EXPANSIÓN LO MÁS RÁPIDA POSIBLE

¿Está Uber en pérdidas?

Una publicación estadounidense indica que la compañía cerró la primera mitad de 2014 con unos números rojos de 147 millones de euros

2 min
Protesta de los taxistas de Barcelona contra la aplicación Uber
Redacción
Jueves, 6.08.2015 17:59

La polémica aplicación Uber, la misma que ha puesto en pie de guerra a taxistas de medio mundo, está valorada en más de 1.000 millones de euros. Con todo, una publicación estadounidense ha publicado un extracto que asegura que pertenece a la contabilidad del grupo y muestra unas perdidas de 147 millones de euros en la primera mitad de 2014.

Los números rojos serían una máxima en el seno de la compañía, según una fuente interna. El objetivo de crecer lo más rápido posible y llegar a muchos mercados ha lastrado las cuentas, que no se encontrarían precisamente saneadas.

Cuentas sin auditar

El mismo interlocutor señala que se ha optado por esta estrategia de negocio en la que los beneficios finales y el retorno del capital a los inversores sería un objetivo por detrás de la política expansiva.

Lo que ha levantado las sospechas en EEUU es el desconocimiento que existe sobre las cuentas de la empresa. Uber ha explicado que ganó 95,3 millones en 2013 y 94,4 millones en la primera mitad de 2014, pero las cifras que dio a conocer no estaban auditadas.

Además, afirmó a los inversores que espera ganar unos 1.800 millones de euros en el ejercicio en curso.

Denuncias por competencia desleal

La aplicación ha llegado a 58 países y a 323 ciudades de todo el mundo, aunque no opera con facilidad en algunos de ellos. En París, por ejemplo, dos de los altos ejecutivos de la firma fueron detenidos en julio y la empresa decidió tirar la toalla. En otros, como China, se encuentra en pleno desembarco y destina más de 900 millones a este fin.

Los taxistas españoles también han salido a la calle para protestar contra lo que consideran que es competencia desleal, igual que en Nueva York, Ciudad de México o Bogotá. Los usuarios de Uber tienen problemas en estas regiones para usar el servicio. Incluso se ha intentado dar la vuelta a la situación i convertir a sus taxistas en repartidores de comida, entre otros.