CCOO y UGT protestan por la pasividad de los Gobiernos en salvar 1.200 empleos industriales en Cataluña

Los sindicatos convocan de urgencia una concentración ante Foment del Treball para denunciar los conflictos laborales abiertos y defender la industria

3 min
La cabecera de la manifestación del pasado 1 de mayo
Cristina Farrés
Martes, 8.09.2015 20:40

CCOO y UGT en Cataluña han convocado este miércoles por la tarde una concentración a las puertas de Foment del Treball, la gran patronal, para defender la industria. Los sindicatos pretenden denunciar la “pasividad” tanto del Gobierno central como el de la Generalitat ante los conflictos laborales que se han iniciado en verano y que actualmente dejan en el aire la continuidad de más de 1.200 empleos.

Los Ejecutivos han sido informado de los problemas que existen en diferentes factorías, según los afectados. En el caso del Gobierno de Artur Mas, los sindicatos indican que la consejería de Empresa les ha trasladado su “apoyo y solidaridad”, pero las buenas palabras no se han traducido en acciones reales para solucionar los conflictos.

Dos grupos en quiebra técnica

En cuanto al Ejecutivo capitaneado por Mariano Rajoy, le señalan directamente como el culpable de la principal crisis en el sector aún viva: la de Inovy-Solvay. La reforma eléctrica dejó fuera a esta compañía de Martorellas (Barcelona) de la subasta de interrumpibilidad y la ha dejado “en quiebra técnica”, según sus trabajadores. Da empleo a 500 personas.

Otra compañía que está en preconcurso de acreedores y que tiene un futuro complicado es Industrias Castelló, una empresa familiar de Sabadell (Barcelona) que se dedica a la producción de elevalunas eléctricos en la que trabajan 300 personas.

U-Shin es otra empresa con un futuro pesimista. Fabricante sistemas de aperturas de vehículos, los dueños japoneses informaron a la plantilla de la aplicación de una rebaja salarial del 30% sin ofrecer ningún plan industrial de futuro o compromiso de inversión que garantizara su viabilidad. Los representantes de los trabajadores judicializaron el conflicto al considerar que el arbitraje del Consejo de Relaciones Laborales sólo contempló las peticiones de la dirección. Da trabajo a 95 personas.

Proceso nacionalista

Esta sociedad nació hace dos años como una escisión de Valeo Clima, otro de los grandes problemas laborales que la Generalitat tiene sobre la mesa con un trasfondo político. Los 257 trabajadores afectados denunciaron que la dirección quiere trasladar la fabricación de aires acondicionados de vehículos a Zaragoza por el proceso independentista, algo que los representantes de la cúpula niegan. El período de consultas del ERE está parado y la planta en huelga indefinida.

Los problemas del sector de componentes de la automoción tienen otro nombre propio: Schlegel Taliana. La dirección del fabricante de accesorios para puertas y ventanas de vehículos anunció a finales de la semana pasada que cerraba la factoría de Terrassa (Barcelona). Se han empezado a negociar las condiciones de salida de otras 70 personas.

Protesta sin politizar

Las centrales sindicales consideran que el origen de estos conflictos se encuentra en la facilidad de la Reforma Laboral en amortizar empleos y despedir. Por ello, exigen a los Gobiernos que se impliquen de verdad en la defensa de la industria catalana y no se limiten a manifestar que la apoyan sin aplicar medidas concretas.

CCOO y UGT esperan que la convocatoria obtenga una respuesta de los trabajadores comparable con el tamaño de los retos laborales vigentes. El acto reivindicativo se ha convocado con prisas porque los sindicatos querían distanciarlo lo máximo posible del período electoral. Pretenden evitar en la medida que sea posible que se use la movilización con fines políticos, que alguien intente sacar tajada de la protesta de cara al 27S.

Los impulsores afirman que, entonces, se recaería en la misma dinámica que intentan frenar en la calle; gestos en el plano político que no se materializan en lo laboral. El mensaje es claro: está en juego el futuro de la industria catalana.
Comentar