¿'Barceluña' o Barcelona?

3 min
Martes, 25.08.2015 00:00

Fue el geógrafo británico George G. Chisholm quien acuñó la palabra Hinterland para referirse a los territorios ligados económica y culturalmente a un núcleo urbano pujante. Muchos lo recordaremos más por su uso en la Alemania nazi. Berlín, Alemania, era el centro. Los territorios ocupados eran su sustento. Una situación que, por supuesto menos belicosa, se da en cualquier parte del mundo. Cataluña no es una excepción mundial. Cataluña como territorio se comporta como todos.

Artur Mas, el astuto, es también consciente de esa cuestión. Por ello, siempre ha insistido en la posición clave de Barcelona durante el proceso. Tanto por el número de votos como por el valor simbólico de disponer de una capital fuerte al frente. Cualquier Estado requiere de una capital fuerte. Viendo ayer la película Diplomacia recordé aquella frase de Adolf Hitler donde decía algo así como “París no debía destruirse hasta que Berlín fuera más bella. Pero una vez, Berlín estaba derruida había de destruir París” –por suerte, nunca sucedió–.

Cataluña, de pertenecer a Francia, no sería más que la capital de la Catalogne, una provincia vulgar del sur del país

Como pueden imaginar un Hinterland requiere una ciudad central fuerte y, podríamos decir, entregada. Para disipar dudas, la capital catalana si hubiera pertenecido al país vecino sería una vulgar capital de provincias del sur de Francia, capital de la Catalogne. Su Hinterland se desarrolló gracias a su pertenencia a España, no a Cataluña. Aunque a algunos les pese, Barcelona es a Cataluña lo que Cataluña jamás sería a Barcelona. Y el área de Barcelona, con los datos de hoy, no está por la independencia.

¿Datos para reflexión? Votos del área de Barcelona, más cercana. Para evitar suspicacias hemos elegido la comarca del Barcelonès –creada por la Generalitat–. Entre los cinco municipios: Barcelona, l'Hospitalet de Llobregat, Santa Coloma de Gramenet, Badalona y Sant Adrià del Besos hubo cerca de un millón de votos en las últimas elecciones municipales. De ellos, más del 60% fueron para formaciones no independentistas. Considerando el censo total, ese porcentaje se eleva a más del 75% en contra. Casos “sangrantes” para Mas y compañía como l’Hospitalet, donde la suma de votos independentistas representa apenas un 15%; o Santa Coloma, con apenas un 8%. Menos de un 5% del censo total.

Debemos pensar que Barcelona tiene un hinterland a su servicio (Cataluña), pero Cataluña no tiene a Barcelona su servicio. Y ése es un detalle muy importante en todo este proceso para reflexionar. ¿Cómo ni tan siquiera puede plantearse la independencia de un territorio si capital tiene un 75% del censo en contra? ¿O con las primeras poblaciones del país con apenas un 5% del censo a favor? Algunos confunden Barcelona con Cataluña. Pero Barcelona, aunque el último alcalde Trias lo intentará enterrar, es el todo de Cataluña. Dicho de otra forma: Cataluña no es nada sin su capital. Por suerte, se llama Barcelona no “Barceluña” como algunos pretenden.
Artículos anteriores
¿Quién es... Carles Enric López?
Carles Enric
Soy un tipo corriente. Estudié una carrera en Barcelona e hice un Erasmus en Londres. Me casé, tuve hijos, me divorcié, me divertí, me junté, me separé… y siempre pensé que escribir era apasionante, sobre todo de lo cercano. Mi experiencia en el mundo editorial me permitió entender que vivía en un país que confunde profesionalidad con no tener ideas propias. Eso me preocupó y con los años sólo procuro ser coherente. No me caso con nadie, y eso no gusta. Si busca pleitesía al poder no lea mis artículos.
Comentar