debate presupuestario

Linde duda de la previsión de ingresos que aparece en los Presupuestos

El gobernador del Banco de España anima al Gobierno a utilizar la ley de estabilidad para que las otras administraciones se ciñan a los objetivos de déficit

3 min
Luis María Linde durante su comparecencia de hoy en el Congreso
Redacción
Martes, 18.08.2015 11:40

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, duda de que las previsiones de ingresos del Gobierno para el año próximo puedan cumplirse en todos sus términos. Aunque, en general, las ve “factibles”.

Los Presupuestos Generales de 2016 justifican la aplicación de la segunda fase de la reforma fiscal, que se adelantó al 1 de julio pasado, con una previsión de aumento de los ingresos tributarios del 6,2% y de las cotizaciones de la Seguridad Social del 6,6%. De cumplirse la proyección gubernamental, dice Linde, sería una “respuesta a la evolución de la actividad superior a la observada históricamente”. Inédita.

Vigilar los riesgos

En su comparecencia en la Comisión de Presupuestos del Congreso, que inauguraba los trámites parlamentarios para la aprobación de las cuentas del Estado, el gobernador sugirió prestar una atención especial a la evolución de los ingresos para “identificar los riesgos de desviación”.

También ha animado al Gobierno a estar vigilante con los presupuestos de comunidades autónomas y ayuntamientos, y lograr que todos los niveles de la Administración se atengan a los objetivos marcados.

Escenarios similares

En concreto, el Ejecutivo de Mariano Rajoy estima que la economía crecerá un 3,3% este año y un 3% el próximo, con una recuperación de la inflación de entorno al 1,1%, lo que elevaría el PIB nominal un 4%. Un escenario "similar en tasas y composición" al previsto por el Banco de España y al consenso de los analistas.

Un proceso que pasa por cerrar 2015 con un déficit del 4,2% para quedar por debajo del 3% el año que viene (2,8%), a la par que se disminuye la ratio de deuda pública sobre PIB al 98,2% en el próximo ejercicio, por primera vez desde 2007, tras cerrar este año en el 98,7%.

Menos intereses por la deuda

A juicio de Linde, se pueden conseguir estos objetivos y además sin grandes reducciones del gasto. "La revisión al alza de las perspectivas de crecimiento de la economía española implica que el esfuerzo presupuestario requerido para avanzar en el proceso de consolidación fiscal, medido por la variación del saldo estructural primario, será muy reducido", ha precisado.

El ajuste del déficit se producirá, fundamentalmente, gracias a la reducción de la carga de los intereses de la deuda y del gasto público --sobre todo del gasto corriente en bienes y servicios--, que superará al incremento del 1% en el salario de los funcionarios, a la devolución de la mitad de la paga extra eliminada en 2012 y al establecimiento de una tasa de reposición general del 50%, que llega al 100% en algunos sectores.

También compensará el crecimiento del 2,8% previsto en el gasto de la Seguridad Social en las pensiones, que se produce pese a que la revalorización estará limitada al 0,25% por el aumento de jubilados y el efecto sustitución. Por contra, el gasto en prestaciones de desempleo se reducirá por "la caída del paro y de la tasa de cobertura" que se "compensa parcialmente", según Linde, por el paso de muchos desempleados al sistema asistencial.