Rebelión del grupo municipal

Un tranvía llamado discordia en CDC

Mas da su aval al proyecto de Colau de unir el tranvía por la Diagonal, y el grupo municipal que encabeza Xavier Trias "recuerda a ambos" que la consulta de 2010 rechazó el proyecto

2 min
El Trambaix, a su paso por la parte alta de la Diagonal de Barcelona
Carles Bellsolà
Jueves, 30.07.2015 20:29

El acuerdo verbal alcanzado este jueves entre la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el presidente de la Generalitat, Artur Mas, para impulsar la conexión del tranvía por la Diagonal ha provocado una inusual reacción del grupo municipal de CiU. Un comunicado de urgencia en el que prácticamente se revelan contra su jefe de filas.

En el comunicado, el grupo de CiU -CDC y Unió no se han separado en el consistorio- "recuerda a la alcaldesa Ada Colau y al 'president' Artur Mas" que la consulta ciudadana del año 2010 -"la única" celebrada en la ciudad, especifican- "rechazó de plano situar el tranvía en la Diagonal".

La reacción demuestra el malestar del grupo municipal, que encabeza el ex alcalde Xavier Trias, ante un pacto que los deja en una pésima situación en el consistorio. Y es que el gran proyecto urbanístico de Trias en el pasado mandato fue la reforma del tramo más céntrico de la Diagonal -entre Passeig de Gràcia y Francesc Macià-, que contemplaba una diagonal libre de tranvía. Sin olvidar que fue Trias quien abanderó el rechazo al tranvía antes de la consulta de 2010.

Trias, deslegitimado por Mas

Con el aval público de Mas a la unión del tranvía por la Diagonal, el grupo municipal de CiU se vería deslegitimado para hacer oposición al proyecto. E incluso con el temor de, eventualmente, verse presionado para apoyarlo con sus votos.

El comunicado lleva cuidado en no atacar directamente a Mas. Pero si lo pone en plano de igualdad con Colau cuando recuerda "a ambos", hasta en tres ocasiones, que la consulta de 2010 rechazó categóricamente la unión de los dos tramos actuales de tranvía por la Diagonal.

El repentino apoyo de Mas a un proyecto rechazado de plano por sus correligionarios podría explicarse por otros motivos. Hoy Colau se ha conformado con un reconocimiento parcial de Mas de la deuda que la Generalitat mantiene con el Ayuntamiento, así como con una promesa inconcreta de impulsar la llegada de la L9 del metro a la Marina del Port Vell y la Zona Franca. Colau ha respondido prometiendo a Mas "absoluta lealtad institucional". Y anunciando que facilitará que el 11 de septiembre haya "una gran manifestación", que espera que sea "un éxito".

Comentar