REVISTA DE PRENSA

En 'El Punt-Avui' se pide "convertir Cataluña en un Vietnam para españoles"

Mientras el PP dilucida si reformar o retocar la Constitución, el columnismo aguerrido de un tal Vila propone llenar Cataluña de trampas, trincheras, casamatas y buenos catalanes disparando por los arrozales

15 min
Pablo Planas
Viernes, 7.08.2015 08:54
ABC: Hiroshima: La bomba que deshumanizó la ciencia

El Mundo: El juez remite el caso Rato a la Audiencia por blanqueo

El País: El Gobierno planea redefinir las competencias del Estado

La Razón: Mas copia para el 27-S la campaña el 9-N que anuló el Constitucional

Ara: El TC impide a Cataluña ingresar 807 millones al año

El Periódico: Una casa de gritos y horror

El Punt-Avui: Las adhesiones a Junts pel Sí se desbordan

La Vanguardia: Rajoy sopesa una reforma limitada de la Constitución

Cinco Días: Elcogas enfila el cierre

Expansión: Megafusión en Coca-Cola



El Gobierno amaga con una reforma de la Constitución, un nuevo elemento en el menú para las elecciones generales, cuya fecha más previsible está en el entorno de mediados de diciembre. Después de los presupuestos de la recuperación llega la reforma de la reconciliación. El presidente Rajoy levanta la mano y el ministro de Justicia, Rafael Català, sopesa e interpreta una modificación concreta de la Carta Magna que establezca con claridad cuáles son las competencias del Estado y cuáles las de las Comunidades Autónomas. El independentismo no ha reaccionado aún, pero es más que previsible que avizore el cierre definitivo del Estado autonómico. ¿Reforma de la Constitución? El Tribunal Constitucional cuesta, bedeles y papeles incluidos, 807 millones de euros al año, que son los mismos que según el Ara debería ingresar Cataluña si el TC dejara de existir. El nacionalismo es insaciable y a la que ve un fleco se lo pide, como los niños ante el escaparate de una juguetería. El TC, piensan, es superfluo, prescindible, una de esas partes de la España oficial que aquí, en el centro de la Tierra, es poco menos que un insecto anopluro ectoparásito, vulgo ladilla.

El desliz de Català a la agencia Ep es la portada de El País y de La Vanguardia. En este último, Carmen del Riego traza la crónica: "Limitada y consensuada. El Gobierno y el PP parecen moverse después de cuatro años de negar cualquier posibilidad de reforma constitucional. Ahora, no es que la vayan a proponer, pero el mero hecho de abrir el debate ya supone un ligero avance respecto a las posiciones mantenidas hasta ahora. El PP hasta está dispuesto a llevar esta posibilidad en su programa electoral, donde podría figurar que un futuro gobierno de este partido no se opondrá a una reforma de la Constitución siempre y cuando se sepa para qué, ese qué sea limitado, y se haga por consenso. En palabras de un alto dirigente del PP, una reforma donde lo importante será el trabajo previo a la propuesta, o lo que es lo mismo, "que cuando se abra sea con el melón cerrado"".

Abrir un melón y que se mantenga cerrado no está al alcance de cualquiera, pero tampoco se debe tener como algo extraordinario a la luz de la magia y el escapismo. Se trata del pulso firme del bisturí o del golpe seco de una katana. Sigue Del Riego: "¿Una reforma, para qué? El PP seguramente no detallará los temas que podrían ser objeto de esa reforma, pero el ministro de Justicia, Rafael Catalá, apuntó ayer algunos en una entrevista concedida a Europa Press, en la que muestra la disposición del Gobierno a una futura reforma de la Constitución en casos muy concretos como la delimitación de las competencias del Estado y de las comunidades autónomas o la modificación de la actual preferencia del hombre sobre la mujer en la sucesión de la Corona. Una reforma constitucional que en lo relativo a la distribución de competencias entre el Estado y las autonomías no es la primera vez que se plantea desde las filas del PP".

Sin salir del diario de Godó, Josep Gisbert explica las concomitancias entre la campaña institucional del 9-N y la del 27-S. Son iguales, puro ahorro de recursos. Escribe el periodista: "La cita es la del 27-S, pero recuerda a la del 9-N. Y es que la campaña institucional sobre las elecciones, puesta en marcha ayer por el Govern con dos vídeos de carácter informativo, mantiene el estilo de la diseñada con motivo de la consulta. Las grafías, la sintonía y hasta la voz en off son ahora las mismas que entonces, esta vez, sin embargo, con un contenido que se limita a informar de que el día 27 de septiembre se celebran elecciones al Parlament de Catalunya y de los procedimientos a seguir para, de momento, comprobar si se está inscrito en el censo electoral y votar por correo o si se es invidente. Todo, por tanto, dentro de la normalidad que suele caracterizar las campañas institucionales de este tipo".

