CDC insiste en presentarse como víctima de la investigación del 3%

Rull asegura que el objetivo era "condicionar a la opinión pública" contra su partido

3 min
Reunión de la ejecutiva de CDC este lunes. En primer término, el coordinador general, Josep Rull, y el presidente del partido y de la Generalitat, Artur Mas.
Carles Bellsolà
Lunes, 31.08.2015 16:27

CDC no ha recibido comisiones, las cuentas de su fundación son claras y públicas, y la operación policial del pasado viernes en su sede solo pretende perjudicar electoralmente a Junts pel sí. Esta es la tesis que defiende -y vende- el partido de Artur Mas, que ha convertido un caso de presunta corrupción propia en una agresión ajena.

En su primera rueda de prensa posterior a la ejecutiva de CDC tras la operación policial del pasado viernes, por comisiones del 3% presuntamente cobradas por el partido, el coordinador general de la formación, Josep Rull, ha seguido una estrategia muy clara: negar todas las acusaciones y presentar la investigación como dirigida -sin especificar por quien- a perjudicar a su partido en las elecciones del 27S.

"Espectáculo mediático"

"El objetivo de esta actuación no es determinar la verdad", ha proclamado Rull, que ha definiciado la intervención policial como "espectáculo mediático para influir en las elecciones". "Nos ratificamos", ha continuado Rull, aludiendo al posicionamiento del partido del mismo viernes. "La espectacularidad de la actuación determina que el objetivo no era la justicia".

Rull se ha extendido especialmente sobre esta "espectacularidad" de la actuación policial. Ha valorado que el número de agentes destinados fue "desproporcionado", y que estos estuvieron destacados en la sede del partido "durante cinco horas sin hacer nada, porque esperaban a un secretario judicial". Y ha asegurado que, pese a salir con "10 cajas" de la sede, en realidad los agentes apenas requisaron documentación.

Las 10 cajas y el cuarto de caja

"Solo se llevaron un cuarto de caja", ha sostenido Rull. El dirigente de CDC ha asegurado que "las otras 10 cajas" consistían en "la contabilidad de la Fundació CatDem". Y que esta contabilidad no solo fue "cedida voluntariamente" por la fundación de CDC, sino que ya estaba depositada en el Tribunal de Cuentas.

Rull también ha hablado sobre Teyco, la empresa de la familia Sumarroca que podría haber pagado comisiones ilegales a CDC, según sospechan los investigadores. "El material de Teyco que se encontró fueron solo dos tarjetas de visita", ha asegurado. Preguntado directamente por si CDC había cobrado comisiones ilegales de los Sumarroca, Rull lo ha negado "contundentemente". Aunque matizando que lo hacía "con la información de la que diospongo, que es mucha".

Denuncia que se requisó "material sensible"

Rull ha presentado a su partido como víctima de la operación por lo que considera un intento de "condicionar a la opinión pública en contra de CDC". Pero no solo por eso. También ha denunciado que los investigadores requisaron material "sensible" no relacionado con el caso.

"Se llevaron todos los discos duros de la Fundació CatDem", ha asegurado. Discos en los cuales hay, según Rull, "material estratégico de cómo queremos enfocar las elecciones". "Nos preocupa que antes de unas elecciones se requise un material muy sensible en términos políticos, que puede poner en entredicho la libertad ideológica y de partidos", ha proclamado Rull. Que también se ha preguntado "en manos de quién" está ahora el material "sensible" al que alude.

Comentar