11 se septiembre: jornada clave para Alstom

La multinacional francesa convoca al comité europeo el próximo viernes con el cierre de la venta de la división de energía a General Electric sobre la mesa

3 min
El presidente ejecutivo de Alstom, Patrick Kron
Cristina Farrés
Viernes, 4.09.2015 20:17

Semana clave para Alstom. Competencia de la Unión Europea debe decidir antes del viernes si la venta de la división de energía de la multinacional francesa a General Electric no propicia monopolios de ningún tipo de la estadounidense en el continente. El grupo espera desde julio de 2014, cuando se anunció la venta, que la Comisión le dé el visto bueno para cerrar una operación que pondrá fin a sus problemas económicos y asegura la viabilidad de la compañía.

El comité de empresa europeo ha sido convocado por la dirección del grupo, encabezada por Patrick Kron, el próximo viernes 11 de septiembre para lo que se espera que sea un encuentro para informar sobre los acuerdos finales y el futuro de los centros de trabajo.

La italiana Ansaldo, el tercer actor

La transacción que ha estudiado Bruselas, de entrada, dista de la primera que se puso sobre la mesa el verano pasado. La Comisión avisó a General Electric de que no podía integrar el negocio de las turbinas de gas de Alstom porque limitaba la competencia en el sector y tanto la multinacional estadounidense como la francesa movieron ficha para rehacer la propuesta.

El problema se ha solventado con un tercer actor, informan fuentes conocedoras de los planes de la estadounidense. General Electric se compromete a vender la división a la italiana Ansaldo, un grupo internacional que también se dedica al transporte ferroviario que ya tiene implementación en el sector de las turbinas de gas pero no al mismo nivel que General Electric.   

Rebaja del precio

De forma paralela, también ha recortado la oferta económica a Alstom con el visto bueno de la firma. Korn acepta ingresar unos 298 millones de euros menos al cambio por desprenderse de todo su negocio energético. Ingresaría de esta forma 11.900 millones en lugar de los 12.200 previstos al tipo de cambio actual.

La rebaja del precio ha levantado las suspicacias del otro interesado en comprar el negocio, la alemana Siemens. El grupo se resiste ahora a tirar la toalla y presiona para que se estudie de nuevo su propuesta, que perdió la puja precisamente por el precio. Con todo, sus esfuerzos tienen pocas posibilidades de prosperar.

El futuro de los centros de trabajo

La mayor incertidumbre que se vive en Alstom es conocer el futuro de los centros de trabajo de la compañía. Especialmente, de los productivos.

En España, pasarán a manos de General Electric la factoría de aerogeneradores de Navarra, la de turbinas de energía hidroeléctrica del País Vasco y la de material eléctrico de San Fernando de Henares (Madrid). Alstom se quedará de este modo con una sola fábrica en el país, la que emplea a unas 500 personas en el municipio de Santa Perpètua de Mogoda (Barcelona).
Comentar