El error Arrimadas

4 min
Miércoles, 19.08.2015 00:00

Ciutadans ha confundido a su organización interna en unas elecciones tan importantes como las del 27S. Elegir a una criatura como Inés Arrimadas es un error no sólo conceptual sino incluso temporal. Con todo el respeto, los candidatos deben tener una cierta imagen, pero no han de ser solo fotogenia. El tío bueno y la tía buena --aunque la apuesta femenina nunca ha sido muy palpable-- como candidatos se fundió hace muchos años en este país.

No seré yo quien critique la capacidad intelectual de la chica. Tampoco criticaré su origen andaluz. Si algo ha hecho grande a Cataluña es precisamente la mezcla de culturas, los orígenes diversos de los catalanes. Además, parece una joven brillante, es mona tirando a pijilla, y supongo tiene una conversación interesante. Pero a riesgo de ser calificado como machista, aquí no estamos votando con quién nos gustaría ir a cenar sino algo más crucial: “si acabamos de dividir el país o no”. Y no soy el único que cree que Arrimadas no está preparada para tal reto.

Cuando son momentos duros, la gente quiere experiencia, responsabilidad, no experimentos

Ciutadans tiene la opción de ser la segunda fuerza en las elecciones. Parece claro que ganará sin problemas la lista de Junts pel Sí, aunque con menos diputados de los que creen. La segunda posición, hasta la elección de Arrimadas, parecía ser una pugna entre su partido y Podemos, versión Catalunya sí que es pot. Ahora, con la irrupción de García Albiol --un candidato sí de peso-- podemos asistir a una pugna sorprendente por esa segunda plaza. Atentos no sólo a él, sino también a UDC, para algunos, el gran tapado de las elecciones.

Pero vamos al analisis. Arrimadas no arrastra obviamente el voto independentista, pero tampoco el catalanista. Ese detalle de voto difuso tenderá ahora claramente a UDC. Quizás un error conceptual pero con un candidato más fuerte debería haber pescado algo. Del resto de votantes, el voto joven y/o desencantado tiene tendencia a Podemos versión catalana. Fieles al PSC --a la baja--, y al PP --al alza--. Por lo que sólo queda pescar en votantes nuevos. Y esos votos no los moviliza con su discurso una --dicho con respeto-- “cría pija” que perfectamente encajaría por su imagen más en las listas de CiU, si tuviera su origen en Vic en vez de en Jerez.

Cuando son momentos duros, la gente quiere experiencia, responsabilidad, no experimentos. Hemos dicho alguna vez que Ciutadans se equivocó refugiando en Bruselas a Jordi Cañas --para mi gusto, uno de los mejores en el Parlament pero que jamás debía haber vuelto a la política pública--. Se equivoca también enviando en las listas autonómicas a regidores/as de ayuntamientos recién elegidos. Una falta respeto a sus votantes. Es esa sensación de cromos repetidos porque el partido no tiene fondo de armario. Pero se equivoca no leyendo el momento histórico de estas elecciones -guste o no, son históricas- colocando a un segunda fila simplemente por “estar buena”. Y eso genera una sensación extraña. Porque aunque con los votos constatarán su error jamás se moverán de allí.

Y ese es un error básico para mi gusto. A la política no se va a hacer carrera. Por ejemplo, por mucho que se comente de la irrupción de Albert Rivera, este lleva ya cerca de diez años cobrando un sueldo público. Efectivamente, otros llevan 30 años, y más criticables aún. Considerando su mejor resultado, en un mínimo de dos elecciones llegará a los 20 años viviendo de esto. Desconozco cuantos lectores cobran 5.000-6.000 euros o más al mes en la misma empresa durante tantos años.

Nunca debemos olvidar que a la política se va a servir a los ciudadanos, un mandato o dos, pero no se vive de ella. Tampoco se empieza con pocos años para medrar allí. Espero, pues, equivocarme y, si Inés Arrimadas no lográ el segundo puesto en las elecciones, como considera su partido que debe ser, dimita y deje la política. Quizás así es la única forma de valorar que la política no es un juego infantil, como cualquier oficinista con idiomas como Artur Mas ha demostrado estos años, sino un lugar serio para escuchar y trabajar por todos. Ser político es ser responsable. Ser candidato no es sólo ser una fotografía o estar muy buena. Algunos -queda claro- no entienden la política, y así nos va.

Artículos anteriores
¿Quién es... Carles Enric López?
Carles Enric
Soy un tipo corriente. Estudié una carrera en Barcelona e hice un Erasmus en Londres. Me casé, tuve hijos, me divorcié, me divertí, me junté, me separé… y siempre pensé que escribir era apasionante, sobre todo de lo cercano. Mi experiencia en el mundo editorial me permitió entender que vivía en un país que confunde profesionalidad con no tener ideas propias. Eso me preocupó y con los años sólo procuro ser coherente. No me caso con nadie, y eso no gusta. Si busca pleitesía al poder no lea mis artículos.
Comentar