patrimonio nacional

La Guardia Civil impide por segunda vez que Jaime Botín saque un 'picasso' de España

El banquero trataba de llevar a Suiza 'Cabeza de mujer joven', valorado en 26,6 millones de euros

4 min
Redacción
Lunes, 30.11.-0001 11:09

La policía ha interceptado por segunda vez el intento de salida fraudulenta de España del cuadro Cabeza de mujer joven, obra de Pablo Picasso y valorado en 26,6 millones de euros. Es propiedad del banquero Jaime Botín, expresidente de Bankinter del que es uno de sus principales accionistas, y hermano del fallecido Emilio Botín, que fue presidente del Banco Santander.

La pintura pertenece a la época Gósol del pintor malagueño y data de 1906. Es una muestra vital de la trayectoria del artista, muy valorada por los técnicos. Esa es la razón por la que las autoridades han impedido su salida del país.

Hace tres años hubo una primera intentona

La primera vez Botín había tratado de sacarlo mediante una petición que presentó el 5 de diciembre de 2012 a la secretaría de Estado de Cultura. En ella autorizaba a la casa de subastas británica Christie's a realizar el traslado con destino a Londres.

Sin embargo, unos días después, la junta de calificación, valoración y exportación de bienes del Patrimonio Histórico Español denegó el permiso argumentando que no existía "una obra semejante en territorio español" y que se trata de una de las pocas pinturas de una etapa en la que el autor "se ve claramente influenciado por la plástica del arte ibérico" y en la que su trabajo influyó "decisivamente, no sólo en el cubismo, sino también en la evolución posterior de la pintura del siglo XX".

Informe técnico

Este mismo organismo encargó a la conservadora jefe de Pintura y Dibujo del periodo 1881-1936 del Museo Reina Sofía un informe en cuyas conclusiones se destacaba la "excepcional importancia" de la pintura, adquirida por Botín en 1977 a la Marlborough Fine Art de Londres.

Tras esta valoración, el director general de Bellas Artes y Bienes Culturales y de Archivos y Bibliotecas dictó una resolución el 19 de diciembre de 2012 en la que denegaba "el permiso de exportación definitiva" del cuadro y pedía a la Comunidad de Madrid que declarara la pintura como Bien de Interés Cultural (BIC).

Tras este periplo, por tanto, el cuadro queda a disposición judicial mientras los agentes de la UCO continúan sus pesquisas para el total esclarecimiento de los hechos.

De paso por Córcega

Sin embargo, la Guardia Civil acaba de trasladar a España el cuadro tras ser incautado por las autoridades francesas el pasado 31 de julio en Córcega. La pieza iba a ser llevada a Suiza pese a que la Audiencia Nacional había prohibido sacarla de España. La pintura será trasladada ahora al Museo Reina Sofía de Madrid.

Fue interceptada por los agentes de aduanas de la brigada de Calvi (Córcega), quienes se incautaron de la pieza tras interesarse por la situación de la obra a raíz de "un intento de exportación a Suiza" desde la oficina de aduanas de Bastia, en esa misma isla francesa. Así, el pasado 31 de julio abordaron el barco que transportaba la pintura, que en ese momento estaba atracado en el puerto deportivo de Calvi.

El Museo Reina Sofía custodiará la pintura hasta decisión judicial porque tiene a "los grandes especialistas y restauradores" de la obra del pintor malagueño, según han explicado a Europa Press fuentes del Ministerio de Cultura. Añaden que se trata de "un museo de referencia" y precisan que el cuadro estará con "embargo preventivo".

 En la misma línea se han manifestado desde el propio museo. Según dicen, la pinacoteca será una "mera depositaria" de la pieza ya que esta actuación se trata de un "depósito judicial por cuestiones de seguridad y conservación".