CONCESIÓN DE 1,1 MILLONES

El cura gastroempresario Luis Lezama llevará la restauración del Senado

Su compañía sustituye al grupo Cantoblanco como operador de todos los servicios gastronómicos de la Cámara Alta los próximos tres años

3 min
El religioso Luis Lezama y una sesión del pleno del Senado
Cristina Farrés
Miércoles, 5.08.2015 20:29

Luis Lezama, el cura gastroempresario que encabeza la compañía Lexama Etxea XXI, es el nuevo encargado de los servicios de restauración del Senado. Su filial Mesa Real Gestión y Servicios de Cocina es el adjudicatario de un concurso que se abrió en diciembre de 2014 y que cuenta con un presupuesto de 1.105.500 euros, IVA incluido.

El religioso toma el testigo a la compañía que tradicionalmente se había encargado de gestionar los restaurantes en las Cortes Generales hasta que quebró, Grupo Cantoblanco del ex presidente de la patronal madrileña Arturo Fernández (forzado a dimitir por el escándalo de las tarjetas B de Caja Madrid). Los problemas económicos que arrastraba forzaron al traspaso de este negocio a Mediterránea Catering, controlada por el fondo Portobello, que ha pilotado el servicio en la última etapa.

Dueño de la Taberna del Alabardero de Washington

Lezama es muy conocido en los círculos gastronómicos. El sacerdote, de 79 años y natural de Armentia (Álava), fundó hace 26 años la famosa Taberna del Alabardero a cuatro manzanas de la Casa Blanca, en Washington DC, hermana gemela de la que ya tenía en Madrid.

Fue el primer establecimiento de cocina española de calidad en Estados Unidos y su éxito continúa intacto. Incluso cuenta con su propio libro de recetas e historias vividas en primera persona en el establecimiento, La cocina del Alabardero, que se publicó con motivo de los 25 años del restaurante.

Él mismo se presenta como “sacerdote, periodista y hostelero”. Ordenado en 1962, insiste en el acento social de las distintas ramas de actividad de Lexama Etxea XXI. Asegura que el grupo se rige por la “filosofía de desarrollo, de dar prioridad a la generación de nuevos puestos de trabajo sobre bases sostenibles y el inicio de los centros ya funcionando aportando sus beneficios o facultades crediticias”.

Pérdidas de la compañía

El contrato en el Senado le irá como anillo al dedo al grupo de restauración internacional con sede en Plaza de Oriente de Madrid. La crisis y la fortaleza del euro frente al dólar impactaron en las cuentas de la compañía.

Lexama perdió 41.223 euros en 2014, según las cuentas consolidadas en el Registro Mercantil. Los números rojos no representan un problema para la compañía, ya que los fondos propios ascienden a los 1,8 millones de euros y asumen sin problemas las pérdidas.

Precios fijados en el pliego de condiciones

La adjudicación no le da carta blanca para fijar los precios que consideren más competitivos para la compañía. El pliego de condiciones establece los precios de todos los productos que se sirvan, muy por debajo que los de otros establecimientos alrededor de la cámara pero sin competencia de terceros.

Por ejemplo, el menú completo, con pan y bebida incluida, será de 7,55 euros. El café valdrá 0,95 euros y los refrescos 1,27. También se encargarán de las máquinas expendedoras y de servir los almuerzos oficiales, cuyo precio dependerá de la categoría del ágape. El más económico es el mismo menú que se sirve en el comedor general de la cámara por 14,55 euros, y el de mayor categoría, la propuesta de gala que consta de aperitivo, dos platos, postres cafés, dulces con vino, aguas minerales y cava, vale 68,18 euros por persona.

Todos estos precios no contemplan el IVA.