¡Aleluya! Podemos ser de La Roja

3 min
Miércoles, 26.08.2015 00:00

Lo ha confirmado este martes Raül Romeva: "Uno podrá ser español viviendo en Barcelona e incluso seguidor de La Roja". Sin lugar a dudas, es la gran preocupación de todos los que vamos a votar el día 27S. Raül, el gran Romeva, permitirá al 'vulgo' ser de una selección de fútbol y vivir con ello en Barcelona. Es un gran paso para la democracia. Ya sabemos que en Francia es obligatorio ser de la selección francesa, y pasear por la calle con una camiseta con un gallo.

Hoy podemos dormir más tranquilos. Romeva ha descubierto que uno puede ser español viviendo en Barcelona

No nos engañemos, en España --por suerte, Cataluña será independiente-- obligaban a chillar los goles de Iniesta o de Villa bajo pena de arresto o fusilamiento. Claro, Romeva, y su familia de la lista, traen la libertad. La libertad que Artur Mas, el astuto, recuerda que hemos de conseguir. Nos dejarán pensar, no como esos españoles que nos obligan a decir a todo que sí. Eso sí, no ha explicado si habrá 'cartillas de racionamiento' para ser de La Roja. Estas, supongo que deberemos pedirlas en oficinas creadas al uso, gestionadas por algún familiar independentista, para disfrutar de esa gran libertad de la que ninguna nación del mundo disfruta.

Hoy podemos dormir más tranquilos. Romeva ha descubierto que uno puede ser español viviendo en Barcelona. Ahora solo falta esperar que diga que un inglés puede vivir en Barcelona, o un francés o un congoleño. No hace falta decir que también esperamos una declaración donde confirme que podremos ser del Athletic de Bilbao, del Real Madrid o de la selección de las Isla Feroe. Si contamos todas las selecciones y todos los equipos del mundo, nos esperan muchos días de declaraciones... perdón, estupideces.

Porque, seamos claros y rotundos, ¿qué mente enferma puede pensar que hay que decir semejante subnormalidad? ¿En qué mundo viven? ¿Quién de ellos había pensado prohibirlo para que Romeva diga que no se prohibirá? Romeva es un pozo sin fondo, pero un pozo lleno de excrementos. Decíamos que esto sería histriónico, pero si, a un mes de las elecciones, estamos viendo este tipo de declaraciones, no quiero ni imaginar qué nos deparará la campaña.

Cuando alguien quiere obligar a tener sentimientos específicos eso tiene un nombre: fascismo. Y, como catalán, da vergüenza que esa gentuza asocie nuestro nombre a semejantes parafernalias propias de otra época. Sean de La Roja, voten independentista, o lo que quieran, pero jamás prohíban pensar como Romeva quiere hacer.

Artículos anteriores
¿Quién es... Carles Enric López?
Carles Enric
Soy un tipo corriente. Estudié una carrera en Barcelona e hice un Erasmus en Londres. Me casé, tuve hijos, me divorcié, me divertí, me junté, me separé… y siempre pensé que escribir era apasionante, sobre todo de lo cercano. Mi experiencia en el mundo editorial me permitió entender que vivía en un país que confunde profesionalidad con no tener ideas propias. Eso me preocupó y con los años sólo procuro ser coherente. No me caso con nadie, y eso no gusta. Si busca pleitesía al poder no lea mis artículos.
Comentar