¿Por qué Raül Romeva es político?

Si leen 'Sayonara Sushi' lo entenderán

3 min
Portada del libro de Raúl Romeva 'Sayonara Sushi'.
Sergio Fidalgo
Sábado, 26.09.2015 13:46

Lo mejor de ser uno de esos progres que van dando lecciones de moral cada 30 segundos al resto de la humanidad es que tienen la suficiente confianza en sí mismos como para emprender cualquier tipo de aventura. Que el resultado sea un pestiño es lo de menos, sea en política o a la hora de promover la fabricación de bolígrafos ecológicos de los que duran cinco minutos y medio.

El ex diputado y actual futuro padre de la patria Raül Romeva es uno de esos hombres decididos que no se detienen ante nada. ¿Una novela? Y dos huevos duros. Lo que haga falta. Y en el 2012 (Ed. Rosa dels Vents) intentó sorprender a la comunidad de lectores del mundo mundial con 'Sayonara Sushi'. En 'El baúl de los recuerdos' la hemos leído por ustedes. Y aún nos dura el susto.

Políticamente impecable

Coge usted una batidora y en un bol pone a una aguerrida reportera televisiva de TV3 que trata a sus amantes masculinos como si de un kleenex se tratara, pero que gusta de la bisexualidad y que se acaba liando con una eurodiputada supermegaenrollada y, por supuesto, del grupo de Los Verdes. Serán felices y no comerán perdices, sino algún plato a base de productos ecológicos comprados en un colmado de comercio justo.

Añada el 'Rainbow Warrior', el mítico barco de Greenpeace. A continuación, un funcionario corrupto adjunto a la Comisión Europea y unos cuantos desalmados que trafican con inmigrantes y con atunes rojos. Y un toque a base de un concienciado vigilante de la costa, un jefe de TV3 comprensivo, un maravilloso happy end amoroso y profesional y una malvada corporación japonesa que prefiere ganar dinero que garantizar la supervivencia del planeta y...

A wonderful world

Y le sale un libro indigerible para cualquier alma candorosa que no tenga la suerte de militar en la izquierda ecosocialista. Vamos, el 99,5% de la población catalana, española o universal. En el fondo, es como una película de John Wayne: tipo duro se enfrenta a los malos malísimos y como representa al bien acaba triunfando y encontrando el amor por el camino.

Cambie a John Wayne por Paula Ramos, alias 'sushi' y al séptimo de caballería por los aguerridos chicos de Greenpeace y se consigue un novelón con pasajes tan maravillosos como este: "Los pechos se mantenían firmes y no habían sucumbido todavía al peso de la gravedad que tanto lamentaban sus amigas".

Guau. Ahora entendemos por qué Romeva sigue en política. El mundo de la literatura se le quedaba pequeño. Tan pequeño como el látigo de Lady Domina. Como habrán adivinado, es un personaje de su obra que no se dedica precisamente a otorgar concesiones de ITV. El nombre escogido es tan original como el resto de la novela. Que la disfruten. Si se atreven.

Comentar