CEOE minimiza los efectos de la desaceleración de la economía mundial en España

La patronal corrige al alza su previsión de incremento del PIB nacional y los sitúa en el 3,3% en el ejercicio en curso

4 min
El presidente de la CEOE, Juan Rosell
Redacción
Jueves, 3.09.2015 16:47

El mismo día en que el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) han revisado a la baja las perspectivas de crecimiento de la Eurozona y la economía mundial, respectivamente, CEOE ha minimizado el efecto negativo en el avance del crecimiento en España. La patronal ha corregido al alza las estimaciones sobre el PIB nacional al situarlo en el 3,3% en el ejercicio en curso.

Para 2016, prevé que la tendencia positiva se mantenga pero con tasas más moderadas. Eso sí, siempre por encima de la media de la zona euro.

Demanda interna

Los servicios técnicos de la organización señalan que la demanda interna se mantendrá como principal motor de la actividad, mientras que la aportación del sector exterior es “más equilibrada” y se quedará en valores positivos.

La inversión en bienes de equipo y las importaciones serán los valores más dinámicos de todos los componentes que influyen en el PIB, señala CEOE. El informe indica que, tras años en tasas negativas, el consumo privado superará el 3% en 2015 y la construcción se situará en el 5% en el mismo periodo. Cabe tener en cuenta que en este sector se parte de unas tasas muy bajas por el fuerte ajuste de la crisis.

Creación de empleo

La patronal prevé que el avance de la economía española también tendrá efectos positivos en la ocupación, la gran lacra de la recesión en el país. Se traducirá en la creación de unos 530.000 empleos en 2015 y en uno 495.000 en 2016 en términos de la encuesta de población activa (EPA).

El nuevo recorte en los precios del petróleo será clave para que la inflación se quede en mínimos históricos. CEOE calcula que cerrará en el -0,4% en el ejercicio en curso y que si el precio del crudo se recupera, repuntará el próximo año hasta el 1,2%. En este apartado la organización incorpora un apunte: si el próximo Gobierno sube impuestos o el precio del petróleo no se recupera sus estimaciones cambiarían.

Objetivos de déficit público factibles

Para la patronal dirigida por Juan Rosell, la economía española incluso mantendrá un superávit de la cuenta corriente que se situaría en una tasa de alrededor del 1,4% del PIB en el ejercicio en curso y se quedaría en el 1,2% en 2016.

Por todo ello, CEOE considera que el Gobierno de Mariano Rajoy y el Ejecutivo que salga de las urnas en diciembre podrán mantener los objetivos de déficit público.

Efectos positivos

La patronal indica que el escenario descrito puede variar. Previsiblemente, al alza en 2015 y a la baja el año próximo.

El crecimiento económico de España puede superar el 3,3% por las medidas adoptadas por el BCE en la mejora de las condiciones financieras, que reactivarían la inversión y el crédito en toda Europa. Igual que si el precio del crudo se mantenga a la baja, que incrementaría la renta y reduciría el saldo comercial.

También una política fiscal menos restrictiva en España propiciaría un consumo mayor y más duradero que el previsto, así como las mejoras del mercado laboral en cuanto a incrementar su flexibilidad y mejoras en la contratación, que empujarían la creación de empleo.

Riesgos a la baja

Por el contrario, entre los riesgos a la baja destaca la posibilidad de que se acentúe la inestabilidad financiera en China. Ello, impactaría negativamente en los mercados emergentes y produciría una desaceleración de la economía mundial que sí afectaría a la economía española.

Otro elemento negativo que señala es que se estanquen las economías centrales de la Unión Europea o un repunte continuado de las importaciones y una falta de impulso de las exportaciones que impida equilibrar el sector exterior.

Con todo, la patronal manifiesta que las consecuencias negativas se notarán a partir de 2016.
Comentar