Las mentiras del soberanismo según Joaquim Coll y José Domingo

9 min

Los periódicos exhiben a los ¿refugiados? sirios en su travesía europea. Aparece en una cuneta un camión con setenta inmigrantes axfisiados. La construcción alza el vuelo y España vuelve al 2007

Pablo Planas
Viernes, 28.08.2015 11:00

ABC: Europa, desbordada por el éxodo masivo de inmigrantes

El Mundo: La construcción crece ya a niveles previos al "boom"

El País: El relevo en las autonomías saca a la luz una deuda impagable

La Razón: Los soberanistas agitan la calle y las redes por falta de apoyo

Ara: Refugiados extorsionados axfisiados

El Periódico: Sí que es Pot auditará la deuda de Cataluña

El Punt Avui: El trágico éxodo de los refugiados a Europa no se para

La Vanguardia: El drama de un camión patera en Austria sacude a Europa

Cinco Días: EE UU reactiva los mercados

Expansión: Santander consigue reflotar Metrovacesa

España va bien. No ha vuelto Aznar, salvo para la plataforma del Romeva y Mas, pero la economía chuta, despega, se agita y burbujea. El consumo interior, las exportaciones y el tinto de verano insuflan optimismo, a pesar de las palpitaciones chinas. La construcción, dice El Mundo, se calienta. Vuelve el ladrillo, el cemento, las obras, el tracatrá de los martillos pilones. Fiesta grande.

Las fronteras peninsulares están tranquilas. Los inmigrantes llegan por el Egeo y cruzan a pie media Europa. Setenta personas han aparecido muertas en la caja de un camión cerca de la línea austriaca. Los vivos serpentean bajo las alambradas húngaras. Alemania es el destino soñado. Huyen de la guerra, del Estado Islámico, del horror totalitario y medieval, de las ejecuciones en masa, de las bombonas explosivas que arrojan los helicópteros sirios. Occidente contempla impasible el éxodo. A pie, entre maizales y campos de cereal, acosados por las policías del patio trasero de Europa, una masa de desesperados pone en duda que los europeos hayan aprendido nada en el siglo XX.

En España, El País introduce un nuevo factor en el tablero político. Escribe Fernando J. Pérez: "Los Gobiernos autonómicos que cambiaron de manos tras las elecciones del pasado 24 de mayo han descubierto que el PP les ha dejado una situación financiera insostenible. Los desajustes presupuestarios heredados de los Ejecutivos populares y la necesidad de cumplir con el objetivo de déficit fijado por el Gobierno central están llevando a la asfixia económica a los Gabinetes de Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Extremadura, Aragón y Cantabria —todos ellos del PSOE, menos este último, regionalista—".

Sigue: "La Comunidad Valenciana es, de largo, la que sufre los peores apuros. En el primer trimestre del año, la deuda acumulada sumaba 37.615 millones de euros; el 30 de junio, en el ecuador del ejercicio, la Generalitat de Alberto Fabra ya había ejecutado el 81% del presupuesto regional. El nuevo Ejecutivo del socialista Ximo Puig insiste en que, si no se cambia el sistema de financiación autonómica, la Generalitat no podrá funcionar".

Más: "En Castilla-La Mancha, el Gobierno que preside Emiliano García-Page ha heredado de la popular María Dolores de Cospedal una deuda de 13.146 millones de euros. Esta cifra duplica a la existente en junio de 2011. El consejero de Hacienda, Juan Alfonso Ruiz Molina, denunció ayer en las Cortes de Toledo que el Ejecutivo anterior ha dejado 37.000 facturas sin pagar e inflado el presupuesto regional de ingresos hasta hacerlo imposible de cumplir. Los nuevos Gobiernos autónomos encabezados por el PSOE tras las elecciones del 24 de mayo han descubierto un abismo financiero al asomarse a las cuentas regionales".

De Cataluña se habla en otra páginas del mismo periódico. Notable e imprescindible artículo de José Domingo, que aclara un par de cuestiones sobre la Seguridad Social y las pensiones al hilo de las "promesas" de Romeva, Marchante (Karmele) y sor Caram. Ese es el nivel de la contraparte. Escribe Domingo: "La propaganda independentista sostiene que las pensiones mejorarían en una Cataluña separada de España. Sus argumentos son simples. Nuestro modelo de Seguridad Social es de reparto, se basa en las aportaciones de los trabajadores en activo. De este modo, si la sostenibilidad del sistema dependiese de los cotizantes de ahora, una hipotética Cataluña independiente podría disfrutar de una Seguridad Social más saneada porque porcentualmente el número de desempleados es menor en esta comunidad que en el conjunto de España y los salarios son más altos. La ecuación es perfecta: más trabajadores con unas bases de cotización superiores permiten pagar mejores prestaciones. Si a esto se añade —y no es una cuestión baladí— que la independencia acabaría con el lastre de la cuota de solidaridad con el resto de España, el negocio parece redondo".

