Anticorrupción quiere imputar al exministro Pimentel en el caso de los ERE

La fiscalía asegura que los hechos investigados podrían ser constitutivos de delitos de malversación de caudales públicos, prevaricación, falsedad, tráfico de influencias y fraude

2 min
El ex ministro de Trabajo, Manuel Pimentel.
Redacción
Martes, 15.09.2015 11:31

La Fiscalía Anticorrupción ha solicitado a la juez María Núñez Bolaños, que investiga el caso de los expedientes de regulación de empleo (ERE) irregulares de Andalucía, que impute al exministro de Trabajo del PP Manuel Pimentel por las ayudas de la Junta a Graficromo y Taller de Libros, de cuyo consejo de administración fue presidente.

En un escrito elevado al Juzgado, el Ministerio Público asegura que los hechos investigados en torno a las ayudas a estas sociedades podrían ser constitutivos de delitos de malversación de caudales públicos, prevaricación, falsedad, tráfico de influencias y fraude.

25 personas imputadas

La Fiscalía solicita a la instructora que forme una pieza separada con los pagos realizados por la Junta en los expedientes de Graficromo --incluida la asociación de extrabajadores-- y Taller de Libros e impute a un total de 25 personas, entre las cuales hay varias ya imputadas en la causa.

De este modo, Anticorrupción ha solicitado la imputación en esta pieza separada del exconsejero de Empleo Antonio Fernández, del exviceconsejero de Empleo Agustín Barberá, de los exdirectores de Trabajo Francisco Javier Guerrero, Juan Márquez y Daniel Alberto Rivera, o del exdirector de la agencia IDEA Jacinto Cañete.

Prejubilaciones irregulares

Las ayudas a estas sociedades presididas por Pimentel se concedieron tras la crisis de la empresa cordobesa Graficomo SA, que en 2005 se liquidó con un plan que incluía la enajenación unitaria a favor de Taller de Libros y a cuyo comité de empresa también pide imputar la fiscalía.

La Fiscalía exige la imputación no solo por la ayuda a Taller de Libros sino también por el pago de las prejubilaciones de 10 trabajadores de la empresa cordobesa. Según el escrito elevado al juzgado, el plan de liquidación de esta entidad "contemplaba la enajenación unitaria a favor de la sociedad" de Pimentel, constituida tres días antes.

Asimismo, existieron reuniones entre empleados de Graficromo, el exministro y la Administración andaluza para "incorporar de forma escalonada y según necesidades a la nueva compañía los que fueron trabajadores de Graficromo SA".