Marcha atrás de los 'populares'

El PP renuncia ahora a reformar la Constitución

Rajoy abrió el melón hace apenas 15 días

3 min
El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado.
Redacción
Lunes, 24.08.2015 17:26

Ha sido el culebrón del verano. Y se la da carpetazo incluso antes de que acabe agosto. El PP, que a principios de mes abrió la puerta a reformar la Constitución durante la próxima legislatura, se borra ahora de cualquier iniciativa en este sentido.

El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, ha anunciado este lunes que su partido no llevará ninguna propuesta de reforma de la Carta Magna en el programa con el que se presentará a las próximas elecciones generales, previstas para final de año.

"No es algo que interese"

"El PP no va a incluir la reforma constitucional en su programa electoral", ha anunciado Casado, en rueda de prensa tras la reunión del Comité de Dirección del partido. "No es algo que interese a los españoles. Tenemos otras prioridades y preferencias que reabrir un pacto constitucional que sigue siendo válido", ha argumentado.

El PP se borra ahora por sorpresa de la reforma de la Constitución. Pero fue el mismísimo presidente del partido y del Gobierno, Mariano Rajoy, quien abrió la puerta hace apenas dos semanas a apoyar, o incluso promover, una reforma constitucional durante la próxima legislatura.

Rajoy abrió el melón

"En la próxima legislatura habrá que hacer cosas, y yo no me niego a una reforma de la Constitución", señaló Rajoy a principios de mes, después de reunirse con el Rey Felipe VI en el palacio de Marivent, en Mallorca.

Rajoy incluso avanzó entonces que la posible reforma pasaría por "aclarar de una manera más entendible las competencias entre las CCAA y las Cortes Generales". El presidente del Gobierno apuntó como referencia a un dictamen "magnífico" del Consejo de Estado de 2006. Y en los días siguientes se interpretó de forma generalizada que el PP apostaba por fijar un techo de competencias a las CCAA en esta hipotética reforma constitucional.

La posible reforma, en clave catalana

También se interpretó el movimiento de Rajoy en relación al proyecto independentista en Cataluña. El PP se unía así a PSOE y Podemos a la hora de ofrecer alternativas desde los partidos que se oponen a la secesión. Con el matiz de que el propio Rajoy ya había advertido de que "los independentistas catalanes no se van quedar contentos con ninguna reforma constitucional". Y esta tesis es la que ha triunfado ahora definitivamente en la dirección popular, como ha dejado claro Casado.

"Cuando se desafía la unidad de España no conviene cuestionar el marco de convivencia", ha afirmado el dirigente popular. Que ha añadido que una reforma constitucional podría representar ahora un "resquicio" que podrían utilizar para sus objetivos los "secesionistas" catalanes. 

Comentar