iba vestida de negro

Anne Hathaway ilumina la fiesta Flower Power de Ibiza

La protagonista de 'Los miserables' acudió a la velada acompañada del diseñador Valentino

2 min
Anne Hathaway junto al diseñador Valentino y al relaciones públicas Carlos Martorell
Redacción
Miércoles, 12.08.2015 12:25

La Flower Power, la fiesta más exitosa de Pachá y uno de los acontecimientos sociales más importantes del agosto ibicenco, reunió a un nutrido grupo de caras conocidas del panorama nacional aunque sin duda hubo que destacar la presencia de la oscarizada actriz Anne Hathaway, muy elegante con un vestido negro, contraviniendo una de las normas sagradas de la isla pitiusa: el blanco.

La actriz acudió acompañada por el diseñador Valentino, junto al que disfruta de unas vacaciones a bordo de su lujoso yate visitando diferentes lugares del mundo. 

Fiesta temática

Ibiza es la isla más hippie de Europa. Y cada año lo sigue demostrando con la fiesta temática que organiza la discoteca Pachá a la que acuden algunos de los famosos más carismáticos, como la intérprete de Los miserables, que mantiene desde hace años una estrecha amistad con el creador italiano, a quien ha acompañado en la inauguración de muchas de sus colecciones a lo largo y ancho del mundo incluso durante la presentación de su libro En la mesa del emperador. Además, el consagrado modisto fue el encargado de diseñar su vestido de novia hace tres años para su enlace con Adam Shulman.

Ambos --diseñador y actriz-- posaron junto al modelo español Jon Kortajarena, quien también se ha unido a las vacaciones del modisto en alta mar tras poner fin a su relación sentimental con el actor Luke Evans.

Los años de esplendor de la isla

La fiesta Flower Power rememora los años de esplendor de Ibiza, en plena efusión del movimiento hippie, que es cuando fue creada la discoteca Pachá en la isla, la segunda de la marca de Ricard Urgell, que antes había abierto la primera sala de su cadena en Sitges.

Aunque desde entonces, primeros setenta, la moda y la discoteca han evolucionado dejando atrás la música y los hábitos de aquellos jóvenes, Urgell organiza cada año un encuentro en memoria de aquellos días, que tanto echa en falta el propio empresario barcelonés.