Continúa: "Otra cosa es la vinculación, a partir del visionado de los vídeos de la campaña institucional, que pueda establecerse entre el 27-S y el 9-N y la equivalencia entre unas elecciones y un referéndum que, en consecuencia, pueda derivarse de forma subliminal. El caso es que elementos para constatar la existencia de una cierta relación no faltan: las imágenes iniciales en las que diferentes personas marcan la fecha del 27-S en un calendario, una tableta, un tablón de anuncios o con unos imanes en una nevera, las imágenes idénticas de edificios, del carnet de identidad o de una mano introduciendo la papeleta en la urna, y, además de las imágenes, la locución y la música son también las mismas. Los patrones, pues, se repiten o, cuando menos, la estética es claramente la misma que la de la campaña del 9-N, que el mismo Govern acabó retirando".

El Borne, "Centre Cultural" no es Can Pixa. ¿Qué nos hemos pensado? Orinar en pared, según el dicho, es fácil, pero no todas las paredes valen. Así, el delegado de El País en Cataluña, Francesc Valls, escribe una notable pieza en las páginas editoriales del diario de Prisa. No tiene desperdicio, ni gota al final. Sostiene Valls: "La iglesia en el caso catalán ha sido sustituida por la patria. Porque nada menos que ahí, en el punto cero del nacionalismo, junto al edificio del Centre Cultural del Born, los volterianos del equipo de Gobierno municipal se atrevieron a colocar esta misma semana dos urinarios públicos. El barrio en cuestión, además de albergar templos, es zona de bares y vida nocturna donde no es difícil sorprender a ciudadanos aliviándose entre contenedores de basura. Pero claro, los retretes invitaban a orinar junto a los restos sacralizados de la ciudad bombardeada por las tropas de Felipe V en 1714. El enfado convergente fue colosal. Hubo una rueda de prensa convocada ad hoc para reparar esa “¡falta de respeto!” y el “desprecio a la historia y al patrimonio de la ciudad y del país”".

Sigue el texto: "Ante tamaña ofensa, y como los retretes son portátiles, los librepensadores del Gobierno municipal de Ada Colau decidieron retirar los urinarios de las paredes del Born y evitar tentaciones traidoras. Y es que con lo sagrado es mejor no jugar. Una cosa son los urinarios ubicados en las plazas que Terenci Moix y Jean Genet tienen dedicadas en Barcelona. Esas son áreas desacralizadas, algo canallas y con nombres cómplices que permiten instalar retretes con libertad. Pero no hay que hacer bromas cuando la vulgaridad amenaza con mancillar las esencias. Así lo entendió en septiembre del año pasado Quim Torra, entonces director del Born y ahora presidente del Òmnium Cultural, que apoya la lista de Artur Mas. Dos artistas jóvenes —Álex Giménez y Jorge Rodríguez-Gerarda— quisieron hermanar en el transcurso de una performance un condón transparente de 17,14 metros, relleno de globos de helio, con el sólido mástil de la senyera que guarda la entrada del Born. La cifra del año del desastre catalán era el referente métrico tanto del preservativo como del mástil, muy lejos de la marca mundial de 50 metros del asta de la bandera-guinness de la madrileña plaza de Colón. La performance, patrocinada por el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona, duró los escasos minutos que tardó Quim Torra en disolver patrióticamente el evento".

Un condón para los mandingos con las cuatro barras. Botifarra catalana, sin secas, con patatas al caliu. Hay que proteger el mástil, aunque a Torra le dé yuyu.

Miquel Iceta estaría de acuerdo con eso y con lo que diga Colau. De ahí que se quiera amistar con la alcaldesa y con ERC. Es un texto de Pere Ríos que arranca desde la portada de El País: "El PSC está decidido a pactar con las marcas afines a Podemos y con Esquerra Republicana para aumentar su presencia institucional, según aseguró ayer el primer secretario de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, quien aboga por incorporarse al equipo de gobierno de Ada Colau en Barcelona y hacer extensiva la coalición a los soberanistas de ERC. El Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC) está decidido a aumentar su presencia institucional mediante pactos con otras formaciones, incluyendo no solo a las marcas afines a Podemos, sino también a los independentistas de ERC. El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, abogó ayer por que su partido se incorpore al equipo de gobierno de la capital catalana para reforzar la mayoría de izquierdas de Ada Colau (Barcelona en Comú). El PSC defiende que a este pacto se sume también ERC, pese a las reticencias que ello despierta en el PSOE. Con solo 11 concejales de un total de 41 el equipo de Gobierno de Colau espera poder cerrar acuerdos con otras formaciones después de las elecciones catalanas. Iceta espera que su partido forme parte de esta operación".

En El Periódico, Joaquim Coll todavía se hace cruces con el desbarajuste de la lista unitaria: "Me pregunto qué explica que Raül Romeva, cuya trayectoria política está en la llamada izquierda alternativa, se haya pasado a las filas del separatismo exprés. Pues seguramente que comparte un punto de fijación paranoica con algunos de los integrantes de la lista Junts pel Sí. «Nos han apaleado de arriba a abajo» o «si no gana el Sí, la respuesta del Estado será beligerante contra Catalunya y el retroceso será imparable», son afirmaciones suyas de las últimas horas".

