Los cobardes empresarios

2 min
Viernes, 28.08.2015 23:00

Hoy hemos desayunado con la noticia en exclusiva de nuestro diario de que "el empresariado catalán lanzará la próxima semana un manifiesto crítico con el independentismo". Sinceramente, sí José Manuel Lara levantará la cabeza, les daría directamente una hostia a todos ellos. Lara ha sido el único gran empresario con un par de cojones en Cataluña. Estos son simples roedores que han permanecido en el barco hasta que han visto que se hunden.

Algunos llevamos años explicando la realidad del procés. Otros han ido --perdón por la vulgaridad-- poniéndose de rodillas con la boca abierta, delante de la entrepierna de Mas y de los suyos. Estos tipos tendrán empresas, pero no son empresarios. Son vividores de lo público, irresponsables, monigotes de la política y perfectamente analfabetos a la hora de leer un país. Claro que deberían hacer un comunicado, pero ipso facto deberían dimitir por haberse callado estos meses y años.

Lara era el único empresario catalán con dos cojones. Si levantara la cabeza les daría una hostia a sus representantes

Son personajes indignos de Cataluña. Gracias a su manifiesta perversión oral han alentado, bien por acción o bien por omisión, una locura que ha dividido al país. Una división difícil de solucionar, imposible de gestionar en los próximos años. Han hecho reuniones, cenas privadas y eventos varios prostituyendo su silencio a cambio de mantener una posición personal cercana al poder. Son prescindibles, incluso para ser la imagen de un país. Cobardes sin más aspiración que el dinero y el poder. Ahora ven el tema morir y abandonan el barco.

Cuando falleció el gran Lara no sólo desapareció el empresario catalán más brillante de los últimos años o decenios en Cataluña. Murió la única persona que tenía un par de cojones entre ese grupo de impresentables con empresas heredadas que en su vida han sabido lo que es el esfuerzo. Gente incapaz de levantar una empresa para el bien de un país. Gente perfectamente anónima que ahora se dedica a lograr su minuto de gloria. Gente, hasta hace unos días, callada en la entrepierna de Mas. Perdón pero esos cobardes no nos representan a los empresarios catalanes por mucho cargo que tengan. Sus críticas ahora dan alas a los radicales y sólo representan a lo que ellos mismos critican en determinados ámbitos de la política: la gentuza aprovechada.

Artículos anteriores
¿Quién es... Carles Enric López?
Carles Enric
Soy un tipo corriente. Estudié una carrera en Barcelona e hice un Erasmus en Londres. Me casé, tuve hijos, me divorcié, me divertí, me junté, me separé… y siempre pensé que escribir era apasionante, sobre todo de lo cercano. Mi experiencia en el mundo editorial me permitió entender que vivía en un país que confunde profesionalidad con no tener ideas propias. Eso me preocupó y con los años sólo procuro ser coherente. No me caso con nadie, y eso no gusta. Si busca pleitesía al poder no lea mis artículos.
Comentar