría otra salida que convocar elecciones. 

Papandreu sale a la palestra

Por su parte, el exprimer ministro griego George Papandreu ha advertido este miércoles de que la victoria del 'no' sería una "catástrofe" para el país y ha confiado en que el 'sí' se imponga y se forme un "gobierno de unidad nacional" que aglutine a todas las fuerzas.

"Espero de corazón que Tsipras consiga alcanzar un acuerdo de última hora que le permita revocar el referéndum o hacer campaña por el 'sí', ha confiado el político socialista en una entrevista concedida al diario italiano La Repubblica.

"Si gana el 'no' nos arriesgamos a una catástrofe: nos deslizaremos lentamente fuera del euro", ha prevenido, subrayando que "los que lo pagarán serán precisamente los pobres y los jubilados a los que le primer ministro dice defender".

Comentar