arte e impuestos

El 'picasso' de 26 millones que nunca vivió donde fue pintado

Jaime Botín se enfrenta a una acusación de contrabando por tratar de sacar del país un cuadro en su velero matriculado en Londres

4 min
El velero Alix donde aparentemente ha vivido un 'picasso' durante decenios
Redacción
Miércoles, 12.08.2015 20:40

Cabeza de mujer joven, un cuadro de Pablo Picasso valorado en más de 26 millones de euros, llevaba años colgado en la pared de Alix, el velero que el multimillonario Jaime Botín tiene anclado en el puerto de Londres, cuando fue apresado el último día de julio por los agentes de aduanas de Calvi (Córcega).

Eso es al menos lo que el capitán del tres palos del banquero español relató a los policías franceses que, en respuesta al requerimiento de la Guardia Civil española, que alertaba de un posible delito de contrabando al tratar de exportar ilegalmente el picasso, lo habían interceptado. Ahora, la obra descansa y es custodiada en el Museo Reina Sofía a la espera de que se aclare el embrollo judicial que le rodea.

En manos del Tribunal Supremo

El Tribunal Supremo tiene la clave del asunto, dado que debe pronunciarse a favor o en contra del fallo de la Audiencia Nacional que declara que esta obra de arte es española e inexportable.

El Ministerio de Cultura ha pedido en dos ocasiones a la Comunidad de Madrid que incluya el cuadro en la relación de bienes de interés cultural (BIC), pero Patrimonio Cultural no lo tiene claro, no le hace caso. Está a la espera del Supremo.

Pintado en Gósol (Lleida)

El Ministerio de Cultura dijo que la obra había sido creada en España --en Gósol, Lleida, donde Picasso residió tres meses en 1906-- y que pertenece a una etapa básica del artista, y que en consecuencia no debe salir del país sin autorización. Se entiende que ese veto no afecta a su exposición sino a su venta.

El propietario se hizo con el cuadro en 1977 y sostiene que nunca ha estado en territorio español. Incluso que no fue pintado en España, dice, lo que contraviene todos los tratados sobre la obra del pintor malagueño y su conocida época catalana.

Nunca estuvo en España

En consecuencia, los abogados del banquero sostienen que su exportación es imposible porque nunca ha estado en España. El picasso siempre ha residido en el velero, dicen, matriculado en Londres, donde las fortunas de todo el mundo gozan de unas condiciones fiscales extraordinarias.

El Museo Reina Sofía custodiará la pintura hasta decisión judicial porque tiene a "los grandes especialistas y restauradores" de la obra del pintor malagueño, según han explicado a Europa Press fuentes del Ministerio de Cultura. Añaden que se trata de "un museo de referencia" y precisan que el cuadro estará con "embargo preventivo".

Segunda intentona

Ex presidente de Bankinter Jaime Botín, hermano del fallecido el ex presidente del Banco Santander Emilio Botín, ya había tratado de sacar el cuadro de España. La primera vez lo hizo mediante una petición que presentó el 5 de diciembre de 2012 a la secretaría de Estado de Cultura. En ella autorizaba a la casa de subastas británica Christie's a realizar el traslado con destino a Londres. Es evidente que esa petición es contradictoria con la versión de sus abogados en la que sostienen que la obra siempre ha estado fuera del país.

Sin embargo, unos días después, la Junta de Calificación, Valoración y Exportación de Bienes del Patrimonio Histórico Español denegó el permiso argumentando que no existía "una obra semejante en territorio español" y que se trata de una de las pocas pinturas de una etapa en la que el autor "se ve claramente influenciado por la plástica del arte ibérico" y en la que su trabajo influyó "decisivamente, no sólo en el cubismo sino también en la evolución posterior de la pintura del siglo XX".

Adquirido en Londres en 1977

Este mismo organismo encargó a la conservadora jefe de Pintura y Dibujo del periodo 1881-1936 del Museo Reina Sofía un informe en cuyas conclusiones se destacaba la "excepcional importancia" de la pintura, adquirida por Botín en 1977 a la Marlborough Fine Art de Londres.

Con esta valoración, el director general de Bellas Artes y Bienes Culturales y de Archivos y Bibliotecas dictó una resolución el 19 de diciembre de 2012 en la que denegaba "el permiso de exportación definitiva" del cuadro y pedía a la Comunidad de Madrid que declarara la pintura como Bien de Interés Cultural (BIC).