Artur Mas, el astuto, ¿ciego, tonto o mentiroso?

4 min
Lunes, 31.08.2015 22:45

Para aquellos que duden, tengo a Artur Mas por un tipo inteligente. Siempre he pensado que aquel que llega a presidente de algo, hasta George Bush, puede ser todo menos tonto. Recuerdo la primera vez que intercambié cuatro palabras con el actual president. Fue allá por principios de siglo. Me entregó uno de esos premios de la Generalitat como conseller de Economía. Supongo que en alguna hemeroteca oficial aún debe haber alguna foto. En aquel tiempo yo vivía con mi ego sin domesticar, y no cabía en mi pared una fotografía con un simple conseller.

Si Artur Mas no es tonto y tampoco es ciego, entonces preguntémonos: ¿Cómo explicar el 3% --o más-- de Convergència? Parece imposible que, por omisión o acción, no se enterase de nada. Pues respuesta fácil: el tipo miente

Fue una de esas veladas, dígamos, aburridas. Ya saben, hotel de lujo --creo que el Arts--, cena pagada, desconocidos en tu mesa y gente a la que nunca más vuelves a ver felicitándote a cada paso. Supongo que hay gente a la que le encanta, pero a mí me aburren. Mientras hablaba, creo recordar, el gran José Manuel Lara, esperábamos en una especie de escalinata el entonces conseller y yo. La verdad, como soy a veces un poco chorra, alguna broma debí hacer porque conseguí que el tipo sonriera. Por entonces ya tenía fama de robot programado, poco preparado para empatizar con la gente. Pero, bueno, yo aún debía tener algún encanto para convertirle en dos segundos en persona.

Luego he coincidido con él en alguna feria del libro intercambiando tres o cuatro frases. No soy asiduo a actos oficiales o comidas privadas, por lo que poco trato más he tenido con el president. Pero reconozco que en todos los encuentros me pareció un personaje no precisamente tonto.

Más tarde, cuando Artur Mas ya era presidente, en algún intercambio telefónico con el --en aquel momento-- Molt Honorable Jordi Pujol, me quedó claro que tampoco era ciego. Pujol --siempre un cachondo conmigo-- me comentaba que no se entendía con Mas. Según Pujol, él ya no pintaba nada y Mas controlaba todo al milímetro. No parecían grandes amigos, pero sí constaté que, para Jordi Pujol, el ya president no era ciego.

O sea que, si Artur Mas no es tonto y tampoco es ciego, entonces preguntémonos: ¿Cómo explicar el 3% --o más-- de Convergència? Parece imposible que, por omisión o acción, no se enterase de nada. Pues respuesta fácil: el tipo miente. Aunque fastidie, casi es su mejor jugada. Si no fuera así, deberíamos pensar que es tonto, lo que me jodería porque implica que tengo mal ojo para la gente. Y si no fuera tonto, sería ciego, lo que llevaría a Jordi Pujol a ser un mentiroso. Pero... ¡en eso no vamos a entrar! Digamos que Pujol tendrá mil defectos, pero me da que tiene ojo y es muy largo. Al final sabe perfectamente lo que sabe Mas, y ambos tienen la necesidad de protegerse. La gran duda es si de alguien que no es tonto ni ciego se puede demostrar fácilmente que miente.

Entonces, como mostró Jordi Pujol, sólo vale la confesión. Y, seamos sinceros, Artur Mas no es tan valiente como para confesar sus pecados. No es tonto, no es ciego, pero aún menos valiente. Eso abre una puerta: ¿Y la 'Guardia de Corps' del president? En una Cataluña de mercaderes, donde la mentira se ha convertido en el acicate de la vida de algunos, no se sorprendan si el poderoso señor don dinero convierte a sus tristes 'guardias de corps' en perfectos barítonos. Mi gran duda es quién les pagará más. Y, peor, su gran duda es quién de ellos pedirá menos.

Artículos anteriores
¿Quién es... Carles Enric López?
Carles Enric
Soy un tipo corriente. Estudié una carrera en Barcelona e hice un Erasmus en Londres. Me casé, tuve hijos, me divorcié, me divertí, me junté, me separé… y siempre pensé que escribir era apasionante, sobre todo de lo cercano. Mi experiencia en el mundo editorial me permitió entender que vivía en un país que confunde profesionalidad con no tener ideas propias. Eso me preocupó y con los años sólo procuro ser coherente. No me caso con nadie, y eso no gusta. Si busca pleitesía al poder no lea mis artículos.
Comentar