consternación en la city

Condenado a 14 años por manipular el Líbor durante tres años

Tom Hayes daba información falsa desde UBS y Citigroup para que el interbancario de Londres oscilara en función de sus intereses

2 min
Tom Hayes saliendo de la sala de juicios
Redacción
Lunes, 3.08.2015 19:35

Tom Hayes, un antiguo operador de UBS y Citigroup, ha sido considerado culpable del delito de conspiración para cometer fraude por su manipulación del Líbor (London InterBank Offered Rate) y condenado a 14 años de prisión, lo que le convierte en la primera persona en ser juzgada y condenada a título individual por este delito.

La Oficina de Fraudes Graves (SFO por sus siglas en inglés), organismo que presentó la denuncia, ha informado que el Tribunal londinense de Southwark Crown Court ha encontrado a Hayes culpable de los ocho cargos de los que se le acusaba. Todos ellos relacionados con la manipulación de la información con que se forma a diario el Líbor, el precio al que los bancos se prestan en el mercado interbancario de Londres.

Líbor referenciado al yen

Tom Alexander William Hayes, de 35 años, fue una de las tres personas detenidas e interrogadas el 11 de diciembre de 2012 por miembros de la SFO y de la policía de la ciudad de Londres. El ex operador estaba especializado en productos referenciados al Líbor denominados en yenes y había trabajado en Tokio y Londres.

Durante su etapa laboral en UBS y Citigroup, Hayes conspiró con "otras muchas personas" para realiza o solicitar procedimientos de establecimiento del Líbor que eran falsos o engañosos, con la intención de perjudicar los intereses económicos de otros actores.

Tres años y desde dos bancos

Estas actuaciones tuvieron lugar entre agosto de 2006 y diciembre de 2009, cuando fue empleado de UBS, y entre diciembre de 2009 y septiembre de 2010, cuando trabajó para Citigroup.

El jurado oyó a Hayes solicitar de forma reiterada a operadores y corredores rivales, así como a compañeros de su propia entidad, que modificaran el Líbor al alza o a la baja según sus necesidades, ofreciéndoles a menudo una recompensa por ello.

La sentencia concluye una de las partes de la investigación sobre el Líbor que lleva a cabo de forma permanente la SFO, que destaca que otras 12 personas están a la espera de juicio, una de las cuales se ha declarado culpable.