Kristen y Shaye, las dos primeras 'rangers' de la historia

Tras dos meses de pruebas, mañana se gradúan dos mujeres en el mítico cuerpo de combate de Estados Unidos

3 min
Kristen Griest y Shaye Haver durante las pruebas de su preparación militar
Redacción
Jueves, 20.08.2015 12:29

Dos mujeres norteamericanas conseguirán graduarse mañana viernes como rangers. Serán las primeras de la historia militar de Estados Unidos, y podrán entrar en combate el año próximo.

Ambas han superado la dureza de las pruebas para pertenecer a este cuerpo --inspiración de numerosas películas bélico-patrióticas desde  su creación--, que tiene como objetivo preparar a los soldados de elite para que puedan participar en operaciones de combate.

19 principiantes

Las dos militares, Kristen Griest y Shaye Haver, forman parte de un grupo de 19 mujeres que iniciaron el pasado abril las agotadoras pruebas físicas y psicológicas. Ellas fueron las únicas capaces de superarlas con éxito.

Es la primera vez en la historia que las mujeres pueden participar en el entrenamiento de la Escuela de los Rangers, después de que en 2013 el presidente Barack Obama anunciara una serie de medidas para que pudieran integrarse en puestos de combate, algo que se espera suceda a partir de 2016.

Dos meses de entrenamiento

La Escuela de los Rangers fue creada en la década de los 50 del siglo pasado, durante la guerra de Corea. El entrenamiento tiene una duración inicial de 61 días y se hace en tres fases en las que los participantes han de combatir la fatiga, el hambre y el estrés. Tan sólo un 40% de los aspirantes supera las pruebas.

En muchos casos, como en el de las dos mujeres que se gradúan este viernes, se ven obligados a repetir algunas de ellas, por lo que al final puede prolongarse más allá de los dos meses.

Soldados que son atletas

En el primer tramo, los soldados han de ser capaces de realizar al menos 49 flexiones en dos minutos y 59 abdominales en el mismo tiempo. Además, han de correr tres kilómetros en menos de 15 minutos, 8 kilómetros en menos de 40 minutos, una caminata de 24 kilómetros cargando un equipo de unos 30 kg y nadar 15 metros con ese mismo equipo.

Los que superan con éxito estas pruebas, pasan a la llamada Fase de Montaña, que tiene una duración de 20 días y se lleva a cabo en las remotas montañas del norte Georgia. Por último, los soldados participan en la Fase de Florida, que se lleva a cabo en la base Eglin de la Fuerza Aérea del ejército de EEUU en el norte de Florida y tiene una duración de 16 días.

Los estudiantes que cumplen los criterios de graduación tras superar las tres fases, regresan a la base militar de Fort Benning, donde participan en una elaborada ceremonia militar en la que se les impone la insignia de ranger en su hombro izquierdo, que lucen el resto de sus carreras militares.

Repetición y repesca

En principio, fueron 20 las mujeres seleccionadas para iniciar en abril el entrenamiento de la Escuela de los Rangers. Una de ellas renunció a participar en la instrucción y 11 fueron descartadas a los pocos días. Las ocho que quedaron, no lograron pasar la primera fase, aunque a tres de ellas -entre las que se encuentran las dos que se gradúan este viernes- se les permitió volver a someterse a las pruebas, una oportunidad que también se da a los hombres. La tercera estudiante inició de nuevo la segunda fase el día 9 de agosto, y podría graduarse en septiembre.

Estados Unidos tiene cerca de 1,4 millones de militares en activo, de los que alrededor del 15% son mujeres. Durante las guerras en Irak y Afganistán, las mujeres militares trabajaron como médicos, policías militares y agentes de inteligencia, en ocasiones vinculadas -pero no oficialmente asignadas- en las unidades de primera línea.