Mikimoto, el falso extrovertido

4 min
Jueves, 20.08.2015 00:00

Sinceramente, he dudado sobre si merecía escribir del personaje. Recuerda a aquellos “falsamente extrovertidos”. Saben, los que tienen una imagen pública bastante distante de su realidad diaria. Gente que habla de día y sufre de noche. Él debe ser siempre el centro de atención. Domina el entorno, pero evita la vida y sus responsabilidades. Es como un niño estancado en el pasado que se resiste a crecer. Una persona así es fácilmente censurable, pero entenderán que esa no es mi función.

Tampoco entraremos en su archiconocido cambio de nombre. Como saben, “Mikimoto” es en realidad el nombre artístico de Miquel Calçada i Olivella. Según parece hace unos años decidió cambiar su original apellido Calzada por Calçada. Algunos lo vieron como una simple renuncia de identidad, o una catalanización directa del apellido. En ambos casos estarán conmigo en que se trata de su problema personal, y tendrá sus motivos. Como le gusta citar al personaje no haremos ataques “ad hominem”.

Sí que me gustaría centrarme en su faceta pública. A los 17 años fue la primera voz de Catalunya Ràdio en 1983. Muchas fuentes hablan de los 18 años, pero él nació en agosto, y la emisora tuvo su primera emisión en junio. Un detalle claramente banal. ¿O no?. ¿Cómo alguien de 17 años es la primera voz de todo un imperio público de comunicación como Catalunya Ràdio?. Por muy hábil que fuera el futuro periodista –no podía haber comenzado aún la carrera– se hace compleja esa lectura.

Todo esta ligado. Uno repasa su CV y todos –reitero el término todos– sus trabajos han estado vinculados siempre a dinero o a concesiones públicas. Es un personaje que jamás hubiéramos conocido sin la existencia de TV3 o las emisoras concedidas por la Generalitat en época de Jordi Pujol. Me refiero a aquel presidente catalán del que dice conservar un póster en la habitación de su casa natal en Sabadell. Admito, debo ser más pudiente, que yo también tengo en mi casa una foto –no un póster– de uno de los premios que me concedió el President. La pequeña diferencia es que a él le pagaba, le mantenía ese jefe de Gobierno. Eso sí, con el dinero de todos.

Todos deberíamos tener un padrino así, como el Pujol que figura en la casa natal de Mikimoto

Gracias a ese capital pudo hacer sus masters en USA –al menos no invirtió en coches–. A su vuelta volvió al dinero fácil de TV3, viajando por todo el mundo gracias al erario público. Todo muy bucólico para alguien que sufre de noche y habla de día. Quizás todos debíamos tener un tipo de padrino así, de esos que permiten a los 17-18 años estar en primera línea y vivir toda la vida bajo esa sombra. Es posible que la Cataluña que invoca el personaje sea esa: una pequeña familia, donde unos sirven y otros son servidos. Los servidos, su caso, viviendo del dinero público toda la vida.

Mi duda retrae al titular en modo silogismo. Si Miquel Calçada i Olivella es por definición un falso extrovertido, deberíamos preguntarnos si es también un falso patriota. Es decir, alguien que sin el bolsillo lleno de dinero público –insisto, de todos– quizás sería menos catalán soberanista. Pero, claro, él habla de día –recoge dinero y subvenciones– y sufre de noche. ¿Sí con 17 años no hubiera estado allí habría llegado hoy aquí? Incluso él lo duda. Es obvio, ni por ideas ni por capacidad económica. Poderosa razón repartir el dinero –el público para que nadie lo dude– en esta causa patriótica.

Artículos anteriores
¿Quién es... Carles Enric López?
Carles Enric
Soy un tipo corriente. Estudié una carrera en Barcelona e hice un Erasmus en Londres. Me casé, tuve hijos, me divorcié, me divertí, me junté, me separé… y siempre pensé que escribir era apasionante, sobre todo de lo cercano. Mi experiencia en el mundo editorial me permitió entender que vivía en un país que confunde profesionalidad con no tener ideas propias. Eso me preocupó y con los años sólo procuro ser coherente. No me caso con nadie, y eso no gusta. Si busca pleitesía al poder no lea mis artículos.
Comentar