El periodista Josele Sánchez denuncia amenazas por parte de los nacionalistas

El controvertido autor del libro Con la piel de cordero sobre el líder fallecido de PCE, Santiago Carrillo, explica las constantes amenazas que recibe por los artículos que publica en su blog

6 min
El periodista Josele Sánchez
Redacción
Jueves, 27.08.2015 15:56

Josele Sánchez es hiperactivo, responde con rapidez y le fluye la palabra con precisión. Su mirada es penetrante, gesticula al hablar y reafirma sus argumentaciones con montones de citas bibliográficas de memoria. Se nota su pasado docente. Siempre es didáctico en sus comentarios y, pese a parecer en principio un tipo frío, incluso algo altivo, se le humedecen los ojos cuando habla de su familia.

Joselé Sánchez es un periodista que ha recibido todo tipo de amenazas por parte de los nacionalistas por escribir en su blog lo que piensa. La amenaza que más le ha dolido es la que ha sufrido su hija de tan solo 15 años. Sánchez cuenta que los "fascionalistas" consiguieron el móvil de ella y le enviaron el siguiente mensaje: "Da muchos besos al fascista de tu padre porque te queda poco tiempo para disfrutarlo".

No cambiará de actitud

El acoso que vive dice ser "constante", y le ha afectado a la salud y a la vida familiar. Pintadas amenazantes, multitud de llamadas anónimas, amenazas por whatsapp y en las redes sociales, son los principales actos bandálicos que ha sufrido en propia piel. "Familia y amigos me piden, casi me imploran --a sabiendas que no tienen nada que hacer-- para que deje el tema, para que escriba sobre la pesca del langostino en Benicarló o sobre la popular fiesta de La Tomatina de Buñol, mi pueblo", me explica este periodista cuando le pregunto por su familia.

Este valenciano no se calla lo que piensa. Y resulta siempre polémico. Si se da un vistazo en su blog se observa que es un firme defensor de “la nacionalización de la banca”, "los derechos de los trabajadores" y "los derechos del pueblo palestino", frente "al terrorismo de Estado" que, a su jucio, "practica Israel".

Acusaciones disparatadas

Una de las cosas que más le molestan es que los nacionalistas le acusen de facha y de no ser de izquierdas. "Si hablo de economía con cualquiera de los que me dicen facha resulta que les adelanto, por la izquierda y a 250 km/h", afirma, para después sentenciar con actitud directa y tajante: "Acusarme a mi de facha es como acusar a Jesucristo de ateo".

Y es que no tiene reparos en equiparárse con el mismísimo Jesucristo ni en afirmar que se tomaría la justicia por su mano: "¿Quién me va a defender? ¿Los Mossos d’Esquadra?, ¿la Ertzantza?, ¿la polícia foral navarra?". "Ya ni siquiera denuncio porque es una pérdida de tiempo", zanja.

España no peligra

Josele Sánchez, no obstante, considera que no todo está perdido y agura una larga vida a España pese al actual desafío a su integridad. "España existía el siglo pasado, y el anterior, y el anterior del anterior… y España seguirá existiendo el siglo próximo. Eso puede darlo usted por seguro", me interpela.

Su diagnóstico de por qué hemos llegado hasta aquí es muy claro. Casi sin matizes. Dice conocer quiénes son "los que alientan, dirigen y representan políticamente a sus amenazadores".

Para el periodista, se ha dejado en manos de los nacionalistas la educación de los hijos: "¿Qué historia se enseña en las ikastolas? ¿Qué historia se enseña en las escuelas de Cataluña? Ese es el verdadero problema. Si desde bien pequeñito te enseñan que Adán no se llamaba Adán sino Jordi o Iñaki, si te enseñan que Eva no se llamaba Eva sino Montserrat o Idoia, si te enseña que El Edén estaba en Vilanova i la Geltrú o en Baracaldo, pues claro, acabas por creerte que Dios es catalán o que es vasco".

El papel del jefe del Estado

Su lenguaje mordaz no deja indiferente a nadie. Este republicano tiene la solución a la tensión nacionalista entre el Estado y las administraciones autonómicas vasca y catalana. "La solución pasaría porque el Jefe del Estado en lugar de dedicarse, como hizo su padre, a vivir como un rey, cumpliera con su única obligación constitucional y para la que le pagamos un sueldazo todos los españoles que es ser garantía de la unidad de la patria".

Aplicar la Constitución es su otra solución. Sánchez defiende a que España sea un país moderno y desacomplejado ante los nacionalistas: "La solución pasaría por aplicar la Constitución en lo que a términos de suspensión de las atribuciones a una autonomía que se rebela contra la legalidad vigente respecta. La solución pasaría por meter en prisión --como ocurriría en países de larga tradición democrática como Francia, Alemania o los mismísimos estados Unidos-- a todo responsable político que atentara contra la unidad de la nación".

El papel de los medios de comunicación

El periodista reivindica su papel. "Planto cara y no están acostumbrados", afirma cuando se le pregunta por qué genera tanta incomodidad.

"Fíjese que ahora mismo podría decirle decenas de periodistas, intelectuales, artistas o deportistas que se declaran nacionalistas e incluso independentistas sin que nadie se alarme por ello. Pero si un escritor y periodista, como es mi caso, se declara patriota ya queda estigmatizado sobre todo por los propietarios de los medios de comunicación", explica.

Y es que también centra su crítica hacia los medios de comunicación: "Josele Sánchez no existe, ni sus libros tampoco, para ningún medio de comunicación público catalán ni vasco ni tampoco para casi ninguno de los medios privados".

Pese a a la publicación de su segundo y controvertido libro Con la piel de cordero sobre Santiago Carrillo y asegurarnos que está siendo un éxito de ventas, añade que "no ha merecido una línea en ningún otro medio tanto en las Vascongadas como de Cataluña".

Comentar