Más: "A esta tesis se han abonado “expertos tan cualificados” como Karmele Marchante, Juanjo Puigcorbé, sor Lucía Caram y el cabeza de lista de la CUP, Antonio Baños, en un reciente vídeo producido por Òmnium Cultural y la ANC. No es casual que el vídeo se haya rodado íntegramente en castellano. La estrategia independentista pasa por atraer a los votantes renuentes para que pierdan los miedos y abracen su causa".

Y: "Jugar con mentiras en un tema tan esencial como el de las pensiones es insensato y perjudica a todos los beneficiarios del sistema sin distinción de origen regional. La sostenibilidad de la Seguridad Social depende de la concatenación de un complicado factor demográfico con una incierta evolución del mercado de trabajo. Esta situación exigirá ineludiblemente la adopción de nuevas medidas de corrección, tanto en el marco de la contribución económica (cotizaciones e impuestos) como en el de las prestaciones (modificación de los requisitos de acceso). Las reformas deben hacerse desde el rigor y con el máximo consenso entre las formaciones políticas y los agentes sociales. Añadir a los riesgos conocidos una nueva variable complicará la viabilidad del sistema. El desequilibrio independentista puede hacer saltar por los aires un modelo que, con sus imperfecciones, ha funcionado razonablemente bien".

En El Periódico opina, con datos, Joaquim Coll: "Este agosto hemos podido comprobar que el separatismo no solo ha renunciado a presentar un programa de gobierno, sino que sus promesas para no asustar se basan en el pensamiento mágico. Anteayer, el presidente de la ANC, Jordi Sànchez, se veía obligado a reconocer en los micrófonos de la SER que la secesión de Catalunya comportaría su exclusión de la Unión Europea durante un tiempo indefinido, que él reducía a una situación meramente transitoria. Eso generó grandes titulares por unas horas. El resbalón se produjo porque el periodista le citó unas declaraciones de Artur Mas del 2013 en el diario Corriere della Sera en las que aceptaba esa circunstancia a la luz de los tratados de la UE. Rápidamente, Sànchez se vio obligado a rectificarvía twitter. Ahora ya no resultaba «indiscutible» ese escenario de exclusión,sino que volvía a la infantil ecuación, según la cual, puesto que «a nadie le interesa prescindir de nosotros», es «inconcebible que Catalunya quede fuera de laUE»".

Continúa: "Otro argumento menos voluntarista, pero igualmente tramposo, es, en palabras de Raül Romeva, que «la expulsión de Catalunya de la UE no es posible jurídicamente». Tiene razón. Catalunya no podría ser expulsada porque no forma parte. Los catalanes somos ciudadanos europeos en tanto que españoles. Esta es la verdad que Sànchez no podía reconocer porque sería como pegarle una patada al castillo de naipes de la propaganda de Junts pel Sí".

Como todo lo vinculado al proceso parece las más de las veces una cosa de otro planeta no está de más darse un garbeo por los arrabales de la materia oscura, del cielo negro y de la Vía Lactea. En el ABC escribe José Manuel Nieves sobre la última pensada de Stephen Hawking en torno a la cualidad y entidad de los agujeros negros, las cloacas del universo. De este universo. En realidad, o asín, son puentes hacia otros mundos. La mano que sale del televisor en Poltergeist. Informa Nieves: "Fue hace dos días en Estocolmo. Durante una charla en el KHT Institute of Technology el físico británico volvió a sorprender al mundo asegurando haber «ampliado» sus ideas sobre la naturaleza de los agujeros negros. Pero la mayor sorpresa se produjo entre los presentes, en su mayor parte físicos especialistas en el estudio de estos oscuros objetos espaciales, cuando Hawking anunció el hallazgo de un nuevo mecanismo capaz de resolver la que se conoce como la «paradoja de la pérdida de información», un auténtico puzzle que trae de cabeza a los científicos desde hace cuatro décadas. Incluso dijo que la información «tragada» por un agujero negro podría ser transportada a otros universos ajenos al nuestro".

Continúa: "Hasta hace pocas décadas, la ciencia sostenía que un agujero negro era la «última frontera» de la materia, un lugar tan denso y con una fuerza gravitatoria tan enorme que ningún objeto o partícula que tuviera la mala suerte de caer dentro podría volver a salir jamás. Pero entonces, en el año 1975, el propio Stephen Hawking logró demostrar que, en realidad, los agujeros negros «no son tan negros» y son capaces de emitir radiación. Lo malo es que la radiación Hawking planteaba un serio problema. Si los agujeros negros emiten radiación, eso significa que van perdiendo masa, aunque sea a un ritmo muy pequeño. Y la consecuencia de ir perdiendo masa de forma continua es que el agujero negro se iría haciendo cada vez más pequeño hasta desaparecer del Universo, evaporándose y sin dejar rastro de nada de lo que llegó a tener dentro".

Pobres agujeros negros.

28 de agosto, santos Agustín de Hipona, Alejandro de Constantinopla, Edmundo, Florentina de Sevilla, Hermes y Julián de Brivet.