Continúa Coll: "Si repasamos la hemeroteca, vemos que Romeva ya empezaba a dar síntomas de obsesión aguda en el 2012 cuando promovió junto a otros eurodiputados soberanistas una carta a la Comisión Europea pidiendo amparo y protección ante una posible invasión del ejército español. «Cuando a uno le pasan los aviones cazas por la cabeza, y no se lo espera, se genera incertidumbre» o «Catalunya necesita tener garantías de que no será atacada», declaró. Ese año ya había traspasado el ridículo cuando se alineó con la petición del convergente Ramon Tremosa para que Bruselas condenara el pisotón que sufrió Messi por parte de Pepe en un partido de la Copa del Rey".

Pues ahí está Romeva, hecho un brazo de mar, atlético e imberbe, con el aspecto de un nadador soviético de la especialidad de mariposa, arengando a las masas. Ya lo contamos ayer. Hoy, el que da el cante jondo es un tal Enric Vila en El Punt-Avui, que quiere llenar Cataluña de charlis a las tres. Visca el Vietcong. Imprescindible artículo para testar el grado de orientación, coordinación y respuesta a los estímulos del nacionalismo más pirulero. Escribe el sujeto del anterior predicado: "Si jo fos Romeva treballaria un programa de mesures concretes i atractives, de ràpida implementació, perquè la gent visualitzés el nou país a curt termini, més enllà de la independència. També treballaria un relat ben cru sobre la repressió espanyola i la relació que té amb el fracàs del model autonòmic. Els candidats unionistes no tenen gaires idees generals al cap. No les necessiten perquè l'Estat ja els fa la feina. Justament per això, combatran l'independentisme institucional amb un discurs incisiu, que es concentrarà en els petits detalls i que mirarà de posar en evidència la poca voluntat de poder que hi ha darrere les paraules tan boniques que s'han dit fins ara. Mas ha imposat l'ambient plebiscitari a còpia de despolititzar l'independentisme. Si no se'l torna a rearmar ràpidament, l'unionisme aprofitarà les eleccions per preparar les generals. Hauríem de convertir Catalunya en un Vietnam pels espanyols. I de moment, no veig Lluís Llach guanyant-li un debat a l'Enric Millo a Girona, per exemple".

Repetimos: "Deberíamos convertir Cataluña en un Vietnam para los españoles". Hala y al que no le parezca bien que se vaya a su pueblo. Pim, pam. Yankees, go home.

Menos mal que el señor Vila no es Romeva, sino el típico caso del catalán empreñado, henchido de ardor patriótico, dispuesto a coger las armas (micros, cámaras y teclados es de esperar) para desplazar a los españoles a golpe de emboscadas. Ahí hay un voluntario para echarse al monte o para echarse llorar. Vila, grande, como Pantxo. Con diez más como tú se le da la vuelta al 1714 y Cataluña conquista hasta Murcia. Gran magín el de Vila.

Cambio de tercio, crónica de sucesos y nuevos trascendidos del crimen de Castelldefels. Firma en El Periódico Mayka Navarro: "La realidad era otra. Como en 'Terciopelo azul', de David Lynch, al otro lado de lo que a simple vista parecía bello, solo cruzando la puerta del chalet, se escondía el lado oscuro. Una relación de peleas, gritos, insultos y amenazas regada con mucho alcohol y de vez en cuando drogas. En medio de ese infierno, Maxi y Michelle, de 12 y 7 años, que a menudo salían al jardín de su bonita casa en Castelldefels a llorar muy alto para no escuchar las broncas de sus padres. El pasado miércoles, Roberto Fernando Blanco, de 61 años, asesinó a su esposa, Marina, de 45, y a sus dos hijos pequeños. Después se suicidó de un tiro en la nuca. Usó la misma pistola".

Sigue: "Bastaba con asomarse ayer por encima del muro de la finca para entender la buena vida de que disfrutaba la familia en las treguas que daba el terror. Una bonita vivienda, con un jardín con césped cuidado, con un buen olivo en el centro. En el porche, frente a la piscina con el motor de la depuradora encendido todavía, las toallas del último baño de los niños repartidas por las sillas. El bañador verde de Michelle y un gran pareo con la bandera de Brasil que Marina se anudaba a la cintura para trajinar por la casa. Un escenario idílico que cada vez más a menudo acogía peleas a gritos que solían terminar con la mujer saliendo de la casa con un sonoro portazo".

7 de agosto, santos Cayetano, Sixto, Fausto, Justino, Julián y Claudia.

El Sol salió a las 06.17 y se pone a las 19.23.

La Luna sale a las 23.59 y se pone a las 13.18.

1815.- Napoleón Bonaparte, derrotado por los aliados, embarca rumbo al destierro en la isla de Santa Elena.

1979.- Mueren 22 personas en un incendio provocado en los bosques de Lloret de Mar (Gerona).
Comentar